Sábado, 22 de Junio de 2024 Niebla 17.6 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 17.6 °C niebla
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Sociedad

Mirate un poco, bajá de ahí

reflexion

Desnudate. Sacate el buzo y después la remera. Si, el pantalón también. Las zapatillas, las pulseras, la cadena de oro amarillo. Sacate ese inmenso reloj negro, la alianza de plata, las medias. Despojate. Mirate en ese espejo de esa casa que pensás que es tuya. ¿Es tuya o vos sos de ella? Desnudo, pálido, con los hombros caídos. Quedate como lo que realmente sos. Quedate con las mentiras a un costado porque ni todas las mentiras del mundo, ni todas las que llevás puestas, ni todas las que se pueden comprar, pueden ocultar la verdad. La mentira cae, como una piedra al suelo desde muy alto.

Cuando la mentira golpea, la verdad duele. “En una sociedad no deben ni pueden existir clases sociales definidas por índices económicos. El hombre no es un ser económico. Lo económico hace en él a su necesidad, no a su dignidad”, dijo el primer ministro de Salud de la Argentina, Ramón Carrillo. ¿Cuál es tu necesidad? ¿Mostrar qué? ¿Demostrarte qué? ¿Simular para quién? ¿Controlar qué? ¿Convertirte en quién? Todos los días se aprende algo, sólo hay que elegir bien qué, y para qué, y no serle infiel a tu propio amor propio.

La piel blanca y amarilla, el espejo que devuelve lo flaco y lo caído, lo vulgar y lo divino, la mariposa y el gusano, las cicatrices, las celulitis, la espalda descubierta, la piel seca, los granos. No sos nada o sí, sos eso, nada más. Desnudate, descubrí, asumí. No tengas miedo: tené terror. El dinero es el recoveco en donde se intenta esconder el miserable. El dinero es la luz que descubre al corrompido. Desnudo, sin nada. La cabeza hueca, los sentimientos relegados, oferta y demanda, necesidad y deseo.

Cálculos y estrategias. El dinero fálico. El dinero maledicente. El dinero nostálgico. Nostalgia de lo que sería si no tuviera lo que ahora, y de momento, sí. Observate bien, fijamente, ahora llorá. Llorá más. Llorá sin entender demasiado bien por qué. La mente es un balcón. La mente no puede correr en una sola dirección.

Despojate. Aborrecé lo que sos. No sos nada. Números, ceros, muchos ceros: cero a la izquierda. El problema no es el dinero, el problema es ser el dinero. ¿Y si pudieras volver atrás? Podés volver atrás. Nunca es tarde. Cada uno puede hacer su propia metamorfosis invertida. “Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo”, escribió Mario Benedetti.

¿Y si pudieras ser alguien? No alguien que tiene algo, sino alguien a secas. Es más difícil, claro. Pero, si pudieras ser lo que sos y no lo poco o mucho que has acumulado, ¿qué serías? ¿quién serías? Desvestite, no compres más mentiras: es un círculo vicioso. Que haya vida antes de la muerte, que la muerte no te reciba con el ramo más grande y ostentoso; que la vida te despida con la memoria, no de lo que diste, sino de lo que fuiste. Tratá al dinero como a un proveedor, no como a un dios. Como a un elemento, no como a un instrumento.

Hay una película maravillosa titulada Los Dioses Deben Estar Locos. Es una analogía: a simple vista no es más que la historia de una tribu de Bosquimanos que reciben desde “el cielo”, una botella de Coca Cola vacía, la cual, en rigor, fue lanzada desde una avioneta. Ellos, desconcertados ante el novedoso objeto, le dan diferentes usos hasta que deciden descartarla. La botella, a la cual se refieren como La cosa maligna, lo único que traía era problemas. El principal: había sólo una y eran muchos y debían compartirla. Por primera vez poseían algo que debían compartir. Es una analogía acertada. Es así: el éxito no necesariamente trae felicidad, pero la felicidad siempre, inexorablemente, es un éxito. Ahora bien, ya está. Secate las lágrimas, vestite de harapos, dejá todas las demás cosas. Los bolsillos vacíos, el pecho descubierto, las manos livianas, el cuello limpio. Salí así nomás. Salí a la calle. ¿Quién sos? No tengas miedo. Es la vida.

Está pasando