Sábado, 24 de Febrero de 2024 Muy nuboso 24.6 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 24.6 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $884
Dólar Blue: $1085
Columnistas

La pelea contra el acoso callejero

acoso callejero

Después de salir a merendar con una amiga en el Día de la Mujer, Martina vivió una situación que gran parte de las mujeres y disidencias experimenta a diario. Bajó del colectivo, caminó las cinco cuadras que tenía hasta su casa y, al llegar a la última -que estaba poco iluminada- vio cómo un hombre caminaba en dirección opuesta a ella. La pasó por al lado, se puso detrás y empezó a seguirla. Martina reaccionó como acostumbran a reaccionar las mujeres y disidencias en momentos de riesgo en la calle: empezó a caminar más rápido y su cuerpo se activó para estar en alerta. Pero, además, tenía una herramienta que la hizo sentir más protegida: un llavero de defensa personal que tiene, entre otros elementos, un gas pimienta y una alarma.

“Queremos lograr esto: que todas se sientan más seguras”, dicen Micaela y Delfina, las creadoras del emprendimiento Vivas Nos Quiero, que ofrece llaveros de defensa personal ante situaciones de acoso callejero. “Todas tuvimos un momento horrible que nos dejó secuelas, miedos por volver solas o salir muy tarde. Con los llaveros de defensa personal muchas chicas nos agradecen, nos cuentan sus casos y nos dicen que se sienten mucho más tranquilas al salir o volver a su casa”, agregan.

En un contexto en el que el 90% de las mujeres argentinas atravesó una situación de acoso en el espacio público y el 100% lleva adelante diferentes estrategias para sentirse más seguras en la vía pública -de acuerdo a un estudio realizado por la consultora IPSOS-, crecen las iniciativas para desarrollar mecanismos de protección en la calle. Llaveros de defensa personal, clases de autodefensa femenina y capacitaciones para saber qué hacer frente a estos casos son algunas de las propuestas que surgieron en los últimos tiempos.

Caminar seguras

“¿Alguna vez te sentiste insegura tomando un Uber sola? ¿Alguna vez te sentiste insegura volviendo a casa sola? ¿Alguna vez te sentiste insegura caminando de noche sola? ¿Alguna vez te sentiste insegura esperando el bondi en la parada sola?”, se pregunta Tamara, una joven que creó el proyecto Mamá Llegué, que también ofrece llaveros de autodefensa.

Nació por una inquietud personal: Tamara vio que este producto existía en el exterior y quiso conseguirlo. Como se dificultaba comprarlo afuera, empezó a averiguar cómo crearlo. Indagó sobre qué elementos podían ser útiles, cuáles eran legales, cómo podían usarse y qué posibilidades brindaban. Así, creó un primer modelo a su criterio, pero hoy en día cada una puede personalizarlo eligiendo qué ponerle: hay gas pimienta, manoplas, alarma, navaja, un kubotan y una herramienta corta cinturones y rompe cristales.

“Para mí los llaveros tienen dos funciones en sí. Una es la de cada elemento en particular (el sonido, espantar, ser punzante) y la otra es hacerte sentir un poco más segura. No el hecho de usarlo en sí, que esa sería la función principal, sino la función secundaria de llevarlo con una y de a poco empezar a sentirse un poco más cómoda, libre y tranquila al estar sola en la calle”, explica la creadora del emprendimiento.

Tal como explica Tamara, cada uno de los elementos puede ser usado en diferentes instancias. La alarma suena a 300 metros y sirve para pedir ayuda. El gas pimienta puede alejar a un potencial agresor. El rompe cristales y corta cinturones están pensados para escapar de situaciones de secuestro y, finalmente, las manoplas, el kubotan y la navaja sirven para atacar en caso de encontrarse en una circunstancia más extrema.

En ese sentido, otra de las iniciativas que empezó a tomar relevancia son las clases de autodefensa. En “5 segundos Defensa Personal - KAPAP Krav Maga” tienen clases especialmente pensadas para mujeres y, dentro de los objetivos que prometen, señalan que “previene abusos de todo tipo”.

Todas tuvimos un momento horrible que nos dejó secuelas, miedos por volver solas o salir muy tarde. Con los llaveros de defensa personal muchas chicas nos agradecen.

Micaela y Delfina, las creadoras del emprendimiento Vivas Nos Quiero

En diálogo con Diario Con Vos, Carlos, instructor de ese espacio, explica: “Los aspectos principales son entrenar la mente para poder responder a la agresión frente a una situación de stress extremo y poder neutralizar al oponente, aunque sea temporalmente para poder huir. Las chicas no quieren entrenar sólo con chicas ya que, en general, suponen que pueden ser atacadas por hombres y, por eso mismo, prefieren entrenar en clases de ambos sexos. Se acercan por diferentes motivos, pero algunas veces es porque sufrieron algún problema en forma directa o indirecta (le pasó a alguna amiga o familiar)”.

Tanto esta práctica como los llaveros tienen un objetivo en común: brindar herramientas para poder salir de una situación de acoso o violencia en la vía pública.

Desnaturalizar el acoso callejero

Aunque 9 de cada 10 mujeres sufrieron acoso en la vía pública, solo en un 25% de los casos alguna persona intervino, según las mismas estadísticas de IPSOS. Al ser una de las violencias más replicadas en la cotidianidad, parece estar naturalizada y, para muchxs, es difícil involucrarse.

¿Cómo cambiar ese panorama y, también en este punto, tener herramientas? Pensando en esta pregunta, Stand Up, un programa de capacitación diseñado para ayudar a prevenir y detener las situaciones de acoso callejero, creó breves cursos de formación online para saber cómo actuar en estos casos. Hay dos alternativas: aprender qué hacer si sos testigo y aprender qué hacer si sos víctima. Cabe destacar que, de acuerdo a relevamientos de la organización, el 28% de las personas no sabe cómo reaccionar ante estas circunstancias y el 26% considera que es riesgoso intervenir.

Sería bueno que las personas empiecen a ver más normal y con otra cara el hecho de que una mujer vaya caminando por la calle con un gas pimienta, porque hay que entender que no lo hacemos por gusto sino por necesidad. Que empiece a aceptarse, que haya un pensamiento más colectivo y empático hacia lo que sufrimos las mujeres y que se sepa que nos animamos a defendernos es un gran paso en la pelea contra el acoso callejero”, reflexiona Tamara, la creadora de “Mamá llegué”.

Al igual que ella, Micaela y Delfina -de Vivas Nos Quiero- consideran que, en lugar de naturalizar el miedo a caminar por la calle, hay que naturalizar que las mujeres se defiendan. “Creemos que es importante que en las situaciones de acoso y de femicidios una mujer pueda tener algo para defenderse, ya que antes la gran mayoría salíamos sin nada y eso también nos hacía ver como indefensas para el ojo del acosador. Siento que nos dio una valentía para poder cortar un poco con que nos vean como indefensas”, analiza Delfina.

Caminar apuradas y sin auriculares. Tomar taxis o hacer más combinaciones de transporte público. Evitar algunos trayectos. Las mujeres y disidencias implementan múltiples estrategias para cuidarse en la calle, pero lo cierto es que casi ningunx escapa al acoso callejero. Aunque no se trata de limitarse para evitar estas situaciones sino de educar a los hombres para no ser violentos, generar mecanismos para transitar la calle con menos miedo es un aporte en la lucha contra el acoso callejero.

Está pasando