Sábado, 20 de Abril de 2024 Nubes 17.4 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 17.4 °C nubes
 
Dólar BNA: $914
Dólar Blue: $1015
Mundo

Murió Mario Terán, el soldado boliviano que mató al Che Guevara en 1967

Murió Mario Terán Salazar, el suboficial boliviano que llevó a cabo la orden de matar a Ernesto "Che" Guevara, el líder guerrillero que acompañó a Fidel y Raúl Castro en la Revolución Cubana. Terán disparó contra Guevara en La Higuera, Vallegrande, Santa Cruz, en 1967. El dirigente socialista se encontraba allí intentando organizar una guerrilla para hacer la revolución en Bolivia.

Raúl Azurduy, pastor de la iglesia evangélica a la que asistía Terán, publicó: "Hoy a las horas 07:15, hora en Bolivia, falleció el señor suboficial mayor Mario Terán Salazar en Cossmil Santa Cruz". Según informó El Deber, el pastor agregó: "A su señora esposa, sus hijos e hijas mis más sentidos pésame por tan irreparable pérdida".

El exoficial del ejército boliviano tenía una enfermedad pulmonar, por la que estaba internado hace tres semanas en el Hospital Militar de Santa Cruz. Finalmente, la situación llegó a su desenlace en la noche del miércoles, cuando Terán murió a los 80 años.

¡Póngase sereno -me dijo- y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!

La revista Paris Match publicó, en 1977, cómo fue para el soldado matar a Guevara. "Dudé 40 minutos -contó Terán- antes de ejecutar la orden, ese fue el peor momento de mi vida". Siguió: "Cuando llegué, el Che estaba sentado en un banco. Al verme me dijo: 'Usted ha venido a matarme'". El relato continúa: "Yo me sentí cohibido y bajé la cabeza sin responder".

Terán expresó: "En ese momento vi al Che grande, muy grande, enorme, sus ojos brillaban intensamente". Añadió: "Sentía que se echaba encima y cuando me miró fijamente, me dio un mareo. Pensé que con un movimiento rápido el Che podría quitarme el arma". La historia siguió: "'¡Póngase sereno -me dijo- y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!". Luego, Terán disparó. "Cayó al suelo, se contorsionó y empezó a regar muchísima sangre", afirmó el soldado. "Yo recobré el ánimo -concluyó- y disparé la segunda ráfaga, que lo alcanzó en un brazo, en el hombro y en el corazón. Ya estaba muerto".

Está pasando