Lunes, 26 de Septiembre de 2022 Cielo claro 20.5 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 20.5 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $153
Dólar Blue: $286
Política

Polémica por los dichos de Alberto: ¿Es cierto que durante la pandemia no se suspendió la actividad de los científicos ni la obra pública?

En el discurso donde Alberto Fernández anunció un plan de apoyos e inversiones para la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, aseguró que durante la pandemia no se suspendió el trabajo de los científicos, el de la obra pública, ni tampoco la construcción de colegios. Sin embargo, desde varios sectores le reclamaron por la interrupción de la actividad privada. 

El primer caso confirmado de la pandemia de Covid en Argentina se dio a conocer el 3 de marzo de 2020. A partir de ese momento -el recién llegado al gobierno- Alberto Fernández ​​tuvo que comunicar distintas medidas de aislamiento y prevención. El primer decreto (279/2020) decía que desde el 20 de marzo el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, se extendía hasta el 10 de mayo inclusive, para atender la situación epidemiológica. Sin embargo recién el 6 de noviembre el presidente confirmó el final del ASPO ( Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) y el inicio del DISPO (Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio) .

Durante la vigencia del “aislamiento” se dispuso que las personas deberían permanecer en sus residencias habituales o en la que se encontraban, lo que implicaba la supresión ‘transitoria’ de las libertades de circulación y de trabajar de vastos sectores de la economía. Asimismo, por decisión administrativa se previó exceptuar del aislamiento obligatorio a una serie de actividades consideradas esenciales, entre las que se destacó al personal afectado a la obra pública ( luego ampliado a la venta de insumos y materiales de construcción y provisión de corralones y la obra privada de infraestructura energética).

En abril del 2020 la Unión Obrera de la Construcción denunció que la actividad "sólo funcionaba al 30%".

En consecuencia, el Estado Nacional no dispuso la suspensión de la obra pública. La construcción privada, en cambio, sí se vio afectada y muchas obras fueron paralizadas. Las empresas del sector debieron enfrentar numerosas dificultades y restricciones materiales para seguir con cierta normalidad. En abril del 2020 la Unión Obrera de la Construcción denunció que la actividad "sólo funcionaba al 30% por falta de recursos nacionales, provinciales y municipales".

Los científicos y científicas siguieron trabajando pero cambiaron su línea de investigación

Si bien, los científico y científicas no suspendieron su actividad, tuvieron que modificar sus proyectos de investigación y redirigirlos hacia lo nuevos desafíos que demandaba la coyuntura pandémica. La irrupción del SARS-CoV-2 fue una bisagra para el sistema científico nacional: implicó que los más de 20 mil científicos y científicas que forman parte del CONICET tuvieran que rearmar su trabajo de distintas maneras.

Los más de 20 mil científicos y científicas que forman parte del CONICET tuvieran que rearmar su trabajo de distintas maneras.

"Fue un año refundacional para la ciencia. Veníamos de un período sin tener apoyo y tuvimos que probar que somos capaces dar respuesta a necesidades concretas en relación al coronavirus, con resultados satisfactorios”, expresó en abril del 2020 el investigador Jorge Geffner.

Te puede interesar | Qué dijo en su momento Alberto Fernández sobre la Tragedia de Once

Durante la pandemia el Conicet desarrollaron desde kits de diagnóstico de COVID-19 de bajo costo, hasta telas antivirales para la confección de los barbijos de uso social (Atom Protect N95 Plus (FFP2), pasando por el proyecto Ciencia Anti Fake News, en el que un grupo de científicos y científicas combatían la desinformación en torno a la pandemia, entre otras investigaciones.