Sábado, 20 de Abril de 2024 Nubes 17.4 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 17.4 °C nubes
 
Dólar BNA: $914
Dólar Blue: $1015
Mundo

Un adolescente supremacista y antisemita mató a 10 personas en Estados Unidos y lo trasmitió en vivo

Al menos 10 personas murieron y 3 resultaron heridas de gravedad luego de un brutal crimen de odio que tuvo lugar ayer por la tarde en un supermercado en la ciudad de Buffalo, Nueva York. El tiroteo fue perpetrado por un adolescente de 18 años que transmitió todo a través de Twitch.

El joven -que se identifica como supremacista blanco y antisemita en sus redes sociales- ya fue detenido y está bajo custodia. El atentado está siendo investigado como un "crimen de odio por extremismo racista" por las fuerzas policiales.

Se trata de un hombre joven, blanco que se autodefine como supremacista y antisemita "preocupado" porque los blancos se vuelvan una minoría.

Ocurrió en un supermercado lleno ubicado en un vecindario habitado mayormente por población afroamericana. El adolescente manejó durante horas y recorrió una enorme distancia en su auto para llegar a ese barrio. Ingresó usando un chaleco antibalas y cargando un rifle AR-15 con el que comenzó a disparar a todos los que allí se encontraban. Mientras tanto, realizaba una trasmisión en vivo a través de Twitch.

Según los testigos, el atacante salió del lugar, guardo su arma y se entregó a la policía luego de realizar "como unos setenta disparos" con los que alcanzó a 13 personas. Se trata de un hombre joven, blanco que se autodefine como supremacista y antisemita "preocupado" porque los blancos se vuelvan una minoría.

De hecho, había publicado una suerte de manifiesto de 106 páginas que obedece a la teoría conspirativa llamada "el gran reemplazo" y donde detallaba su plan. En el documento expresaba que "las tasas de natalidad de los blancos deben cambiar": "La población blanca disminuye. Para mantener su población es necesario alcanzar una tasa de fecundidad… que en occidente debe ser de unos 2,06 hijos por mujer".

El joven se declaró “no culpable” al ser interrogado y aceptó un abogado de oficio por no poder pagar uno privado para su defensa, según detalló el New York Times.

El presidente Joe Biden repudió este hecho que "devastó a la comunidad" y aseguró que junto a la primera dama Jill Biden están rezando: "Nuestros corazones están apesadumbrados una vez más, pero nuestra determinación no debe vacilar; debemos trabajar juntos para abordar el odio que sigue siendo una mancha en el alma de esta nación", escribió en Twitter.

Está pasando