Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 14.0 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.0 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Cultura & Espectáculos

Alejandro Dolina: "Cuando escribo, temo que el libro se vuelva inviable"

El escritor y conductor radial Alejandro Dolina habló en Mejor País Del Mundo sobre su nueva novela, Notas Al Pie, y reflexionó acerca del proceso de escritura y las diferencias que tiene con la realización de "La Venganza Será Terrible", el programa de radio que tiene ya 35 años de vigencia.

Siempre es interesante escuchar a Dolina. En este caso se refirió a su nueva novela, que "se presenta como un libro de cuentos". "El subtitulo dice: 'Cuentos póstumos de Vidal Morozov -un escritor ficticio- anotados y prologados por su discípulo Franco de Robertis' -también ficticio-. Así empieza una colección de cuentos póstumos de este tipo", explicó.

Es un libro oscuro, un poco trágico y pesimista, pero también tiene algunos pasajes de humor. Lo más interesante está en la coexistencia de estilos entre las dos personas que escriben y las dos formas literarias: cuento y novela.

"Cada tanto aparece una nota, hasta que se hacen más frecuentes y cambian de rumbo porque ya no son aclaraciones literarias, sino revelaciones sobre la vida del discípulo que esta interviniendo el libro. Estas se hacen más frecuentes y terminan por hacer que los cuentos sean cada vez menos, hasta que finalmente desaparecen. Entonces quedan solo las notas, que constituyen una novela", relató el escritor. Y agregó que se trata de "un libro oscuro, un poco trágico y pesimista, pero también tiene algunos pasajes de humor".

De esta manera, el intelectual contó como fue el proceso de escritura: "Hace mucho que estoy escribiendo este libro. Lo había abandonado por razones relacionadas con la pereza y en la pandemia tomé contacto de nuevo con el proyecto y lo fui modificando hasta que le di un final. Me parece que lo más interesante del asunto está en la coexistencia de estilos entre las dos personas que escriben y las dos formas literarias: cuento y novela".

La escritura, actividad ingrata

Al preguntarle si la escritura le resulta una actividad sencilla, Dolina confesó que le cuesta: "Hay quienes tienen facilidad, yo no. Me cuesta y sufro mucho. Mientras lo escribo estoy sospechando dos cosas todo el tiempo: primero, que lo que estoy escribiendo esta equivocado y que yo no logro discernir donde está el error. La segunda es que no lo voy a terminar jamás, que voy a descubrir algo que hace al libro inviable. No es el mejor estado de ánimo para ponerse a escribir", bromeó el actor.

"La tarea de escribir tiene mucho de creativo, pero también mucho de indagatorio. Hay cosas que uno no las inventa, pero las descubre. Escribir algo nos revela un poco mas de lo que todavía no escribimos. En la ocurrencia artística hay una limitación, que es la comprensión del otro, que el otro entienda. Hay un pacto entre lector y escritor, si no se cumple el libro no sirve", añadió.

En este sentido, afirmó que a la hora de escribir "uno tiene una idea, generalmente incompleta y muy mala, pero hay que empezar a trabajar sobre algo". "Las buenas ideas nacen de las que no lo son. Si no empezás a trabajar aunque sea con un material mediocre, las buenas ideas no van a aparecer nunca. Si uno está esperando que venga un ángel y comunique una idea adecuada...eso no sucede", aseguró Dolina.

Sobre la vigencia de su histórico programa de radio, "La Venganza Será Terrible", el conductor aseguró: "Hemos pasado los años mas difíciles en ese sentido. Los años que vienen por empezar son menos, y no hay razón para que yo finalice. Razones para que me echen hay muchísimas", dijo entre risas.

Haber hecho el esfuerzo y conseguir un resultado más o menos digno en la escritura enorgullece más que en la radio, que tiene algo de casual que permite equivocarse. Con un libro, un macanazo queda ahí". 

En este sentido lo comparó con lo que le sucede a la hora de escribir: "Contrariamente a lo que me sucede con la escritura, me hace feliz hacer radio. Más nosotros que tenemos la costumbre de hacer el programa con publico. Tenemos como una pequeña fiesta, me encuentro con mis compañeros, que son mis amigos. Es un programa humorístico que diseñamos nosotros, no dependemos de la voluntad de nadie, ni siquiera de la realidad. No estamos obligados a seguir la agenda de noticias".

De todas maneras, destacó que "haber hecho el esfuerzo y conseguir un resultado más o menos digno en la escritura, enorgullece más que en la radio, que es más sencilla". Y agregó: "Es un poco más efímera, si un día no estuviste bien las palabras se las lleva el viento. Un libro es más tremendo. La radio tiene algo de casual que permite equivocarse, con un libro un macanazo queda ahí".

Te puede interesar: Alejandro Dolina: “Hay que asumir que demasiado aplauso no va aparejado a demasiada calidad”

En la misma línea de comparación, remarcó que en el libro "no hay espontaneidad". "Por eso los libros que escribo son tan distintos a los programas de radio que hago, parecen hechos por personas distintas. No es lo mismo un tipo sufriendo solo en la madrugada preparando una forma de comunicación, que el otro que hace un trabajo colectivo y tiene todo de espontaneidad. El libro no puede tenerla", cerró.

Está pasando