Jueves, 18 de Julio de 2024 Bruma 10.6 °C bruma
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Bruma 10.6 °C bruma
 
Dólar BNA: $962
Dólar Blue: $1455
Cultura & Espectáculos

Antonio Gramsci, el intelectual que odiaba el año nuevo

"Cada mañana, cuando me despierto otra vez bajo el manto del cielo, siento que es año nuevo para mí" decía Antonio Gramsci en una columna del periódico Italiano Avanti! en 1916. El texto se tituló "Odio il Capodanno", lo que es decir, odio el año nuevo.

El intelectual italiano y socialista expresaba su profundo desprecio por esa fecha en un contexto europeo trágico. Las grandes potencias europeas se encontraban en medio de la primera guerra mundial, y esto había desatado a la vez una época de profundos y significativos debates en los partidos socialistas de todo el mundo. Apoyar o no la guerra eran las posiciones entre las que se debatían las organizaciones de izquierda, en cuyas filas se contaba Gramsci.

"De ahí que odie esos año-nuevos de fecha fija que convierten la vida y el espíritu humano en un asunto comercial con sus consumos y su balance y previsión de gastos e ingresos de la vieja y nueva gestión.

El fundador del Partido Comunista Italiano, por su parte, la rechazaba. Al contrario de muchos camaradas suyos, que aducían una posición "social patriota" que los llevaba a acompañar los esfuerzos bélicos de cada uno de sus países, Gramsci defendía la no intervención y el pacifismo. Al mismo tiempo, apuntaba contra ciertas instituciones que consideraba burguesas, que limitaban el pensamiento y la vida humana. Para Gramsci, los "año-nuevos de fecha fija" convierten "la vida y el espíritu humano en un asunto comercial con sus consumos y su balance y previsión de gastos e ingresos de la vieja y nueva gestión". 

Ningún día de jolgorio en verso obligado, colectivo, a compartir con extraños que no me interesan.

"Cada día quiero echar cuentas conmigo mismo, y renovarme cada día", expresa el dirigente comunista italiano. "Ningún día previamente establecido para el descanso", reclama Gramsci, y agrega: "Las paradas las escojo yo mismo, cuando me sienta borracho de vida intensa y quiera sumergirme en la animalidad para regresar con más vigor". "Ningún día de jolgorio en verso obligado, colectivo, a compartir con extraños que no me interesan" exigía el intelectual.

Odio el año nuevo, por Antonio Gramsci

Cada mañana, cuando me despierto otra vez bajo el manto del cielo, siento que es para mí año nuevo. De ahí que odie esos año-nuevos de fecha fija que convierten la vida y el espíritu humano en un asunto comercial con sus consumos y su balance y previsión de gastos e ingresos de la vieja y nueva gestión.

Estos balances hacen perder el sentido de continuidad de la vida y del espíritu. Se acaba creyendo que de verdad entre un año y otro hay una solución de continuidad y que empieza una nueva historia, y se hacen buenos propósitos y se lamentan los despropósitos, etc., etc. Es un mal propio de las fechas. Dicen que la cronología es la osamenta de la historia; puede ser. Pero también conviene reconocer que son cuatro o cinco las fechas fundamentales, que toda persona tiene bien presente en su cerebro, que han representado malas pasadas. También están los año-nuevos. El año nuevo de la historia romana, o el de la Edad Media, o el de la Edad Moderna. Y se han vuelto tan presentes que a veces nos sorprendemos a nosotros mismos pensando que la vida en Italia empezó en el año 752, y que 1192 y 1490 son como unas montañas que la humanidad superó de repente para encontrarse en un nuevo mundo, para entrar en una nueva vida.

Así la fecha se convierte en una molestia, un parapeto que impide ver que la historia sigue desarrollándose siguiendo una misma línea fundamental, sin bruscas paradas, como cuando en el cinematógrafo se rompe la película y se da un intervalo de luz cegadora.

Por eso odio el año nuevo. Quiero que cada mañana sea para mi año nuevo. Cada día quiero echar cuentas conmigo mismo, y renovarme cada día. Ningún día previamente establecido para el descanso. Las paradas las escojo yo mismo, cuando me siente borracho de vida intensa y quiera sumergirme en la animalidad para regresar con más vigor.

Ningún disfraz espiritual. Cada hora de mi vida quisiera que fuera nueva, aunque ligada a las pasadas. Ningún día de jolgorio en verso obligado, colectivo, a compartir con extraños que no me interesan. Porque han festejado los nombres de nuestros abuelos, etc., ¿deberíamos también nosotros querer festejar? Todo esto da náuseas.

Espero el socialismo también por esta razón. Porque arrojará al estercolero todas estas fechas que ya no tienen ninguna resonancia en nuestro espíritu, y si el socialismo crea nuevas fechas, al menos serán las nuestras y no aquellas que debemos aceptar sin beneficio de inventario de nuestros necios antepasados.

Turín, 1º de enero de 1916.

Está pasando