Sábado, 22 de Junio de 2024 Nubes 14.3 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.3 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Sociedad

"Uber Files": la campaña que pensaba hacer la app contra el gobierno de la Ciudad

El escándalo de los "archivos Uber", 12.000 documentos de la empresa de entre 2013 y 2017 que dio conocer el diario británico The Guardian y el Consorcio internacional de periodistas de investigación, sorprendieron en todo el mundo. El material descubre las tácticas éticamente cuestionables y potencialmente ilegales de la app para expandirse con la complicidad política.

En los documentos se reveló cómo Uber explotó a sus conductores, presionó a los gobiernos de Europa e infringió las leyes a medida que expandía sus operaciones globales. Incluso, las protestas contra esta empresa en diferentes países generaron conflictos entre los taxistas que Uber buscaba sacar provecho para favorecer su expansión mundial organizando campañas en medios de comunicación.

Uber se defendió diciendo que su "comportamiento pasado no estaba en línea con los valores actuales"

Entre los documentos se revela métodos violentos usados por la empresa con los conductores en países como Francia o Sudáfrica: “La empresa violó la ley, engañó a la policía y al regulador, le sacó provecho a la violencia contra los conductores y ejerció presiones secretas sobre gobiernos del mundo entero”, expresó en su título The Guardian.

Además, revelan cómo invirtieron $ 90 millones al año para conseguir la ayuda de políticos con total secretismo para interrumpir la industria de taxis de Europa. Se detalla la ayuda que la empresa consiguió de grandes mandatarios como Emmanuel Macron de Francia y la excomisario europeo neerlandesa Neelie Kroes.

Al respecto, Uber se defendió diciendo que su "comportamiento pasado no estaba en línea con los valores actuales" y que hoy es una "compañía diferente".

Sus operaciones en Argentina

En Argentina también hay registros del lobby que llevaron adelante a partir de la designación de Mauricio Macri a la presidencia a finales de 2015. Hubo incluso un pedido para reunirse con el presidente en el Foro de Davos de 2016 y hasta manifestaron la intención de convencer a Lionel Messi como posible “inversor estratégico” de la firma.

El gobierno de Macri se suponía que iba a garantizar un contexto más favorable al libre mercado y que permitiría no tensionar con los sindicatos y los conductores de taxis y remises, una gran oportunidad para expandir por Argentina la empresa. Por eso, siete días después de su llegada al gobierno, Uber Argentina SRL se registró en el país con un capital de $100.000 y domicilio en la Ciudad de Buenos Aires.

Entre el material filtrado, hay un mail enviado por el director de Políticas Públicas de Uber Internacional, Juan de Dios Batiz, a la casilla de Presidencia de la Nación solicitando una reunión entre el co-fundador y CEO de Uber hasta 2017, el norteamericano Travis Kalanick en el Foro de Davos en enero de 2016.

En el mail se podía leer: “El motivo de tal solicitud es poder profundizar en la importancia de promover la innovación y la tecnología como motor del desarrollo económico. Como sabrán, Uber está operando a nivel mundial y América Latina no es la excepción. Argentina en particular, está en nuestros planes futuros y también queremos discutirlo".

Finalmente, la empresa llegó a la Ciudad de Buenos Aires en marzo de 2016 provocando el repudio de los taxistas que organizaron jornadas de protestas. Las reuniones con funcionarios porteños no dieron resultados y hasta el mismo secretario de Transporte Juan José Méndez sostuvo que fue un monólogo de los ejecutivos de Uber sobre el plan para posicionares en Buenos Aires.

Uber entró muy mal en la Argentina, como si fuéramos guerrilleros. Al igual que en otros países, entramos buscando el apoyo popular para así ejercer presión sobre los gobiernos y que se vieran obligados a modificar las regulaciones. El abordaje de Uber era siempre muy agresivo”, reconoció una fuente de la investigación sobre la estrategia de Uber en ese momento.

Desde la Ciudad querían que ingresen como remise y un número limitados de autos tal como había hecho Cabify, pero eso iba en contra de su modelo de negocios. La alternativa era enfrentarlos e incliso llegaron a idear una campaña publicitaria con solicitadas en los diarios contra el Gobierno que iba a decir: ‘¿Cambiemos qué?’.

Uber buscaba el apoyo popular para así ejercer presión sobre los gobiernos y que se vieran obligados a modificar las regulaciones.

Enfrentaron al Gobierno a pesar de no contar con la habilitación necesaria. En ese contexto, Macri dijo en una entrevista que los taxistas son "un símbolo del país" y Horacio Rodríguez Larreta sostuvo que "están totalmente fuera de la ley”. Finalmente, Uber siguió creciendo en la ciudad a pesar de mantener muchas reuniones que fracasaron en repetidas ocasiones.

En tanto, en un mail de marzo de 2015 habían anticipado que: “Estamos trabajando en una posible idea con futbolistas de alto nivel, como Messi o (Cristiano) Ronaldo, en caso de que no se avance con otros inversores estratégicos en España”.