Viernes, 19 de Agosto de 2022 Cielo claro 17.1 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 17.1 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $143.06
Dólar Blue: $295
Ciencia

Descubrieron una planta submarina del tamaño de la Ciudad de Buenos Aires

Planta Submarina

Un grupo de científicos que recolectaban plantas en aguas situadas al oeste de Australia para un proyecto de restauración realizó un impactante hallazgo: un organismo marino de unos 200 kilómetros cuadrados y alrededor de 4.500 años de antigüedad.

Se trata de una planta submarina que sería mucho más grande que la Posidonia Oceanica que se descubrió en 2006 en las islas Baleares, la más grande del mundo, y también muy superior en tamaño colonia clonal Pando de Utah, el organismo vivo de mayor extensión en el planeta.

"Nos dejó boquiabiertos", reconoció Jane Edgeloe, líder de esta investigación publicada en la revista científica Proceedings of the Royal Society B, en un comunicado de la UWA, donde realiza estudios doctorales.

En medio de sus trabajos, y a través del uso de herramientas de estudio genético, los investigadores descubrieron que los 18.000 marcadores recolectados en la Bahía Shark pertenecían a un único espécimen, que poseía una superficie equivalente a la Ciudad de Buenos Aires.

"Los 200 kilómetros cuadrados existentes de praderas marinas parecen haberse expandido a partir de una sola planta colonizadora", apuntó Edgeloe en diálogo con la agencia de noticias EFE.

"Los 200 kilómetros cuadrados existentes de praderas marinas parecen haberse expandido a partir de una sola planta colonizadora"

Esta enorme planta es una especie de la hierba marina "Posidonia australis", también conocida como hierba bola de fibra o hierba cinta, común en aguas del sur de Australia.

A pesar de las condiciones hostiles de la Bahía de Shark por la abundancia de luz, bajos niveles de nutrientes, grandes fluctuaciones de temperatura y alta salinidad, esta planta ha logrado sobrevivir durante siglos.

Esta planta submarina, que crece alrededor de 35 centímetros al año, tendría unos 4.500 años de antigüedad, según estima el estudio, en el que también participan científicos de la Universidad de Flinders.

Esta hierba que se extiende por 200 kilómetros cuadrados corresponde a una misma planta, que sería el ser vivo más grande del mundo.

Los científicos sospechan que el enorme ejemplar, que ha afrontado temperaturas que varían entre los 17 y los 30 grados, y diversos niveles de salinidad, tiene un pequeño número de mutaciones que la ayudan a persistir en las condiciones locales, según apuntaron en The Conversation.

Las praderas marinas que existen en la Bahía Shark se formaron en aguas poco profundas mediante la creación y la captura de sedimentos, lo que hizo que el agua sea más salada, después de que se inundaran las dunas arenosas de esta zona patrimonial hace más de 8.500 años.

Hasta la fecha, la colonia clonal Pando, en el estado de Utah, se consideraba el organismo conocido más grande del mundo al conectar a través de las raíces 47.000 árboles de álamo genéticamente idénticos a lo largo de 43 hectáreas.

Además de su enorme tamaño, la kilométrica planta descubierta en Australia se distingue de otras hierbas de su misma familia por ser poliploide, es decir que tiene el doble de cromosomas que sus parientes oceánicos. Así lo explicó la bióloga Elizabeth Sinclair, experta en evolución de la UWA y coautora del estudio.

"Incluso sin la floración ni la producción de semillas, parece ser realmente resistente, ya que (esta planta submarina) experimenta una amplia gama de temperaturas y salinidades, además de condiciones de luz extremadamente altas, que en conjunto serían típicamente muy estresantes para la mayoría de las plantas", precisó Sinclair, en la revista científica The Conversation.

"Incluso sin la floración ni la producción de semillas, parece ser realmente resistente, ya que experimenta una amplia gama de temperaturas y salinidades"

Las plantas poliploides, característica genética que comparte esta hierba marina con las papas y las bananas, suelen residir en lugares con condiciones ambientales extremas y a menudo son estériles, aunque pueden seguir creciendo como lo ha hecho este espécimen.