Viernes, 02 de Diciembre de 2022 Cielo claro 15.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 15.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $175
Dólar Blue: $313
Mundo

Bolsonaro estalló por la derrota y fue hospitalizado por viejas heridas

Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, ingresó el jueves por la noche en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia debido a un intenso dolor abdominal, en la zona en la que recibió la puñalada de la que fue víctima en su campaña en el 2018. Desde ese momento, tuvo que someterse al quirófano en cuatro ocasiones por culpa de esa herida.

Ahora, el diagnóstico es una hernia en la cicatriz que le dejó la cirugía que fue necesaria debido al atentado. Ya en el 2019 tuvieron que volver a operar al mandatario brasileño por complicaciones en esa zona, pero por ahora no tiene prevista una nueva operación, aunque permanecerá bajo observación.

Bolsonaro tuvo que ser ingresado al hospital en enero de este año, cuando pasó dos noches en una institución de San Pablo, tratándose una obstrucción intestinal. Aparentemente, su estado de salud empeoró significativamente en el último tiempo, y esa sería una de las razones por las que el líder político de la derecha brasileña se recluyó, desde su derrota frente a Lula da Silva, en el Palacio de la Alvorada.

Previamente, el vicepresidente Hamilton Mourao explicó que Bolsonaro sufría de una infección en una de sus piernas, por la que no podía usar pantalones. De acuerdo al dirigente bolsonarista, el presidente sufría una erispela, una enfermedad causada por una bacteria que ingresa al cuerpo a través de pequeñas heridas mal curadas. Sin embargo, esa enfermedad ya habría remitido, por lo que se espera que la semana que viene retome sus actividades habituales.

Hasta ahora, desde su derrota con el candidato del Partido dos Trabalhadores, solo salió de la residencia presidencial en contadas ocasiones, y bajó mucho su participación en redes sociales. La última vez que se mostró en público fue el 2 de noviembre, cuando le pidió a sus seguidores que dejaran de cortar las rutas para manifestarse contra el triunfo de Lula.

Está pasando