Domingo, 07 de Agosto de 2022 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $139.89
Dólar Blue: $293
Comer & Beber

En la Ciudad, abrirán un nuevo local con churros sin TACC

El Topo

Juan Navarro, dueño de la Churrería El Topo, anunció que, a sus cinco locales en la Ciudad de Buenos Aires, se les sumará uno más que ofrecerá únicamente productos para celíacos, es decir, sin TACC.

En un diálogo con Poné Noticias, en Radio Con Vos, el empresario contó que forma parte de las tres generaciones que manejan la marca El Topo y que se siguen dedicando al oficio de hacer churros.

“Cuando ellos (su padre y su padrino, fundadores de la marca) armaron el negocio, llamaron aun letrista para poner el cartel y le dijeron que escriba la “fábrica de churros”. Esta persona les preguntó por qué no le ponían un nombre de algo que la gente conozca y que los chicos identifiquen. De ahí salió el logo similar al Topo Gigio”, contó Navarro.

La gente nos pide porque son celíacos y muchos otros porque no quieren comer gluten porque les cae mal y quieren algo un poco más sano.

Juan Navarro

En cuanto a los primeros tiempos de la marca, Navarro señaló que el éxito fue inmediato, tanto en Villa Gesell como en Necochea y que los que vinieron después, como él, fueron los que empezaron a pensar en ampliar la empresa, dado que el negocio podía mantener a una familia cada vez más numerosa.

Así, explicó que fue él quien trajo a El Topo a la Ciudad de Buenos Aires, lugar en donde ya existen cinco locales y están armando el sexto. Este nuevo punto de venta estará en el barrio de Belgrano, reemplazando al que ya existe en la calle Virrey del Pino y se ubicará en Juramento y Ciudad de la Paz. Pero el comercio que ya existe será transformado en la primera churrería de productos sin TACC.

“La gente nos pide porque son celíacos y muchos otros porque no quieren comer gluten porque les cae mal y quieren algo un poco más sano”, detalló Navarro a la vez que indicó que no sólo tendrán churros libres de gluten, sino también chipá y berlinesas.

“Fuimos la primera churrería en hacer churros salados, hace 55 años. Al principio, nos decían que estábamos locos. Antes teníamos entre 6 y 8 sabores. Ahora tenemos 24”, explicó Navarro para graficar la constante innovación de su marca. Para graficar el nivel de ventas de El Topo, hay que considerar que el local de Gesell, un buen día de temporada alta, puede despachar entre 15 mil y 16 mil churros.

“Nosotros creemos en la dialéctica gastronómica: que lo que hoy no se come, mañana se va a comer, y pasado se va a dejar de comer, para comer otra cosa”, cerró.