Miércoles, 10 de Agosto de 2022 Cielo claro 11.8 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.8 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $140.77
Dólar Blue: $295
Géneros

Detuvieron a Junior Benítez: el futbolista agredió a su suegro y a la Policía tras ser acusado de violencia de género

Oscar Junior Benítez, quien viene de jugar en Atlético Tucumán, fue imputado por el delito de violación de domicilio, amenazas, lesiones y resistencia a la autoridad, tras protagonizar un episodio de violencia familiar y violencia de género.

El ex delantero de Boca, Lanús y Atlético Tucumán, quien actualmente está sin club, fue detenido en las últimas horas. Según testigos, el futbolista de 29 años golpeó en el rostro a su ex suegro cuando asistió a un domicilio de la localidad bonaerense de Adrogué, en busca de su hija, que según su padre es víctima de violencia de género pero se niega a formalizar la denuncia.

Junior Benítez atacó a su suegro cuando buscaba a su hija, alegando que era víctima de violencia de género, e hizo lo propio con agentes policiales cuando acudieron a la escena.

En el acta de procedimiento se relató que Benítez insultó y golpeó en la cabeza a su suegro "siendo alcanzado en su ojo derecho, presentando hinchazón y escoriaciones en su frente". Las fuerzas de seguridad localizaron luego a la pareja de Benítez y al futbolista. La mujer "respondió en un tono de voz bajo y entre cortado" que desconocía el paradero del deportista.

Sin embargo, la Policía desconfió y encontró escondido al acusado: "Realizamos un minuciosa requisa en alrededores, logrando dar con el sindicado oculto dentro de unas ligustrinas". Lejos de calmarse la situación, el ex Boca vivió una escena de tensión con los agentes a quien les hizo mención "en reiteradas ocasiones de su poder adquisitivo", "empujó bruscamente" a una agente y también lanzó "golpes de puño bruscamente".

Te puede interesar: Una agrupación feminista de San Lorenzo repudió la contratación de Centurión por su pasado violento

El relato policial indica que la mujer presentaba "a simple vista escoriaciones en su ojo izquierdo propinadas por su pareja". Según fuentes judiciales, el jugador "no se encontraba en sus cabales y presentaba un estado muy alterado", por el que fue derivado al Hospital Lucio Meléndez de la zona, una vez que fue reducido por la policía.