Martes, 20 de Febrero de 2024 Cielo claro 28.1 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 28.1 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $882
Dólar Blue: $1115
Ambiente

El desgarrador sufrimiento de los animales por la sequía récord en el norte de Santa Fe

Atravesada por un fenómeno climático histórico, la zona norte de Santa Fe está siendo testigo de la muerte en masa de animales y la desaparición de lagunas y vegetación.

Norte de Santa Fe: un grupo de vacas amontonadas al costado del camino toman agua del goteo de los camiones que llevan tanques de plástico con agua limpia y fresca. Aunque no parezca, esta es una imagen esperanzadora porque los animales todavía luchan por sus vidas. En cambio otros no lo lograron y murieron bajo un sol tremendo desesperados de sed.

En la región ya se perdieron aproximadamente 3000 animales a causa de la sequía y temen por un panorama todavía más grave.

Los datos son alarmantes. En el municipio de Tostado, por ejemplo, en los últimos seis meses solo llovieron 40 milímetros y en todo el año pasado 470. Mientras que la media suele ser de 850 milímetros en un año normal. En la ciudad vecina de Garabato, la Agencia de Extensión Rural local del INTA en los Bajos Submeridionales relevó el régimen de lluvias de los últimos 12 meses. En términos cuantitativos, allí la lluvia fue de 624 milímetros, prácticamente la mitad del promedio histórico y “lo peor de este dato es que no hubo ninguna lluvia superior a 75 milímetros en un solo día”, detalló el estudio que calificó al período como "desastroso".

En Garabato, la lluvia fue de 624 milímetros, prácticamente la mitad del promedio histórico

El informe a su vez alertó que las consecuencias del déficit hídrico pueden verse en que “los pastizales no alcanzan a cumplir su ciclo biológico”, lo que puede generar un cambio en la composición botánica de los mismos. O sea que “las especies de mejor calidad para la ganadería, pueden ser reemplazadas por especies muy malas o poco palatables (gratas al paladar). La misma gravedad ocurre sobre la recarga de acuíferos y/o represas que representan la fuente de agua para los establecimientos ganaderos”, complementó.

Sequía récord en el norte de Santa Fe

En este contexto, las autoridades aconsejaron a los productores -algunos hasta perdieron la mitad de las 100 cabezas promedio que tiene el 80% de ganaderos de esa zona- extremar al máximo los recursos ‘agua y pasto’, priorizando las vacas en servicio. También les pidieron tener en cuenta que los animales ya vienen atravesando un año entero (o más) de estrés térmico, con consumo de agua de regular a mala calidad y estrés alimenticio.

Las autoridades aconsejaron a los productores extremar al máximo los recursos ‘agua y pasto’.

Desesperados, los productores que ven a cada rato morir a sus animales, optaron por dejar de recurrir a las retroexcavadoras por miedo a ir más abajo en la tierra y que el agua se eche a perder por infiltrarse con la salada. En las orillas de los cauces los lugareños señalan que la poca agua que por allí circula no sirve para consumo animal ni humano, debido a que contienen mucha sal.

Actualmente, la zona es puro monte con maraña de baja calidad. Los esteros y los cañadones desaparecieron y, por la falta de pastos, los pocos animales que sobreviven se alimentan de la chaucha del algarrobo. Muchos otros ya ni siquiera tienen fuerzas para pararse.

La desaparición de las lagunas

Contundentes imágenes satelitales mostraron la ausencia de las lagunas de El Palmar y El Cristal, como consecuencia del fenómeno climático sin precedentes que afecta al río Salado.

Laguna El Cristal en el Calchaquí, Vera.

"La laguna El Palmar también se secó, como casi todas las que forman parte de los Bajos Submeridionales. Aun con todo seco, las máquinas siguen ampliando canales para que este gigante humedal tenga vacas y no agua", planteó el ambientalista César Massi, quien compartió las imágenes en sus redes sociales.

Es probable que Santa Fe termine esta Niña con casi todos sus humedales secos.

En este sentido, aseguró que "estos procesos intensos de sequías causan daños ecosistémicos graves que tardan mucho en recuperarse y cambios en la matriz productiva: se avanza sobre las zonas que ya no tienen agua y se concentra la tierra por los muchos que quiebran y abandonan sus campos. Es probable que Santa Fe termine esta Niña con casi todos sus humedales secos, hoy casi no queda agua dentro de la provincia, a excepción del valle de inundación del Paraná. Apenas 3 o 4 lagunas en el norte y las más grandes del sur, que redujeron a la mitad su tamaño”.

El agua, un privilegio

El desolador panorama tiene en alerta a centenares de familias de la región que corren el riesgo de perder los últimos recursos de supervivencia que les quedan, y con ello aumenta la posibilidad de tener que abandonar sus hogares. A esto se le suma que las ayudas prometidas por los gobiernos no están llegando a tiempo entonces la situación se agrava cada día.

El viernes 25 de noviembre de 2022, el gobierno provincial publicó el decreto N° 2.476 firmado por el gobernador Omar Perotti por el cual se declaró el estado de emergencia y/o desastre agropecuario pata el departamento General López

Así fue que algunos productores autoconvocados se organizaron y junto a instituciones trasladaron alimentos y agua para los animales que están muriendo por el calor y la falta de comida. A principios de diciembre se inició una campaña de recolección de tachos para abastecer de agua de una manera más efectiva y rápida. Pero había que esperar el turno, y los animales no podían esperar por lo que la situación se fue complicando.

En los últimos meses, los productores venían denunciando que la decisión de las provincias de Salta Santiago del Estero de cerrar las compuertas del río Salado, había agravado la situación ya que lo que se impedía el flujo de agua hacia la zona norte de la provincia de Santa Fe.

Apertura de la compuerta en Tostado

“Es un tema habitual. Santa Fe está aguas abajo y el río viene desde Santiago del Estero. En épocas de sequía, cierran las compuertas para aprovechas mejor el poco caudal de agua”, contó el periodista Francisco Terré en diálogo con el medio santafesino AIRE.

Por eso, la reciente noticia de la apertura de una compuerta ubicada en la azud niveladora de Tostado sobre el río Salado, trajo un poco de alivio aunque solo estará desarmada durante 10 días. La medida beneficiaría a un 25% de los productores de la región.

Está pasando