Martes, 09 de Agosto de 2022 Lluvia ligera 10.4 °C lluvia ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia ligera 10.4 °C lluvia ligera
 
Dólar BNA: $140.49
Dólar Blue: $291.33
Deportes

La herencia en vida de Pékerman

Hace 25 años el seleccionado masculino Sub20 de José Pékerman revalidó en Malasia el título que había ganado en 1995 en Qatar. Juan Román Riquelme, Pablo Aimar, Esteban Cambiasso y Lionel Scaloni fueron parte del único equipo que fue campeón sudamericano y mundial con jugadores que hoy conducen la renovación en la mayor y los juveniles. El legado de José.

José Pekerman

En 1994 Julio Grondona inició un proceso inédito cuando habilitó para que se presentaran proyectos para los seleccionados juveniles tras el escándalo del seleccionado Sub 20 de Reinaldo Merlo en el Mundial de Portugal en 1991. Tras la derrota con los locales, donde jugaban Luis Figo y Rui Costa, los futbolistas terminaron a los golpes, Juan Esnaider casi golpea al árbitro y la FIFA decidió suspender a Argentina por dos años. Se presentaron 16 proyectos y una comisión de cinco dirigentes se decantó por el de José.

Tras doce años como jugador en Argentinos e Independiente Medellín, se retiró a los 28 años por una lesión crónica en su rodilla que arrastraba desde hacía diez años. Pintó de negro y amarillo el Renault 12 que le prestó su hermano Tito y comenzó su carrera como taxista. Mientras recorría la ciudad, en sus tiempos muertos se paraba a ver chicos jugando en las plazas. A principio de los años ´80 arrancó como coordinador de juveniles del Bicho, donde estuvo hasta 1992. Luego se fue a Chile para replicar el modelo en Colo Colo y desde ahí saltó a la AFA en una de la decisiones más virtuosas que tuvo Don Julio.

El primer año de gestión fue inmejorable para Pékerman porque ganó el Mundial Sub 20 en Qatar y logró el tercer puesto con el Sub 17 de Ecuador, además de los dos subcampeonatos sudamericanos. Juan Pablo Sorin, Leonardo Biagini y Francisco Guerrero se destacaron en el primero, mientras que Cesar La Paglia, Pablo Aimar y Esteban Cambiasso brillaban en el otro.

El primer año de gestión fue inmejorable para Pékerman porque ganó el Mundial Sub 20 en Qatar y logró el tercer puesto con el Sub 17 de Ecuador.

Argentina viajó al Sudamericano de Chile de 1997 que se jugó en Coquimbo y La Serena, dos ciudades del norte del país separadas por 12 kilómetros. El seleccionado salió segundo en el Grupo que lideró Uruguay, uno de los candidatos, y se clasificó a la zona final donde seis equipos buscaban los cuatro pasajes a Malasia. Ganó la fase de manera invicta, con dos empates y tres victorias, la más importante el 2-0 contra Brasil con goles de Walter Samuel y de quien iba a ser una de las figuras del torneo: Juan Román Riquelme. Un año antes, Román había sido vendido a Boca en un paquete de ocho futbolistas de Argentinos Juniors que pasaron por dos millones de dólares a la Ribera. El 10 de noviembre de 1996 debutó contra Unión y tres meses después estaba desparramando brasileros en el Estadio La Portada de La Serena. El título fue importante porque de las diecisiete ediciones anteriores, Argentina solo había ganado la de 1967 donde jugaban Carlos García Cambón y Quique Wolff, que fue el relator de TyC Sports tanto en ese Sudamericano de Chile como en el Mundial de Malasia.

Para la Copa del Mundo la lista bajaba de veinte jugadores a dieciocho. Cinco futbolistas del Sudamericano quedaron afuera de la lista y tres entraron para el viaje al sudeste asiático, Juan José Serrizuela, Nicolás Diez y uno a quien el futuro le deparaba un destino impensado: Lionel Scaloni.

