Martes, 05 de Julio de 2022 Cielo claro 10.8 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 10.8 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $132.54
Dólar Blue: $252
Mundo

Le cobraron por llorar: las bondades del sistema de salud estadounidense

Hay pocos países que adoren tanto, al menos en determinados sectores de su economía, al libre mercado como Estados Unidos. En ese sentido funciona el sistema de salud de aquél país que, si bien tiene algunos de sus costos socializados, sobre todo para las personas de menores recursos, es muchas veces absurdamente caro para buena parte de su población, aunque de una altísima calidad.

La peculiar decisión de mantener al sistema de salud en manos de agentes privados lleva, muchas veces, a una búsqueda de ganancia abusiva para con los pacientes, que a veces llega al absurdo. Uno de estos casos le ocurrió a la hermana de la usuaria de Twitter Camille Johnson, quien decidió hacerlo público a través de esa red social.

Según muestra la factura que publicó Johnson en sus redes, a la paciente en cuestión le cobraron, además de los tests y las evaluaciones médicas, el mero hecho de derramar lágrimas en un consultorio. La usuaria explicó que su hermana sufre una "enfermedad rara", por lo que se siente "frustrada e impotente" a la hora de buscar un tratamiento médico adecuado.

La desesperante situación la llevó a llorar en el consultorio. Ese llanto terminó siendo, probablemente, uno de los más caros de la historia: 40 dólares, sin recibir ayuda alguna. "Una sola lágrima y le cobraron 40 dólares sin preguntar por qué estaba llorando, ni intentar ayudarla, ni realizar una evaluación, ni prescribirle un medicamento, nada", comentó Johnson.

La tuitera aprovechó para mandarle su amor a Bernie Sanders, el senador y excandidato a presidente por parte del Partido Demócrata que llevó como programa crear un sistema público de medicina durante sus sucesivas campañas.

Más leídas
Columnistas

El Ministerio de Economía está vacante. Esta noche fría del 2 de julio el Gobierno busca alguien que se haga cargo de un país con una inflación hacia arriba del 70% y dólares paralelos que pasan los $ 250, un 100% más que el oficial.