Sábado, 20 de Abril de 2024 Nubes 17.4 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 17.4 °C nubes
 
Dólar BNA: $914
Dólar Blue: $1015
Salud

El milagroso carácter transitivo

La Madre Teresa de Calcuta, entre sus célebres frases, tiene una que dice: “Dar hasta que duela y cuando duela, dar todavía más”. El 30 de mayo en la Argentina se conmemora el Día nacional de la donación de órganos en honor al nacimiento del primer hijo de una mujer que dio a luz después de haber recibido un trasplante hepático en un hospital público. El hecho va mucho más allá del concepto de dar vida, representa la posibilidad de vivir y dar vida después de un trasplante, ya que la persona que le donó ese órgano le dio vida a ella y a su vez, posibilitó dar vida a un nuevo ser: un milagroso carácter transitivo. Además, el 6 de junio, por iniciativa de la OMS, se celebra el Día mundial de los trasplantados, lo que constituye en tan sólo una semana una verdadera comunión entre donantes y receptores. Es importante destacar permanentemente la importancia de la donación de órganos porque hoy, en pleno siglo 21, las técnicas de trasplantes están absolutamente probadas y regladas, pero el elemento limitante sigue siendo la disponibilidad de órganos a trasplantar.

La Argentina tiene muchas instituciones y personalidades destacadas en la trasplantología. El primer trasplante de córneas lo realizó en 1928 el doctor Antonio Manes. En 1957, el equipo del doctor Alfredo Lanari llevó a cabo el primer trasplante renal y en 1968, en una clínica de Lanús, el doctor Miguel Bellizi realizó el primer trasplante cardíaco, unos meses después del primero realizado en el mundo. Ya al final del siglo 20 se avanzó en el Hospital Italiano hacia el trasplante hepático, el de páncreas y el de intestinos. El Dr. René Favaloro y su Fundación ostentan la mejor serie de trasplantes cardíacos de Latinoamérica.

Nuestra heroína es Justina Lo Cane, que en 2017, con sólo 12 años, esperó un corazón para su físico debilitado. Pese a que nunca llegó, su lucha y su mensaje abrieron un canal de esperanza.

La legislación suele suceder a los hechos. La primera ley regulatoria de los trasplantes en Argentina fue sancionada en el año 1977, creando el CUCAI (Centro Único Coordinador de Ablación e Implante) bajo la presidencia del Dr. Félix Cantarovich. Y en 1990 se transforma en INCUCAI (Instituto Nacional Único Coordinador de Ablación e Implante), organismo autárquico dependiente del Ministerio de Salud.

Pero nuestra heroína en cuestiones de trasplantes es, sin dudas, Justina Lo Cane, que en el año 2017, con sólo 12 años, esperó un corazón de un donante para su físico debilitado y pese a que ese corazón nunca llegó, su lucha y su mensaje abrieron un canal de esperanza a los más de 10.000 personas que colman la lista de espera del INCUCAI. A partir de su caso se promulgó la Ley Justina (Ley N 27.447) que regula las actividades relacionadas con la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en Argentina . Mediante esta ley, todas las personas mayores de edad son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria.

Ya hace muchos años que transitamos el camino de la donación y el trasplante de órganos, ese camino que la Madre Teresa ilustraba con tanta pasión. El don de poder ayudar al otro sin esperar nada, salvo por el goce de dar.

Gabriel Barbagallo

* Médico, M.N.: 66016. Texto extraído de la columna Lado B del Programa Fuerza natural.

Está pasando