Domingo, 27 de Noviembre de 2022 Cielo claro 25.7 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 25.7 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $172
Dólar Blue: $320
Columnistas

Mujeres 5.0: ¿Vieja yo?

Mientras pensaba y repensaba el miedo al paso de los años que tenemos todas las mujeres, a las arrugas, a toda marca que nos hable de la vejez; me llegaron como regalo del cielo las recientes palabras de la actriz Emma Thompson: “Nos han lavado el cerebro para que odiemos nuestros cuerpos”,

Y sigue: “A las mujeres todo lo que nos rodea nos recuerda lo imperfectas que somos”.

Durante su paso por la Berlinale, Thompson dio un fuerte discurso que se volvió viral. Habló de la presión que las mujeres sienten al mostrarse desnudas. Pero además de los complejos frente a nuestro cuerpo, conflictos frente a la vejez… ni hablar de hacer una película y salir desnuda a los 62 años. Es fuerte y duro de sostener. Mirarnos a esa edad en pantalla gigante, sin operaciones que “tapen” el paso del tiempo… es casi mortal para nuestra psiquis femenina.

¿Qué más dijo Thompson? “Yo no puedo ponerme así delante de un espejo. Porque si estoy frente a un espejo, me muevo, me pongo algo, me pongo de lado, hago algo. No puedo estar así porque es horrible”, dijo Thompson. Lo mejor de su discurso, que fue aplaudido de pie: “Todo lo que nos rodea nos recuerda lo imperfectas que somos: todo está mal con nosotras. Tienes que tener un aspecto concreto”. Allí la actriz se puso de pie y continuó: “Intenta ponerte frente al espejo. Mírate y no te muevas. Acéptalo y no te juzgues. Es lo más difícil que he tenido que hacer. Es algo que nunca había hecho como actriz”, agregó.

La gran actriz, que ya ganó 2 Oscar, ya había disparado en otras ocasiones contra las exigencias físicas a las que son sometidas las mujeres. Poco tiempo atrás se había referido al tema en The Wrap, la película, y con su estilo natural se refirió a las cirugías estéticas. “Honestamente creo que cortarte a tí mismo para ponerlo en otro lugar y evitar que parezca que estás haciendo lo que realmente estás haciendo, que es envejecer, no es natural. ¿Por qué te harías eso a ti mismo? Simplemente no lo entiendo”, había manifestado. Además, señaló que envejecer es algo natural y que ese tipo de retoques constituyen “una forma de psicosis colectiva”.

Entonces hagamos un análisis sobre el significado de la vejez: se llama vejez a la última etapa de vida de una persona. Ya con esta definición, real o no, vamos mal.

Ya te está marcando un final, un término, un límite. También te hablan de Edad senil, senectud, achaques, manías, actitudes propias de la edad de los viejos.

No hay conflicto con la edad, eso no existe. Lo que existe es la mirada prejuiciosa sobre la misma.

Sea así o no, no queremos en Mujeres 5.0 nada que nos limite. Por eso el temor al paso del tiempo, las arrugas son una clara manifestación de eso.

Le tenemos terror. Recordemos que vejez NO es sinónimo de enfermedad ni de dolor y mucho menos de pérdida de esa belleza interna que tanto trabajamos para construir y disfrutar.

Por suerte o por concientización, la gente pide y quiere ver otro tipo de modelo de mujer y de hombre también. Es un desafío importante para todos y en especial para las Mujeres 5.0.

Algunas mujeres lograron romper la barrera de belleza y juventud impuesta por los medios hegemónicos e incluso han hecho de eso un camino. Es el caso de Iris Apfel, artista de moda norteamericana, que ya cumplió más de 99 años. Ella nos cuenta. “De pronto me he convertido en una estrella geriátrica. Mi marido y yo nos reímos mucho con la situación. He estado haciendo esto toda mi vida y ahora me encuentro con montones de revistas, sobre todo europeas, que están escribiendo sobre mí. ¡Pero yo no estoy haciendo nada distinto a lo que he hecho durante los últimos 70 años!”, apuntaba esta mujer capaz de superponer estampas y estilos aparentemente irreconciliables.

Iris Apfel.

Otro caso especial y que nos abre camino para el futuro es la actriz Jane Fonda que, con 83 años, en esta cuarentena volvió a lanzar sus míticos videos de gimnasia en Tik Tok para hablar de la lucha contra el cambio climático. Fue con el éxito de “En forma con Jane Fonda” como pudo solventar en los 80 parte de su activismo político.

Lo que consigue que una mujer siga siendo visible después de los ochenta y se haga cargo de su edad es que podamos ver historias con las que podamos seguir identificándonos.

Ahora, seguro deben estar pensando: ¿pero qué sucede con las mujeres cotidianas, que no son excéntricas ni famosas? ¿Qué pasa con las mujeres comunes? ¿Dónde están? La expectativa de vida se alargó, los roles van cambiando, pero las cosas llevan más tiempo de lo que nos gustaría. Nosotras mismas hemos creído en el discurso de la belleza joven eterna o en el de la maternidad gloriosa, pero ¿qué pasa cuando el tiempo nos dice que eso ya no será?

Lo que queremos cambiar desde Mujeres 5.0 y en especial en las mujeres “comunes” es, antes que nada, nuestra propia mirada y valores que hacen a nuestra etapa. Focalizarnos en que no es necesario enfrentar y cambiar, no hay una guerra contra el paso del tiempo. La idea es revalorizar nuestra etapa pero con los rasgos de nuestra etapa, con nuestras arrugas y kilitos de más, pero sobre todo con la sabiduría y seguridad inagotable que construimos.

Es una cuestión de actitud. Es un trabajo interno pero además en conjunto con todas las mujeres 5.0 que entiendan que el cambio es de adentro hacia afuera, pero también de la sociedad y sus mandatos, el poder revelarnos a tantas imposiciones, tantos estereotipos que nos alejan de lo que verdaderamente nos regala esta etapa.

La vejez en sí misma no es una mala palabra, el paso del tiempo tampoco es una frase frustrante. Nuestra tarea no es ir en contra de lo natural, es saber surfear este camino disfrutando de los tesoros que te regala y que los estereotipos sociales quieren eliminar.

No hay conflicto con la edad, eso no existe. Lo que existe es la mirada prejuiciosa sobre la misma.

Está pasando