Martes, 04 de Octubre de 2022 Cielo claro 15.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 15.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $156
Dólar Blue: $282
Cultura & Espectáculos

Churrasquitos hervidos, billetes crocantes: la extraña ¿novela? sobre los gobiernos peronistas de Jorge Asís

Las anécdotas, sean verdaderas, falsas, u ocupen algún lugar en el medio de ese binarismo, son francamente apasionantes. Jorge Asís cuenta en Churrasquitos hervidos, billetes crocantes (Sudamericana) algunos encuentros fantásticos entre los dirigentes políticos más importantes de los últimos 30 años. Y se acerca a una explicación de cómo funciona esa máquina de producir poder a la que le decimos peronismo.

Los personajes principales de la autodenominada novela, donde la realidad y la ficción son por momentos indistinguibles, son Omar "Turco" Massud, Iván Smirak, el tenso gobernador de Santa Cruz, y su mujer, la senadora Soraya. Junto a ellos, circulan por las páginas del libro otros personajes como "El Cabezón" Utrera, el ministro de Economía noventista Espelucín, o el gobernador bonaerense llamado Dante Cabral, que solía correr carreras con lanchas en una categoría inventada.

El libro va saltando, sin ningún orden aparente, por la historia argentina: dictadura del 76', final del gobierno de Menem, final del gobierno de Alfonsín, Duhalde en la Rosada, o Néstor, o Cristina. Todos ellos, claro, con nombres cambiados y anécdotas incomprobables de altísimo nivel. Ya sea una reunión en el Vaticano entre dos peronistas, ya derrotados, que se odiaron durante años, o una improvisada merienda en Olivos, donde un futuro presidente recibe algunas lecciones involuntarias de otro presidente a punto de convertirse en ex. En el medio, una sola constante: la traición como método y como principal ordenador de la estructura peronista. Y la búsqueda del poder por encima de los ideales, si es que estos siquiera existen.

En el libro hay una sola constante: la traición como método y como principal ordenador de la estructura peronista.

El autor deja ver algunas de sus preferencias políticas: reivindica al menemismo como el único proyecto capitalista "serio" de la historia argentina, y le pega sin asco al progresismo como, más que nada, una pose. Asís se explaya, también, sobre la "pasión recaudatoria" de Iván Smirak, el principal problema que le habría dejado él a la senadora Soraya, su sucesora en el gobierno y en la estructura de poder Smirakista.

Asís logra, como si fuera poco, sacar algunas carcajadas con sus ocurrentes descripciones de los personajes más importantes de la política argentina desde los 80' en adelante. Y deja una lección para cualquiera que quiera entender las internas del Frente de Todos: el enemigo es, siempre, el de al lado. Los de enfrente son apenas contrincantes.