Miércoles, 17 de Abril de 2024 Cielo claro 21.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 21.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1035
Sociedad

Tango, el perro que salvó a un esquiador que había quedado enterrado bajo nieve en una avalancha

Un esquiador quedó enterrado bajo un metro y medio de nieve por más de una hora luego de una avalancha en Ushuahia en el glaciar Martial hasta que Tango, un perro bombero, logró encontrarlo y gracias a eso pudieron rescatarlo.

El esquiador se encuentra fuera de peligro y recuperándose en el Hospital Regional de la capital de Tierra del Fuego. La avalancha se produjo en la noche del sábado mientras que los jóvenes practicaban esquí de travesía. En ese momento, uno de los esquiadores golpeó su rodilla cuando su esquí se golpeó con unas rocas, pero logró salir para pedir ayuda.

Mientras tanto, su compañero quedó enterrado y no podía ser hallado. La Comisión de Auxilio de Ushuaia activó el protocolo de rescate inmediatamente y se presentaron Julián Elizari -el cabo primero del Cuartel de Bomberos “2 de abril”- junto a Tango, un perro labrador de 10 años entrenado en búsqueda de personas.

“Estábamos en medio de una cena. Yo siempre tengo la mochila preparada. La familia ya sabe. Uno te pasa el pantalón de invierno, otro las linternas. Tango se pone a saltar porque para él es un juego”, contó Elizari a Télam.

El trabajo de Tango fue rápido y efectivo, recorrió 10 metros en la zona indicada por el otro joven que pidió la ayuda y ya lo había encontrado: “Empezamos a escarbar con cuidado, con palas y con las manos. Hasta Tango ayudó. La nieve estaba muy compacta y húmeda. De repente encontramos una mano. Estaba quieta y temimos lo peor.

Ayer Tango salvó una vida. Ni más ni menos que eso.

Afortunadamente, notaron que el joven movía los dedos por lo que se apresuraron en el rescate: “La verdad es que no sé cómo sobrevivió. Fácilmente estuvo más de una hora enterrado hasta que lo encontró Tango. No había una burbuja de aire con el exterior y calculo que la nieve que tenía encima pesaba unos 200 kilos”.

Para poder bajarlo, lo subieron a una camilla e iniciaron el descenso de montaña para poder llegar recién a medianoche a la base. Elizari remarcó la importancia de contar con perros adiestrados y subrayó el sacrificio que implica su entrenamiento: "Ayer Tango salvó una vida. Ni más ni menos que eso”.

Está pasando