Domingo, 29 de Enero de 2023 Algo de nubes 24.2 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 24.2 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $193
Dólar Blue: $386
Deportes

España y su maldición mundialista: tras salir campeón en 2010, solo ganaron tres partidos

España quedó eliminada por segunda vez consecutiva en los octavos de final, y en ambas oportunidades se fue en los penales. Sin embargo, la cifra negativa es aún mayor: desde que le ganaron la final a Países Bajos en Sudáfrica 2010, solo ganaron tres partidos de once disputados. Y los tres fueron rivales accesibles.

Los ibéricos tocaron el cielo con las manos con ese agónico gol de Iniesta que le dio a su país el primer título mundial de su historia. Sin embargo, lo que vino después no fue nada positivo en cuanto a partidos de Copa del Mundo.

España no tiene buenos Mundiales desde que lo ganó en 2010: ganó tres partidos de once jugados y quedó eliminado dos veces en octavos y una en fase de grupos.

De hecho, el torneo posterior a su campeonato lo vio irse eliminado en fase de grupos. En Brasil 2014, los españoles perdieron 1-5 en su debut con Países Bajos (la venganza de la final anterior) y 0-2 con Chile, además de vencer en la última fecha a Australia por 3-0, cuando ya se sabían eliminados.

En Rusia 2018 iban a mejorar un poco. Lo positivo es que pasaron a octavos y no perdieron ningún partido, pero hasta ahí llegaron. Debutaron con un partidazo frente a Portugal que terminó empatado 3-3, con un hat-trick de Cristiano Ronaldo, y luego le ganaron 1-0 a Irán y empataron 2-2 con Marruecos, su verdugo de hoy. En octavos, empataron 1-1 con Rusia y perdieron en los penales.

Y así llegamos a Qatar 2022. España llegó como un equipo sólido, entre los cuatro o cinco equipos candidatos a quedarse con la Copa del Mundo, y el primer partido consolidó esa idea: 7-0 a Costa Rica y delirio para los europeos. Pero tras ese auspicioso debut, no volvieron a vencer: empataron 1-1 con Alemania, perdieron 1-2 con Japón, y empataron 0-0 con Marruecos, que los eliminó en los penales, otra vez.

Está pasando