Domingo, 14 de Agosto de 2022 Cielo claro 15.2 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 15.2 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $141.5
Dólar Blue: $295
Política

Los 128: cómo se conforma el bloque opositor capaz de frenar cualquier proyecto del Gobierno

Diputados Juntos por el Cambio

Hoy comenzó el debate en el Congreso sobre el proyecto de ley impulsado por el oficialismo, que busca pagar la deuda con el FMI con los dólares fugados y evadidos en el exterior. Si bien ya tiene media sanción del Senado, en la Cámara de Diputados la situación será mucho más compleja, y cada vez parece serlo aún más para el Gobierno.

Desde la bancada de Juntos por el Cambio ya avisaron que votarán en contra, ya que argumentan que se trata sólo de un blanqueo. Pero para poder asegurarse que el proyecto no se convierta en ley, necesitan que algunos otros bloques se alineen con ellos. De hecho, ya ha pasado más de una vez, y todo indica que eso se puede repetir.

La oposición puede lograr una alianza parlamentaria entre JxC, los libertarios y el Interbloque Federal que alcanza los votos necesarios para aprobar y rechazar el proyecto que sea en la Cámara de Diputados.

La Cámara de Diputados está conformada por 256 legisladores, sin contar al Presidente -en este caso Sergio Massa- que solo vota en caso de empate. Con la mitad de los escaños alineados, se consigue una mayoría para aprobar o rechazar cualquier proyecto.

Hoy, Juntos por el Cambio tiene 116 diputados, y el Frente de Todos tiene 116. Sin embargo, la oposición suele sumar los votos de los cuatro legisladores libertarios (dos de Avanza Libertad y dos de La Libertad Avanza). Además, en el último tiempo se comenzaron a alinear también los funcionarios del Interbloque Federal (Consenso Federal), que aporta otros ocho votos y suma, así, 128. Es decir, la mitad de la Cámara.

De esta manera, y si se mantiene esta suerte de alianza parlamentaria, la oposición tiene la posibilidad de rechazar cualquier tipo de proyecto que presente el Gobierno, que queda de manos atadas. A su vez, se da la inversa: tienen la posibilidad de aprobar cualquier proyecto aunque al oficialismo no le guste, como es altamente probable que pase con el de la Boleta Única de papel.