Miércoles, 30 de Noviembre de 2022 Lluvia ligera 21.1 °C lluvia ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia ligera 21.1 °C lluvia ligera
 
Dólar BNA: $175
Dólar Blue: $314
Sociedad

Stop Motion: del nicho artístico a la masividad del trap

La animación tiene distintas técnicas, pero hay una que en Argentina era bastante desconocida para muchos hasta hace poco tiempo: el Stop Motion. Julia Conde es directora audiovisual y animadora especializada en esta técnica, que ahora puso en el centro de la escena el trap, el movimiento cultural y musical más masivo del momento.

Desde la aparición de MTV en la década de los ‘90 comenzó una tendencia que con el pasar de los años fue en crecimiento, y más aún con las nuevas tecnologías y herramientas digitales que se desarrollan cada vez con mayor velocidad: los videoclips musicales, elemento artístico que hoy en día tiene un lugar casi tan preponderante como la misma canción que ilustra.

Un nicho popularizado

Hay videoclips realizados con técnicas de toda índole a lo largo de estos años, pero el Stop Motion tomó notoriedad en nuestro país después de que Bizarrap -uno de los artistas más escuchados en el último tiempo- publicó en abril un adelanto de su BZRP Music Session #39 con la mexicana Snow Tha Product. En el video se ve al productor entrando en su propia cabeza y siendo asaltado en los controles de su cuerpo por la cantante.

“Teníamos ganas de hacer algo juntos hace un tiempo y me dijo que esperáramos el momento justo”, relató la animadora Conde a Diario Con Vos. “Yo le había comentado esa idea de que se metía en su cerebro y le había encantado. Entonces, como Snow no podía grabar el trailer porque estaba lejos, me dijo que era el momento y lo hicimos”, explicó quien fuera vecina del exitoso artista durante años en Ramos Mejía.

Julia tiene 23 años y hasta el 2021 venía trabajando principalmente para publicidades, tanto nacionales como del exterior. A partir del proyecto con Biza cambió todo, se metió de lleno en el mundo del trap y animó y dirigió videoclips de otros músicos, como Lit Killah, Khea y el colombiano Blessed. En todos los casos sus trabajos tuvieron una gran aceptación y fueron tema de conversación entre los fans en redes sociales.

Recibí comentarios feos de gente que yo admiraba mucho, personas que piensan que el arte tiene que ser para pocos.

Sin embargo, la exposición y el traslado de algo que era parte de un nicho artístico a la masividad del trap le generó también cortocircuitos con algunos colegas: “Recibí comentarios feos de gente que yo admiraba mucho. Hay personas que piensan que el arte tiene que ser para pocos o para ellos mismos, y a mí me motiva que el arte sea popular”.

Julia Conde trabajando para el videoclip de "My Bag", del trapero Lit Killah. Una producción como ésta lleva alrededor de un mes.

“Hay gente que me criticó por trabajar para el trap pero no me importa: lo hago porque me interesa apoyar el movimiento y es trabajo. Mucha gente conoció el Stop Motion o que había gente en Argentina que hacía esto, y eso está bueno”, afirmó.

¿Qué es el Stop Motion?

Según explicó la experta, “es una técnica de animación cuadro a cuadro, donde el movimiento se genera a través de fotos que se interpretan a un determinado frame rate, que es la cantidad de fotogramas por segundo”. Es decir, para cada mínimo movimiento que realiza un personaje hay que sacar una foto, reacomodar, sacar otra foto, y así sucesivamente. 

En este sentido, lo comparó con la técnica del 2D tradicional, donde se sacan fotos de las hojas de papel, como los primeros dibujos animados: “Acá están los factores de materialidad y la gravedad. Con el 2D, si quiero hacer que algo salte solo tengo que dibujarlo en otro espacio de la hoja. Para hacer que un elemento quede suspendido en el aire es más complejo y se usan mecanismos especiales, que se llaman rigs”

Para lograr cada mínimo movimiento que realiza un personaje hay que sacar una foto, reacomodar, sacar otra foto, y así sucesivamente. 

