Viernes, 19 de Julio de 2024 Cielo claro 10.0 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 10.0 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $962
Dólar Blue: $1455
Columnistas

Franco Colapinto, cada vez más cerca de la Fórmula 1

Franco Colapinto, de 18 años, debutó en la Fórmula 3 y en las dos primeras carreras ya dejó claro que planea ascender lo antes posible.

Franco Colapinto

La relación entre Argentina y la Fórmula 1 existe desde el origen mismo de la competencia. En
1950 Juan Manuel Fangio, con Alfa Romeo, terminó segundo detrás de Giuseppe Farina por
solo tres puntos. Ese año además corrieron José Froilán Gonzalez y Alfredo Pián con la
escudería Achille Varzi creada por el Automovil Club Argentino con autos Maserati. Desde
entonces fueron veinticinco los pilotos argentinos que condujeron un monoplaza en la categoría
estrella con el Chueco como punto más alto con cinco títulos mundiales. Mientras Max
Verstappen busca defender lo ganado en 2021, Franco Colapinto, un chico de 18 años, debutó
en la Fórmula 3 y en las dos primeras carreras ya dejó claro que planea ascender lo antes
posible.

A los cuatro años un chico puede recibir como regalo una pelota, un juego de bloques, tal vez
su primer Playmobil. Anibal Colapinto no tuvo mejor idea que regalarle a su hijo un cuatriciclo al
cual Franco no podía pasarle los cambios. Oriundo de Bahía Blanca, pero radicado luego en
Pilar, Colapinto padre corrió en motos y en Speedway en su ciudad, pero fue en el norte del
conurbano bonaerense donde su heredero comenzó a manipular kartings a la edad que sus
compañeros hacían equilibrio con sus bicicletas.

Colapinto con Fernando Alonso

“Yo desde los cinco años estuve en un autódromo porque mi papá tuvo un equipo de
Turismo Carretera, el JC Competición y, además, tuvo una empresa de seguros y fue sponsors
de varios pilotos. A los hermanos Franco y Néstor Girolami, a Lucas Benamo, que es como mi
hermano ya que desde muy chico está conmigo y desde antes de que empezara a correr. Él me
llevó a pista de karting a los 7 años”, le confesó el piloto este año a Infobae tras su debut en la Fórmula 3, donde ya empezó a hacerse notar.

Desde los cinco años estuve en un autódromo


En 2017 viajó a Europa con solo 14 años para entrenar y vivir en una fábrica en Italia mientras
corría para CRG, una de las fábricas de kartings más importante. Ya había sido campeón
argentino e incluso ganó los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 en pareja con la
española Brisa Puig, que no dio medallas porque fue considerado de exhibición. Ese año había
debutado en la Fórmula 4 española y en 2019, captado por el equipo de Fernando Alonso,
campeón de Fórmula 1 en 2005 y 2006, se quedó con el título de la categoría. En la gala anual
de la Federación Internacional de Automovilismo de ese año compartió escenario con
Verstappen y Lewis Hamilton, que había logrado su sexto campeonato. De recuerdo se llevó
una foto con Toto Wolf, director ejecutivo del equipo Mercedes y estrella de Drive to survive, la
serie de Netflix que es furor desde hace cuatro años.

 Colapinto triunfo en Imola


Creada en 2019 la Fórmula 3 es uno de los bancos de pruebas, junto a la Fórmula 2, para la
categoría principal. Además están las academias de las escuderías que van captando pilotos
para moldearlos y los derivan a sus propios equipos en estas categorías que son
experimentales en materia mecánica donde prueban ideas que luego llevan a sus corredores
principales. Entre 2020 y 2021 finalizó tercero en la Eurocopa de Fórmula Renault, la Asian Le
Mans Series y la Toyota Racing Series en Nueva Zelanda. En este último torneo terminó
encima de Yuki Tzunoda, actual piloto de Alpha Tauri en Fórmula 1. En esa categoría fueron
campeones dos pilotos que podrían ser compañeros suyos a futuro, Lance Stroll, de Aston
Martin y Lando Norris, de McLaren. Estuvo cerca de ganar las 24 horas de Le Mans hace un
año en la categoría LMP2, con un prototipo de menor cilindrada, pero cometió un error que le
costó terminar en el séptimo puesto. Reconoce que le tomó un tiempo reponerse.
Entre noviembre y diciembre pasados se gestó su llegada a la Fórmula 3 gracias al esfuerzo de
su equipo, Bullet Sports Management y a que su manager María Cartarineu logró juntar 1,2
millones de dólares para el presupuesto. Para una butaca de Fórmula 1 ese dinero se multiplica
por diez.

Es parte de la escudería neerlandesa Van Amersfoort Racing junto al mexicano Rafael
Villagómez y al británico Reece Ushijiman. Es un equipo competitivo, pero lejos de los tres másimportantes, Trident, Prema y ART.

El campeonato de este año cuenta con nueve fechas que se corren en paralelo con la máxima
categoría, donde habrá veintitrés. Cada fin de semana del calendario habrá una carrera sprint
los sábados, más corta, que entrega menos puntos y debutó el año pasado en la F1, y los
domingos la carrera convencional. En la primera fecha el circuito de Sakhir, en Bahrein, dio el
golpe cuando logró la pole position en su debut absoluto. El fin de semana pasado en Imola,
italia, Colapinto ganó la carrera sprint en la última vuelta
y su maniobra recordó a la que usó Verstappen el año pasado en Abu Dhabi cuando le arrebató el título a Hamilton. El domingo no tuvo la misma suerte y finalizó en el puesto 22 que lo bajó hasta el sexto lugar del torneo que lidera el francés
Victor Martins. A pesar de eso la cuenta de Twitter de la F3 lo eligió como el piloto del fin de semana.


Entre sus competidores hay tres apellidos que destacan: David Schumacher, hijo de Ralf,
sobrino de Michael, ganador de siete títulos de F1, y primo de Mick, actual piloto de Haas, con
pasado en Van Amersfoort. Arthur Leclerc, segundo en el torneo, y hermano de Charles, líder
de la Fórmula 1 y Enzo Trullo, hijo de Jarno que corrió quince años en la categoría estrella.
Sus representantes ya tuvieron conversaciones con equipos de F1, con academias y marcas,
pero por el momento prefieren conseguir ellos su presupuesto para no estar atados a ningún
equipo de los grandes y poder competir sin condicionamientos con el objetivo de buscar
primero el ascenso a la F2. A diferencia de pilotos europeos o asiáticos que cuentan con mayor
respaldo económico, Colapinto sabe que tiene menos margen de error si quiere llegar a ser
parte del club más exclusivo del automovilismo mundial. Lo que sí queda claro es que este año lo
arrancó con resultados que dan la pauta de que tiene elementos para sacar carnet de socio.