Martes, 28 de Mayo de 2024 Niebla 8.8 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 8.8 °C niebla
 
Dólar BNA: $934
Dólar Blue: $1205
Cultura & Espectáculos

El nieto de Estela Carlotto musicalizó los goles de Lautaro Martínez y Julián Álvarez

Ignacio Montoya Carlotto

El compositor y pianista Ignacio Montoya Carlotto, nieto recuperado de la Abuela de Plaza de Mayo Estela de Carlotto, musicalizó el penal que Lautaro Martínez le convirtió a los Países Bajos y el gol que Julián Álvarez -con la asistencia de Lionel Messi- le hizo al seleccionado de Croacia el martes pasado en el Mundial de Qatar.

El nieto de Estela, Ignacio Montoya Carlotto, compartió ambas composiciones de su autoría en sus redes sociales. Con esta musicalización, el artista se propuso traducir a música la tensión, el suspenso, y la contundencia de ambos goles.

A esta escena final le faltaba la música.

"El fútbol no es solo fútbol. El cine no es solo cine. A esta escena final le faltaba la música. Así que compuse esta mínima banda sonora", posteó Montoya Carlotto un día después de que Argentina jugara con los Países Bajos el partido por los cuartos de final.

El músico subió junto a este posteo un video con la vista aérea del penal que pateó Lautaro Martínez al arquero holandés la tarde del 9 de diciembre.

Días después, Montoya Carlotto se inspiró para crear la música de otro magnífico gol, en este caso el de Julián Álvarez, con asistencia de Messi, ante Croacia.

"Ahora le tocó a este excelente gol… en la segunda entrega de la saga, dejo la música que compuse para esta apilada de Leo y la definición de Julián! #Vamos Argentina", escribió el nieto de Estela de Carlotto el 14 de diciembre.

En esta oportunidad bastaron 21 segundos para musicalizar con acordes de suspenso la picardía de Messi al esquivar a varios jugadores croatas para posicionarse cerca del arco rival y hacerle el pase a Julián Álvarez.

El 5 de agosto de 2014 la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo anunció que Estela de Carlotto había encontrado a su nieto, hijo de su hija Laura y de Walmir Oscar Montoya.

El joven, que tenía dudas sobre su identidad, se había comunicado por correo electrónico con las Abuelas para conocer su origen, y gracias a la intervención de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) y del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) se pudo restablecer su identidad.