Domingo, 19 de Mayo de 2024 Cielo claro 7.5 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 7.5 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $928
Dólar Blue: $1120
Mundo

Suisse Secrets | La riqueza oculta de torturadores, traficantes y lavadores en el Credit Suisse

La filtración masiva de datos del Credit Suisse, uno de los bancos privados más grandes del mundo, sacó a la luz la riqueza oculta de clientes involucrados en tortura, tráfico de drogas, lavado de dinero, corrupción y otros delitos graves.

Las leyes suizas de secreto bancario son inmorales”, dijo el denunciante anónimo que filtró los datos a un diario alemán.

La filtración fue publicada en The Guardian, que es parte de un consorcio de medios de comunicación que tienen acceso exclusivo a los datos, y apunta a fallas generalizadas de diligencia debida por parte del banco, a pesar de las reiteradas promesas durante décadas de eliminar clientes dudosos y fondos ilícitos.

Según la publicación, Credit Suisse abrió o mantuvo repetidamente cuentas bancarias para una variedad de clientes de alto riesgo en todo el mundo.

Las cuentas Incluyen a un traficante de personas en Filipinas , un jefe de la bolsa de valores de Hong Kong encarcelado por soborno, un multimillonario que ordenó el asesinato de su novia, la estrella del pop libanés y ejecutivos que saquearon la compañía petrolera estatal de Venezuela, así como políticos corruptos desde Egipto hasta Ucrania.

Los personajes involucrados

Entre las personas que figuraban como poseedoras de cantidades por valor de millones de dólares en cuentas de Credit Suisse se encontraban el rey Abdalá II de Jordania y los dos hijos del ex dictador egipcio Hosni Mubarak.

​Uno de los titulares de la cuenta era el exviceministro de energía de Venezuela, Nervis Villalobos.

Otros titulares de cuentas incluyeron a los hijos de un jefe de inteligencia paquistaní que ayudó a canalizar miles de millones de dólares de Estados Unidos y otros países a los muyahidines en Afganistán en la década de 1980, y funcionarios venezolanos atrapados en un escándalo de corrupción de larga data.

Desde una cuenta del Vaticano se invirtieron 350 millones de euros en una inversión presuntamente fraudulenta en una propiedad de Londres. Entre los acusados hay un cardenal.

Una cuenta propiedad del Vaticano incluida en los datos se utilizó para gastar 350 millones de euros (unos 350 millones de dólares) en una inversión presuntamente fraudulenta en una propiedad de Londres que está en el centro de un juicio penal en curso con varios acusados, incluido un cardenal.

El enorme tesoro de datos bancarios fue filtrado por un denunciante anónimo al periódico alemán Süddeutsche Zeitung. “Creo que las leyes suizas de secreto bancario son inmorales –dijo el denunciante en un comunicado–. “El pretexto de proteger la privacidad financiera es simplemente una hoja de parra que cubre el papel vergonzoso de los bancos suizos como colaboradores de los evasores de impuestos”.

La respuesta del banco

Por su parte, Credit Suisse dijo que las estrictas leyes de secreto bancario de Suiza le impiden comentar sobre reclamos relacionados con clientes individuales.

“Credit Suisse rechaza enérgicamente las acusaciones e inferencias sobre las supuestas prácticas comerciales del banco”, dijo el banco en un comunicado, argumentando que los asuntos descubiertos por los reporteros se basan en “información selectiva sacada de contexto, lo que resulta en interpretaciones tendenciosas del negocio del banco”.

El banco también dijo que las acusaciones eran en gran parte históricas, en algunos casos se remontan a una época en la que "las leyes, prácticas y expectativas de las instituciones financieras eran muy diferentes de lo que son ahora".

Las acusaciones corresponden a una época en que "las leyes, prácticas y expectativas de las instituciones financieras eran muy diferentes de lo que son ahora", dijo el banco.

Si bien algunas cuentas en los datos estaban abiertas desde la década de 1940, más de dos tercios se abrieron desde 2000. Muchas de ellas todavía estaban abiertas hasta bien entrada la última década, y una parte permanece abierta en la actualidad.

La filtración sigue a los llamados Papeles de Panamá en 2016, los Papeles del Paraíso en 2017 y los Papeles de Pandora el año pasado.