Domingo, 29 de Enero de 2023 Algo de nubes 23.6 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 23.6 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $193
Dólar Blue: $386
Columnistas

Sin Países Bajos, Lionel Messi no hubiese sido Lionel Messi

Messi Países Bajos

Uno de los principales problemas durante la Copa del Mundo es pensar y decir Países Bajos en vez de Holanda, el nombre que tuvieron hasta 2020. La noticia sobre el cambio de nombre es infaltable en todos los portales que esta semana se preguntan por quién hinchará Máxima Zorreguieta. Va a ser el sexto choque mundialista contra un país que, llame como se llame, siempre es una referencia de buen fútbol. Tanto que sin ellos no habría Lionel Messi como lo conocemos.

En 1972 el Barcelona perdió la final de la Copa Catalunya juvenil contra el FC Damm, club de la marca de cerveza, y eso desató un vendaval interno. El presidente Agustí Montal contrató a Laureno Ruiz como entrenador para el Juvenil A. Su espejo estaba puesto en lo que hacía el Ajax de Amsterdam, el club que mejor desarrollaba futbolistas propios en sus equipos de inferiores. Para que el círculo cerrara, un año después el culé compró al mejor producto que salió de la cantera neerlandesa: Hendrik Johannes Cruijff, también conocido como Johan Cruyff, que venía de ganar las últimas tres Copas de Campeones de Europa, hoy Champions League.

Ya en 1974 Ruiz fue designado como coordinador general del fútbol base y comenzó a haber una retroalimentación con Johan. Una de sus primeras decisiones cuando llegó fue sacar un cartel que había en su despacho que decía: "si vienes a ofrecerme un juvenil que mida menos de 1,80m date la vuelta". La revolución de los bajistos tenía su kilómetro cero, Cruyff capitalizó los años de formación con su Dream Team y Pep Guardiola, su alumno, lo llevó al pináculo del fútbol con un equipo formado al calor de La Masía: Xavi, Andrés Iniesta, Gerardo Piqué, Carles Puyol, Sergio Busquets y Lionel Andrés Messi. Más allá que durante muchos años se habló de derechos de autor compartidos, en 2014 Ruiz fue tajante: “Yo inventé el ´Metodo Barça´ lo inventé yo; Cruyff y Guardiola lo copiaron”.

Del mismo modo que la formación catalana fue clave en la explosión del rosarino, cuyo talento venía de base, la decisión tomada en España quince años antes de nacimiento también fue decisiva. No por nada quien lo hizo debutar en Primera División fue Frank Rijkaard, formado en Ajax, campeón de todo con el Milan y ganador de la Eurocopa 1988 con la Holanda de Rinus Michels, padre de la Naranja Mecánica. La pátina invisible del fútbol naranja en el juego de Messi tiene muchas terminales.

De hecho, el torneo donde el capitán del seleccionado dio su primer golpe a nivel global fue la Copa del Mundo Sub 20 de 2005 en la entonces Holanda donde fue campeón, goleador y mejor jugador. Los premios individuales se los entregó el actual rey Guillermo Alejandro que tres años antes se había casado con Máxima Zorreguieta, que tuvo que renunciar a la ciudadanía argentina para el enlace. El diario neerlandés Telegraf publicó esta semana que un vocero de la oficina de prensa del gobierno afirmó que ella “apoya a los Países Bajos como holandesa y reina de los Países Bajos”. Messi jugó con 18 años y dando dos años de ventaja en un torneo donde estuvieron los españoles Cesc Fàbregas y David Silva, el brasilero Rafinha, el nigeriano Obi Mikel o el chileno Marcelo Díaz.

Como Cruyff, Louis Van Gaal se formó, debutó como jugador y entrenador en Ajax, con el que ganó su última Champions en 1995 dirigiendo a un equipo que tenía a Edwin Van der Sar, los hermanos De Boer, Edgard Davis, Clarence Seedorf y Patrick Kluivert, que hizo el gol con el que derrotaron al Milan, vigente campeón. Tras seis años en el banco de suplentes, Barcelona lo contrató para reemplazar a Bobby Robson, que había sucedido a Cruyff. Ganó sus dos primeras ligas españolas, plagó el equipo de futbolistas neerlandeses y dejó como recuerdo para los argentinos su gélida relación con Juan Román Riquelme. Ese mismo trato la padeció Angel Di María cuando llegó a Manchester United luego del Mundial 2014 donde jugó contra su entrenador. "Me peleé con él, me quería ir a la mierda. La dirigencia sabía que mi problema era el técnico. Ganábamos 3-0, hacía un gol y una asistencia y al otro día en el entrenamiento me llamaba y me mostraba videos de los pases que erraba. Fue el peor DT de mi carrera”, reconoció en una entrevista tras su partida.

Esta será la sexta vez que argentinos y neerlandeses jueguen en Copas del Mundo, el segundo al que más enfrentó después de Alemania con siete. El primero fue en 1974 con una goleada 4-0 abajo contra la Naranja Mecánica de Cruyff, que anotó dos veces. En 1978 Argentina ganó la final en tiempo suplementario con un doblete de Mario Kempes. En 1998 Dennis Bergkamp agarró un pelotazo de Frank De Boer, amagó contra Roberto Ayala y sometió a Carlos Roa también en cuartos de final. En 2006 el cierre de la zona de grupos terminó en empate, en el primer partido como titular en mundiales para Messi, que metió el primer penal en la definición de 2014.

No solo será un duelo entre los extremos etarios entre los entrenadores, sino que además se trata de dos cuerpos técnicos plagados de ex mundialistas. Lionel Scaloni tiene a Walter Samuel, Pablo Aimar y Ayala, mientras que Van Gaal trabaja con Danny Blind, padre de Daley, y Edgar Davids, que también jugó el partido de 1998 en Marsella. Van Gaal transita su tercer ciclo al frente del seleccionado y tras la Copa del Mundo dejará su puesto para abocarse a tratar el cáncer de próstata que le fue diagnosticado en 2020. Esta semana jugó fuerte en conferencia de prensa cuando dijo que Messi no había tocado la pelota en 2014, que Brasil es solo un equipo de contraatque y se quejó que hay pocos hinchas neerlandeses: “siempre somos minoría”. Los europeos decidieron boicotear el torneo y por eso no hay tantos en las tribunas como en otros mundiales.

De los ocho finalistas, la mitad está invicta, entre ellos Países Bajos, que tiene el cuarto promedio más bajo de edad. Sus líderes son Virgil Van Dijk, Memphis Depay y Frenkie De Jong, que buscarán alcanzar un título que ya se les negó tres veces en 1974, 1978 y 2010. Es el seleccionado que más veces llegó a la definición, pero no ganó. Alemania perdió cuatro finales y Argentina tres, pero los dos ya fueron campeones. Según las casas de apuestas están sextos en las preferencias, donde pagan 17 dólares por cada uno apostado si dan la vuelta olímpica, debajo de Argentina que entrega 7,50 dólares, pero muy lejos de los 2,87 dólares que reditúa apostar por Brasil, el máximo favorito. Los naranjas son un equipo prolijo, que alterna entre la tenencia y la salida rápida, que no es avasallante, pero que quiere dar el golpe sobre la mesa.

Está pasando