Martes, 09 de Agosto de 2022 Nubes 10.4 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 10.4 °C nubes
 
Dólar BNA: $140.49
Dólar Blue: $291.33
Policiales

El presunto homicida del cumpleaños en Mar del Plata quedó preso por robarle a su ex

Juan Jesús Piero Pinna, acusado del crimen en un cumpleaños en Mar del Plata, fue imputado en Tucumán por un asalto cometido dos días antes del asesinato a tiros de Maximiliano Rihl.

El ex rugbier y empresario recibió este miércoles en Tucumán dos meses de prisión preventiva por un insólito robo al local “El Faraón del Pollo” del que era socio junto a su ex pareja en la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Piero Pinna se entregó ante la Policía de Tucumán el lunes pasado por el crimen. En cuanto se conoció la noticia, el fiscal tucumano Pedro León Gallo le solicitó al juez de Garantías Gonzalo Ortega la detención del empresario. Este miércoles por la mañana, en la audiencia imputativa, lo acusó como coautor de los delitos de robo doblemente agravado por el empleo de arma de fuego de operatividad no acreditada y por haberse cometido en poblado y en banda.

La acusación contra el empresario

Según la acusación de Gallo, en la madrugada del 24 de junio pasado, Piero Pinna y otros seis cómplices se acercaron al portón del local “El Faraón del Pollo”, ubicado en General Lamadrid al 2300. Ahí, el detenido tomó un arma que llevaba en su cintura y amenazó al empleado de seguridad.

“Vengo a buscar mis cosas de buena o mala manera”, dijo, supuestamente, e ingresó al negocio. De allí se llevó seis heladeras, un freezer grande, una heladera pequeña, un parlamente de grandes dimensiones, una hidrolavadora, cuatro televisores de 43 pulgadas y seis computadoras embaladas en cajas. Luego, los seis sospechosos cargaron lo robado en un camión y escaparon.

Al otro día del presunto asalto, el fiscal Gallo ordenó un allanamiento en el domicilio del sospechoso, donde no encontró ninguno de los elementos robados. Aunque sí halló la supuesta arma con la que había amenazado al empleado de seguridad: una Beretta calibre 6.35.

Mientras se llevaban a cabo los procedimientos, Piero Pinna estaba viajando a Mar del Plata, donde asistió al cumpleaños número 51 de Mauricio Damián Díaz al que había sido invitado a través de su novia, la hija de Rudy Ulloa. Allí, habría asesinado a tiros a Maximiliano Rihl.

Por qué se le dio prisión preventiva

El representante del MPF indicó que las evidencias incluyen las declaraciones de la propietaria del negocio y ex pareja de Piero Pinna; y del empleado de seguridad. Además, se lo ve en el registro de las cámaras de seguridad del local.

El crimen, que habría cometido dos días después en Mar del Plata, fue un agravante que utilizó el fiscal Gallo para justificar que Pinna debía que quedar encerrado. Así, le dieron dos meses de prisión preventiva.

Pesan sobre Pinna otras causas: una por estafa de 2021 y otra por violencia familiar y de género de 2022, ambas en trámite; y una tercera por pago con cheques sin provisión de fondos del año pasado y que ya está archivada.

El crimen en Mar del Plata

Piero Penna enfrenta la acusación de la fiscal Florencia Sala por el crimen de Rihl, ocurrida en la madrugada del domingo 26 de junio.

Durante la fiesta de cumpleaños de un empresario en un balneario cerca de Punta Mogotes, el presunto homicida había querido ingresar cerca de las cuatro de la mañana, pero los guardias de seguridad no se lo permitieron porque no tenía invitación. Luego de la negativa, mantuvo una acalorada discusión con un empresario de Quilmes, Ariel Núñez, a quien atacó y le fracturó el brazo y pierna derecha.

Luego, regresó a su auto, agarró un arma y comenzó a disparar tiros, huyo junto a su pareja en el auto. De esta forma, asesinó de tres balazos a Maximiliano Rihl (44), oriundo de Canning. La víctima cayó desplomada al suelo frente a su hijastro, quien estaba a unos metros de distancia.

La ambulancia llegó rápidamente y trasladó a Rihl hasta un hospital, pero el estado era grave y murió pocos minutos después.

Las cámaras municipales de Mar del Plata el mismo domingo del crimen le habían seguido la pista desde que huyó del festejo privado hasta el centro de la ciudad, donde lo perdieron. Pese al aviso a la Policía, el sospechoso logró llegar hasta San Miguel de Tucumán, donde finalmente el lunes pasado se entregó a la Justicia.