Domingo, 14 de Abril de 2024 Lluvia moderada 20.9 °C lluvia moderada
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia moderada 20.9 °C lluvia moderada
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Columnistas

Los mundiales de Messi

Messi

El 22 de noviembre, cuando Argentina debute contra Arabia Saudita en el Mundial de Qatar, apenas suene el silbato, Lionel Messi se convertirá en el quinto hombre que juegue cinco Copas del Mundo. Los mexicanos Antonio Carabajal y Rafael Marquez, el alemán Lottar Matthaus y el italiano Gianluigi Buffon son los miembros fundadores de ese grupo. De no mediar nada raro, Cristiano Ronaldo será el sexto elemento dos días después. A lo largo del torneo el rosarino puede romper muchos records de partidos, capitanías, goles y minutos, pero el norte estará puesto en el título que le dé el exorcismo final.

Los Messi fueron una familia más de las que emigró tras la debacle del gobierno de Fernando De la Rúa que fracasó en lo político, naufragó en lo económico y huyó en helicóptero dejando 39 muertos a manos de la represión policial, 11 de ellos menores de edad. A fines del 2000 hizo varias pruebas en Barcelona, lo vio Carles Rexach y se firmó la famosa servilleta como paso previo al contrato formal que llegó en enero de 2001. Años después la suerte de Messi con el seleccionado, o mejor dicho, del seleccionado con él, se decidió por un VHS.

(Nota del autor. Estimado/a centennial, el VHS, también llamado videocassette, era un rectángulo de plástico, con una cinta magnética dentro, donde se grababa material audiovisual de manera casera, puesto que no existían los soportes digitales, ni mucho menos internet. Saludos desde el Delorean)

Los inicios

Tras la eliminación en primera ronda en Corea-Japón 2002, Julio Grondona decidió renovarle a Marcelo Bielsa y, paradojas del destino, en noviembre de ese año Argentina jugó nuevamente en tierras niponas un amistoso contra el seleccionado local. Primero viajaron a Barcelona donde hicieron base y en el hotel Claudio Vivas, asistente de Bielsa, recibió de un rosarino que conocía un video “de un juvenil argentino que jugaba allí”. Apenas lo vio, Vivas decidió ir a la habitación de su jefe.

“Fui con Bielsa y procedimos. Lo gracioso de la anécdota fue que Marcelo me pidió que pasara un compacto. Puse el VHS y, un poco alterado, Marcelo me dijo, golpeando su mano, que lo pusiera en velocidad normal: 'Así no se puede ver', comentó. Le contesté: 'Marcelo, el video está en velocidad normal'. 'Pero este chico es un fenómeno'. 'Sí, es un fenómeno ”. Así se lo confesó a TNT Sports, el ex entrenador de Banfield. El resto es historia.

A pesar de la tarjeta roja contra Hungría el día de su debut en 2005 con solo 18 años, tres semanas después tuvo su estreno en las Eliminatorias y en marzo del año siguiente anotó su primer gol contra Croacia. Un mes y medio antes del inicio del Mundial de Alemania, José Pekerman dio una lista con 16 de los 23 jugadores que irían al torneo. Messi era uno de ellos a pesar de tener solo seis partidos en la mayor. Antes de instalarse en el predio de Adidas en Herzogenaurach, al noroeste de Nuremberg, Argentina jugó un último amistoso contra Angola en Italia. Entró en el segundo tiempo junto con Lionel Scaloni por Javier Saviola y Juan Román Riquelme, en uno de los tres partidos oficiales que compartieron como futbolistas. Un año antes habían jugado un amistoso en La Plata entre jugadores del fútbol local y argentinos en el exterior. Con el partido empezado se sumó al equipo que los Lionel compartían con Juan Román Riquelme y Juan Sebastián Verón, Diego Maradona, dando lugar a la foto con mayor acumulación de talento por metro cuadrado que se haya visto en el país.

Dos semanas después de Angola jugó su primer partido en mundiales contra Serbia y Montenegro en la goleada 6-0, donde anotó el último. Para que todo fuera más simbólico aún, Maradona estaba en la tribuna y festejó el ingreso del chico que ocho días después cumpliría 19 años. Jugó contra la entonces autopercibida Holanda y México, partido que cerró en cancha junto a Riquelme, Carlos Tevez y Pablo Aimar. Parecía que el futuro iba a ser celeste y blanco. Su imagen final fue cruzado de brazos en el banco de suplentes tras la eliminación contra Alemania, que le valió el primer reproche de la prensa como lo cuenta en “Sean eternos”, el documental que estrenó Netflix. Lo que no se supo hasta 2020 fue que estaba lesionado, como lo confesó Leandro Cufré, compañero en el Mundial. Pekerman no lo hizo público para cubrirse y asumió el golpe solo.

