Jueves, 30 de Mayo de 2024 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $935
Dólar Blue: $1230
Policiales

Fernando tenía una marca de 6 centímetros de una patada de Thomsen en el mentón, dijo la perito

Fernando Báez Sosa tenía una impronta de al menos 6 centímetros por 2 en la parte izquierda del mentón, producto de una patada, y la lesión era compatible con la zapatilla que usaba Máximo Thomsen, según explicó hoy al declarar en el juicio por el crimen, la perito que tomó fotografías del rostro de la víctima durante la autopsia para realizar la comparación con los calzados de los imputados.

María Eugenia Cariac, perito de Policía Científica, aseguró ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad bonaerense de Dolores, que Báez Sosa presentaba además otra huella similar pero de menores dimensiones en la parte izquierda del cuello, sin poder determinar si correspondía al mismo golpe y calzado.

La perito indicó que se estableció "una correspondencia" entre la lesión en el rostro y la zapatilla marca Cyclone "con diseño en zigzag", que usaba Thomsen al momento del ataque, aunque sugería "una prueba más profunda" para para "corroborar si había correspondencia de diseño".

En ese sentido, declaró a continuación Haydeé Almirón, jefa del Laboratorio Científico de la Policía Federal en Mar del Plata, quien confirmó que de acuerdo a otra pericia comparativa scopométrica realizada a fines de mayo de 2020, se determinó que "la plantilla que pertenece al ciudadano Máximo Thomsen se corresponde a la huella en el maxilar inferior izquierdo".

La escopometría es la disciplina compuesta de técnicas y procedimientos derivados de la física, basados en la observación y la medición, aplicadas a comparaciones entre dos o más objetos de estudio con fines de identificación.

Ante una pregunta en ese sentido del defensor, Hugo Tomei, Almirón dijo que "no hay posibilidad de error", y luego agregó que "la secuencia de zigzag" que presentaba la impronta en el rostro "no era posible que fuera de otra zapatilla".

Burlando: hubo un plan

El abogado de la familia de Báez Sosa, Fernando Burlando aseguró que, en base a los testigos que declararon en la causa, se determinó que los agresores llevaron a cabo un "plan" para golpear a la víctima al notar que no había presencia policial en la zona.

"Ellos se informan que se está corriendo la policía del lugar y ahí le dan vida al ataque a Fernando. Durante la audiencia de hoy hablamos del dolo, si había intención o no. Y queda más que claro que hubo un plan para asesinar a Fernando", expresó este mediodía Burlando en la puerta de los Tribunales de Dolores.

A su vez, el abogado indicó que durante la séptima jornada de debate se analizaron los mensajes que se enviaron entre sí los imputados, los cuales confirmaron que "Fernando falleció antes de las 5 de la mañana".

"Vamos a tratar de ser puntillosos para determinar su horario de fallecimiento. A partir del día de la fecha que transitarán personas que hicieron pericias que determinarán que seis personas castigaron brutalmente a Fernando. Dos de ellos hacían de cerco humano. Todo con nombre y apellido porque se ha hecho un trabajo muy prolijo con acercamiento de imágenes que permiten verle las caras a los implicados", adelantó.

Tres flancos

En ese sentido, Burlando aseguró que Báez Sosa fue abordado "por tres flancos".

"Lo atacaron por la espalda, por el frente y en el piso. A medida que en el debate se va avanzando, surgen estas cosas", explicó el letrado, que destacó que los rugbiers "tenían un modus operandi donde ellos eran los demoledores".

"Le pegaban a otros jóvenes que veían en inferioridad de condiciones. Siempre de a muchos, en contra de unos pocos. Esto se venía anunciando: ocurrió en Villa Gesell pero pudo haber pasado en otro lugar. La víctima pudo haber sido cualquier miembro de nuestra familia", manifestó.

En cuanto a los imputados, el abogado querellante resaltó que "prestan mucha atención" durante las audiencias cada vez que se muestran materiales audiovisuales de prueba.

"Esta bueno que puedan ver todo el material. Ellos han tratado de borrar pruebas y obstaculizar la investigación. Poniéndose saliva o chupándose las manos para ocultar rastros de sangre", exclamó.

Por último, Burlando dijo que espera "ansiosamente" la declaración Juan Pedro Guarino, amigo de los rugbiers que fue absuelto durante la instrucción de la causa y anticipó que su testimonio tendrá lugar "el 18 de enero".

"Él no puede mentir, va a venir como testigo. Tenemos una batería de preguntas pensadas. Además, el 18 van a concurrir familiares de algunos acusados. Va a ser un momento interesante", concluyó.