Martes, 16 de Abril de 2024 Muy nuboso 15.9 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 15.9 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $912
Dólar Blue: $1015
Cultura & Espectáculos

Mirá la mejor puteada de la TV argentina con la que Gerardo Romano se volvió viral

Romano

El actor Gerardo Romano se volvió viral luego de que se compartiera una escena de la recién estrenada cuarta temporada de la serie El Marginal, en la que personifica a Sergio Antín, un director penitenciario muy corrupto y picante. 

En ese rol, Romano pronuncia un insulto de altísimo calibre que fue replicado por miles de usuarios en Twitter.

En una reciente entrevista con Télam, el actor aseguró que su personaje de El Marginal atrae tanto a los espectadores porque "todos querrían ser como él en una sociedad como funciona la nuestra".

Consultado por la inspiración de este carismático personaje, el actor deslizó una crítica al ex presidente Mauricio Macri. "Un presidente que espía a funcionarios de su propio partido es altamente inspirador; un tipo que lleva a su nena al colegio, es cariñoso con su mujer, es glamoroso, es buen mozo, tiene plata, es simpático, hace chistes, habla de fútbol. Todos querrían ser como él en una sociedad como funciona la nuestra. Antín es alguien inspirador, alguien que la gente querría ser; no siente culpa, vive bien, y avanza".

Un presidente que espía a funcionarios de su propio partido es altamente inspirador; un tipo que lleva a su nena al colegio, es cariñoso con su mujer, es glamoroso, es buen mozo, tiene plata, es simpático, hace chistes, habla de fútbol. Todos querrían ser como él en una sociedad como funciona la nuestra

En el segundo capítulo de esta cuarta temporada, a Antín se le puede ver sincerándose: "¿A mí qué carajo me importa el país? Me importo yo, mi patrimonio, mi guita, mi laburo", dice.

Te puede interesar: ¿El Marginal estigmatiza a los presos? 

Y esto, según Romano, refleja muy bien el espíritu de nuestros tiempos: "Antín tiene una linda casa, una linda esposa, hace lo que quiere, no siente contradicciones. Fundamentalmente, no siente culpa, y eso es lo que más alivia la conciencia de quien anda por caminos malhabidos".