Goles y cintas

En Qatar puede romper varios números en materia de partidos y goles. Messi ya estuvo en 19 juegos y solo es superado por Diego con 21 y Javier Mascherano con 20 entre los argentinos. Con completar la primera ronda quedará primero. Con seis juegos igualaría los 25 de Matthaus, líder absoluto en ese ítem.

A pesar de esto tiene pocos tantos, aunque con cuatro entraría en la línea de los diez que anotó Gabriel Batistuta, con Maradona y Guillermo Stabile como escala previa, que hicieron ocho. Más lejos quedan los dieciseis de Miroslav Klose, verdugo en 2006 y 2010, y quien salió para que entrara Mario Gotze en la final de 2014, máximo goleador histórico. Para ello debería hacer al menos diez goles para empatarlo. Messi ganó doce partidos en Copas del Mundo, ranking que también lidera el alemán con diecisiete.

La clasificación a Sudáfrica fue todo lo torcida que se pudo, pero la percepción popular de tener a Maradona en el banco y a Messi en cancha impidió decodificar que era una lista descompensada, que el equipo abundaba en vértigo y carecía de contención en la zona media y terminó con el masazo alemán. Fue el único torneo donde no hizo goles y también el primero donde usó la cinta de capitán en el cierre de grupos contra Grecia. "Terminamos ayudándolo un poco entre todos. Creo que vivió ese momento como si hubiera sido una agresión", recordó años después el profe Fernando Signorini. Acá puede darse otro hito porque está a cuatro partidos de convertirse en jugador que más veces fue capitán con Argentina junto a Diego. Para ello debería estar al menos hasta octavos de final. Todo lo que exceda eso lo dejará en soledad.l ciclo 2011-2016, más allá de las tres finales perdidas, fue un momento de cohesión grupal, buen fútbol y entrenadores que lograron exprimir al capitán.

Con Alejandro Sabella se vio su faceta más “catalana” que se tradujo en el Mundial 2014 donde tuvo una primera ronda estelar y una segunda más obrera. En zona de grupos hizo cuatro goles, el más gritado el zurdazo contra Irán en el último minuto, una asistencia y una competitividad feroz. En los mata-mata con Suiza en octavos comandó el contraataque y asistió a Angel Di María para ganar en el cierre del suplementario, en cuartos acaparó marcas y corrió versus Bélgica, mientras que en semifinales, en un partido insulso, metió el primer penal en la definición contra Holanda donde Sergio Romero se convirtió en héroe. En la final pateó cuatro veces al arco, aunque la única clara fue la del inicio del segundo tiempo que se fue pegada al palo izquierdo de Manuel Neuer. Como ironía del destino su foto mirando la Copa del Mundo cuando iba a buscar su medalla de subcampeón ganó el premio World Press Photo de ese año en el rubro deportivo.

La renuncia, el regreso

La salida de Martino desató un vendaval que casi se lo lleva puesto. Tras la final de la Copa América 2016, la cuarta que perdía, decidió retirarse del seleccionado, cosa que rectificó dos meses después tras reunirse con Edgardo Bauza. El Patón fue elegido por el interventor Armando Perez, que tanteó a 11 entrenadores. Solo dirigió ocho partidos y fue el fusible de una lucha interna de dirigentes que derivó en la llegada de Claudio Tapia al sillón de Viamonte. Chiqui, con ayuda de Daniel Angelici, logró sacar a Jorge Sampaoli de Sevilla y le firmó contrato hasta 2022. La clasificación agónica, con Messi en modo Michael Jordan temporada 1995/1996, fue un bálsamo de un ciclo que nunca hizo pie y terminó eliminado contra Francia en octavos de final en 2018. El cuerpo técnico estaba dividido y ante esto los futbolistas pidieron tomar decisiones en pleno torneo. A pesar de todo ese desconcierto, Angel Di María estuvo a punto de empatar el partido y llevarlo al suplementario.

Messi no estuvo en los primeros seis partidos de Scaloni y su debut fue en una derrota 3-1 contra Venezuela en España. A pesar de ello la conexión fue rápida y celebró su continuidad tras la Copa América de 2019. El título en Brasil dos años después, el doblete con la Finalissima y un invicto que lleva tres años son el preámbulo que indican que en Qatar se puede dar el asalto final. Ese que le permite a Messi saber algo que solo conocen 43 argentinos: cuánto pesa la Copa Mundial de la FIFA.

Está pasando