Miércoles, 05 de Octubre de 2022 Cielo claro 18.2 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 18.2 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $156
Dólar Blue: $282
Columnistas

Cuatro series para imaginar el fin del mundo

Según la ONU, en 2030 el mundo llegará a una encrucijada sin retorno si no se hacen a tiempo modificaciones urgentes. ¿Lograremos ese objetivo? ¿Cómo será la vida en un mundo ambientalmente colapsado? Analizamos cuatro series para imaginar escenarios futuristas distópicos (y cómo podríamos afrontarlos).

¿Podemos imaginar futuros posibles que no sean distopías? Mientras las dos potencias mundiales, Rusia y Estados Unidos, alinean sus agendas hacia regímenes cada vez más totalitarios, distintas organizaciones internacionales abocadas al cambio climático auguran que el mundo se dirige hacia un colapso ambiental inminente

Frente a este escenario inquietante, las ficciones buscan dar respuestas que, acorde a los pronósticos con respecto a lo que se viene, tampoco resultan muy tranquilizantes. Estos son algunos títulos para quienes quieren darse una panzada de series distópicas perturbadoras y con mucha carga adrenalínica.

1) Years And Years (2019, HBO)

Esta serie empieza situada en su fecha de estreno, el 2019, y nos presenta a una familia de clase media de Manchester. A través de sus seis capítulos, vemos cómo avanza progresivamente hasta el 2035 y qué ocurre con cada uno de sus integrantes, además del devenir del contexto social y económico en el que están inmersos.

Years and years explora la obsolescencia a la que está destinada la mano de obra humana, que es reemplazada por dispositivos tecnológicos.

La serie explora la obsolescencia a la que está destinada la mano de obra humana, que es reemplazada por dispositivos tecnológicos. Por otro lado, también muestra el ascenso de líderes mesiánicos de derecha que, a lo Donald Trump, se muestran como outsiders de la política para imponer políticas cada vez más dictatoriales. En el medio, las crisis migratorias se salen de control, el sistema bancario estalla, los desastres naturales son cada vez más violentos, la persecución al colectivo LGBTIQ+ en Europa es cada vez más descarnada y la tecnología opera como un elemento gubernamental de ultra vigilancia. Una serie que se oscurece paulatinamente mientras ilumina distintos interrogantes del presente.

2) Westworld (2016, HBO)

La serie está situada en un mundo futurista tecnológicamente muy avanzado en que las personas ricas pagan miles de dólares para visitar un parque temático ambientado en una película del lejano oeste. En este escenario, los “turistas” interactúan con robots ultra realistas a los que pueden hacerles, básicamente, lo que quieran, sin ninguna consecuencia. Estos androides están diseñados para no matar ni dañar a ningún visitante y saciar sus deseos. Sin embargo, como suele pasar en este tipo de narrativas, estos ¿dispositivos? comienzan a tomar conciencia de que sus vidas están siendo programadas y buscan rebelarse.

Los “turistas” interactúan con robots ultra realistas a los que pueden hacerles lo que quieran. 

La serie plantea distintas preguntas éticas con respecto al uso de la inteligencia artificial. ¿Tendrán autonomía estas máquinas? ¿Qué nos diferenciará de ellas? ¿Habrá una legislación futura que nos impida dañarlas porque, eventualmente, serán seres sensibles? ¿O será completamente gratuito maltratarlos? En definitiva: ¿existirá la “muerte”, tal como la conocemos, para los robots?

Ed Harris en Westworld.

3) El cuento de la criada (2017, Paramount+) 

Este relato está situado en el presente, cuando un grupo ultrarreligioso hace un golpe de Estado para imponer un gobierno tiránico en medio de una fuerte crisis de infertilidad. En este nuevo universo verticalista y ultra conservador, basado en interpretaciones literales de la Biblia, cada acción individual es vigilada, controlada y duramente condenada si no se ajusta a los parámetros establecidos. Las mujeres pasan de ser sujetos de derecho a ser meros objetos al servicio de los hombres. Mientras que las que tienen capacidad de engendrar son violadas y forzadas a servir como incubadoras humanas para darles hijos a los dirigentes -además de oficiar como sus mucamas-, quienes no pueden gestar son designadas para otras tareas orientadas a la servidumbre.

El cuento… pone de manifiesto cómo los poderes religiosos en los Estados Unidos se están organizando para legislar y controlar cada vez más el cuerpo de las mujeres.

¿Y qué pasa con aquellas mujeres rebeldes, viejas, las “desechables”? Son mandadas a las colonias, lugares periféricos ultra contaminados donde son obligadas a realizar trabajos forzados, hasta que mueren por la inhalación de sustancias tóxicas.

Mientras que la serie pone de manifiesto cómo los poderes religiosos en los Estados Unidos se están organizando para legislar y controlar cada vez más el cuerpo de las mujeres -como pudo verse el mes pasado con el fallo que anuló el acceso al aborto-, paralelamente también plantea qué pasa con la -mala- gestión de residuos tóxicos y por qué son las poblaciones más vulnerables quienes más sufrirán sus efectos. Algo que, sin dudas, ya está ocurriendo con el uso de agrotóxicos que producen efectos cancerígenos, por ejemplo. 

4) The Rain (2018, Netflix)

Es imposible ver este drama distópico danés sin pensar en la pandemia. Esta serie también está situada en el presente y vemos cómo, rápidamente, la población es expuesta a una lluvia tóxica que tiene efectos letales. Millones de personas mueren mientras el mundo colapsa. Sin embargo, muy pocos pueden salvarse en búnkeres subterráneos. Dos adolescentes, que tienen la suerte de poder refugiarse en uno, pasan allí seis años escondidos hasta que, una vez que salen a la superficie, descubren que todo ha cambiado.

The Rain nos recuerda que solo las personas más ricas podrán sobrevivir al cataclismo climático.

Este título no solo es una alegoría de los efectos climáticos cada vez más violentos a los que la humanidad tendrá que hacerle frente, sino que también nos recuerda cómo las personas más ricas son quienes, finalmente, podrán sobrevivir en este cataclismo. ¿Estará esta serie inspirada en los refugios que los millonarios de Silicon Valley están construyendo para cuando el colapso mundial finalmente llegue? No lo sabemos, pero evidentemente plantea preguntas con respecto a esto.