Jueves, 29 de Septiembre de 2022 Cielo claro 16.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 16.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $154
Dólar Blue: $288
Deportes

Robert Rojas sufrió un espasmo coronario luego de la cirugía por su lesión

Patada Rojas

Robert Rojas fue operado por la fractura de tibia y peroné que sufrió durante el partido entre River y Alianza Lima, por la fase de grupos de la Copa Libertadores. El defensor paraguayo fue intervenido este sábado y, algunas horas después, sufrió un espasmo coronario. Afortunadamente, no pasó a mayores y ahora se encuentra estable, aunque en observación.

Hoy le harán estudios para determinar la causa de la afección cardíaca que tuvo entre dos y tres horas después de la cirugía. Es probable que permanezca durante todo el día internado para que los médicos puedan hacerle todos los estudios necesarios.

¿Qué es un espasmo coronario?

Según Mayo Clinic, una entidad estadounidense que tiene sus dependencias para la investigación en Rochester, Minnesota, un espasmo coronario es una contracción temporal de los músculos de la pared de una de las arterias que envía sangre al corazón. Un espasmo puede "disminuir o bloquear completamente el flujo sanguíneo a una parte del corazón".

Esto puede generar dolor en el pecho y, en casos graves, un ataque al corazón. Muchas personas que sufren esa afección no tienen factores de riesgo cardíacos. Además, se suele producir en un estado de reposo y en la madrugada, tal como le ocurrió a Rojas.

Leé también | Así fue la descalificadora patada que le fracturó tibia y peroné a Robert Rojas

Pareciera que lo del lateral de River fue nada más que un susto. Ahora, se encuentra acompañado por su hermano y seguido de cerca por el cuerpo médico del Millonario y los profesionales del Sanatorio De La Trinidad San Isidro, donde permanece internado.

En cuanto a su posible vuelta a las canchas, la recuperación de estas lesiones graves no cuenta con un tiempo exacto, sino que depende de cada persona. De todos modos, se estima que necesitará entre cuatro y ocho meses para volver a jugar un partido.