Con estas herramientas Conde puede crear, por ejemplo, el vuelo de una mariposa. Ubica el muñeco en posición, va tomando las fotos en los lugares que correspondan según el recorrido que se busca mostrar, y tras sacar una foto del mismo espacio donde estaba, pero vacío, se borran “los hilos” con algún programa de edición, como el Photoshop o el Affter Effects.

Para realizar estos trabajos, Conde “no se casa con ningún material”. Lo mejor que tiene la técnica “es la posibilidad de experimentar”, contó. Si bien ha trabajado con plastilina, en sus últimos trabajos los muñecos están hechos con silicona o con resina impresa en 3D. Por otro lado, la estructura interna de los personajes requiere de una suerte de esqueleto hecho con alambre.

Muñecos del video "My Bag", de Lit Killah, acomodados antes de comenzar el rodaje.

Estas producciones (videoclips de menos de tres minutos) le llevan un mes como promedio, lo que califica como “tiempo récord” para este tipo de proyectos, aunque ese no sea un problema para ella: “El Stop Motion es lo que más me gusta hacer en el mundo. Es como mi meditación, estoy concentrada un montón de tiempo para mover el brazito de un personaje con la mente solo en eso y entro en un estado de trance”.  

Otras técnicas y la animación en Argentina

De todas maneras, Julia aclaró que no se limita a esta técnica solamente, y menos a la hora de dirigir: Si te interesa experimentar formas de narrar no tiene sentido casarse con una sola técnica. Mi interés ahora está en esa experimentación, en ser una buena narradora”.

Las técnicas de animación con las que trabaja son el 2D (estilo dibujos animados, sin volumen y con movimientos “naturales”), el 2D cut out (una variación digital de esa técnica donde se utilizan recortes, como la serie South Park), el 3D (animación computarizada y tridimensional), el Motion Graphic (animación gráfica multimedia en movimiento que se suele usar para vídeos corporativos o de eventos) y el Pixelation (variante del stop motion pero con personas en lugar de muñecos).

Es como mi meditación, estoy concentrada un montón de tiempo para mover el brazito de un personaje con la mente solo en eso y entro en un estado de trance.

“Ideas hay un montón, el desafío es cómo llevarlo a cabo. La originalidad está en las múltiples formas en que una idea se puede plasmar”, aseguró Conde. Y agregó que ella tiene la filosofía de que “menos es más” y que los recursos que tenga los va a exprimir "lo más posible”.

Uno de sus últimos videoclips (Déjame Tranki, de Lit Killah y Khea) justamente mezcla varias de las técnicas mencionadas: la idea que le habían acercado era un homenaje a la animación, por lo que los personajes van cambiando su aspecto constantemente. Esto implica un arduo trabajo de entre 50 y 70 personas, según los cálculos de la directora, y ese número no baja mucho en otras producciones.

“Quiero que la animación crezca para que cada vez sea más posible hacer cosas en Argentina”, afirmó la animadora, poniendo énfasis en el Stop Motion. “En el país hay mucho talento pero pocas oportunidades. En general, lo que se produce a nivel profesional se hace para publicidades del exterior”, explicó la artista, quien afirmó no tener un referente puntual en su rubro.

Julia Conde ultimando detalles del tráiler de la BZRP Music Session #39 con Snow Tha Product

Por eso toma mucho valor el rol que está teniendo, por más que haya quienes no están de acuerdo con la masificación del arte y a pesar de que ella no cree haber generado un cambio demasiado importante (el tiempo lo dirá). Por lo pronto, Conde continúa trabajando en nuevos proyectos junto a músicos que espera sean publicados en los próximos meses:  “No tengo claro adónde voy. Siento que la corriente me lleva y yo me dejo llevar”.

Está pasando