Debutaron con triunfo contra Hungría, repitieron contra Canadá, pero perdieron en el cierre con Australia, que lo ganó de penal sobre la hora. En los tres partidos Román y Bernardo Romeo habían hecho goles. Para el cierre del grupo E y los octavos de final contra Inglaterra, Pékerman había puesto al arquero suplente Cristian Muñoz en reemplazo del titular Leonardo Franco, que volvió para los cuartos de final contra Brasil, que venía de masacrar a Bélgica 10-0 en la fase anterior. El partido fue friccionado con Brasil arrimando peligro de la mano de Alex, la figura del equipo. Sin embargo, a once minutos del final, Scaloni se inventó un desborde por la línea de fondo, sacó un derechazo a tres dedos que desafió a la geometría y se coló en la parte superior del arco de Marcelo. Martín Perezlindo puso el 2-0 sobre el cierre del partido y selló el pase a semifinales donde derrotaron 1-0 a Irlanda con gol de Romeo.

Argentina fue campeón mundial, el segundo de la gestión Pékerman, cuyo proyecto se quedó con cinco sobre siete jugados entre 1995 y 2007.

En la final esperaba Uruguay a quien no habían podido derrotar en los dos partidos del Sudamericano. El equipo de Victor Pua estaba invicto y había eliminado en cuartos de final a otro candidato, la Francia de David Trezeguet y Thierry Henry, que un año después serían campeones mundiales con el seleccionado mayor en su país. Los uruguayos comenzaron ganando con un tiro libre de Pablo García. Nicolás Olivera y Marcelo Zalayeta, las figuras del torneo, tuvieron cada uno la chance de poner el segundo, pero Franco lo evitó. Argentina empató con un cabezazo de Cambiasso y el segundo lo hizo Diego Quintana sobre el cierre del primer tiempo. El complemento se pareció a una pelea donde los boxeadores buscaron más desde el despliegue que el orden, aunque la excepción fue Riquelme que manejó tiempo y espacio a voluntad mientras el físico se lo permitió.

El resultado no se modificó y Argentina fue campeón mundial, el segundo de la gestión Pékerman, cuyo proyecto se quedó con cinco sobre siete jugados entre 1995 y 2007. Este equipo fue el único de la historia argentina que ganó Sudamericano y Copa del Mundo y de los dieciocho que viajaron a Malasia, ocho jugaron mundiales de mayores. Seis de ellos, Franco, Leandro Cufré, Cambiasso, Scaloni, Aimar y Riquelme, lo hicieron con José en Alemania 2006. En ese torneo dieciséis de los veintitrés del plantel habían sido parte de los seleccionados juveniles. Diego Placente jugó en Corea-Japón 2002 con Samuel, que se perdió el de 2006 por lesión y volvió para el de Sudáfrica.

La idea de Pékerman se puede completar en el hecho que algunos de esos futbolistas hoy continúan el legado en el predio que la AFA posee en Ezeiza. En 2017 Aimar y Placente asumieron como entrenadores de los seleccionados Sub 17 y Sub 15. Un año después Scaloni, que primero se hizo cargo del Sub 20, comenzó como interino del seleccionado mayor, donde tiene como asistentes a Aimar y Samuel. “José para mi es Dios”, dijo después del empate con Colombia en lo que fue su segundo partido al frente del equipo. El conductor de la Scaloneta no tenía experiencia como entrenador, pero le cambió la cara a un equipo que llegaba a finales y no las ganaba, que ya atesora dos y se perfila como candidato en el Mundial de Qatar, país donde comenzó la era Pékerman. El círculo se completa con Romeo que en 2020 fue designado como coordinador de seleccionado juveniles y que eligió a Juan Martín Tassi como Director de Scouting. A pedido del ex delantero de Estudiantes Tassi, que se instaló en España, busca a emigrados o hijos de argentinos para que jueguen por Argentina. El caso más importante es el de Alejandro Garnacho, delantero del Manchester United, nacido en España, de madre argentina. La última incorporación fue Javier Mascherano, que comanda el Sub 20 desde este año y apunta al Sudamericano de 2023 que clasifica al Mundial de Indonesia.

El legado de Pékerman vive en sus jugadores, muchos de los cuales hace 25 años hicieron doblete por única vez en la vida. En año del Mundial el seleccionado de Lionel Messi, el último gran producto de su gestión junto a Sergio Agüero y Angel Di María, ya ganó la Copa América y buscará en Qatar emular lo hecho por la generación de su entrenador. En el nombre de José.