Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 14.6 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.6 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Sociedad

Maxi Bagnasco, el muralista argentino admirado por el mundo

Maxi Bagnasco Diego Maradona

Por Nacho Barrios

Maxi Bagnasco es uno de los muralistas más conocidos de su rubro. El experto en realismo encontró su pico de popularidad el 25 de noviembre pasado con la muerte de Diego Maradona.

"Soñé que conocía a Diego muchas veces. El 25 de noviembre decidí pintarlo, lo filmé y subí el proceso a Instagram y Twitter. En el posteo escribí 'chau Diego, te pinté hasta el día que te fuiste'", contó Maxi sobre el comienzo de su historia con Maradona.

"Al otro día me llamaron de la productora de 'PH: Podemos Hablar', porque querían hacerle un homenaje a Diego. Les pinté un cuadro y lo pasaron en el programa. Esto tuvo mucha repercusión y me empezaron a pedir un cuadro igual. Creo que lo pinté dos veces más", recordó.

[fvplayer id="387"]

En esos días convulsionados para todo el pueblo argentino, Bagnasco fue el responsable de pintar el santuario de Maradona en la cancha de Argentinos Juniors. "En ese momento vinieron medios de todo el mundo. De repente estaba hablando con la RAI, canales de China, de Qatar. También veía mi nombre en noticias en portugués, italiano, francés".

Destacaron mi trabajo por la calidad, porque también se habían viralizado retratos de Maradona que se parecían a Pachu Peña o Julián Weich.

"Después me pidieron un trabajo muy especial: querían que pinte toda una calle con imágenes del Diego, en el Patio de los Lecheros, Caballito. Junté todas las imágenes que venía viendo de él, cosas que no hubiera visto que se habían pintado. En ese momento destacaron mi trabajo por la calidad, porque también se habían viralizado retratos de Maradona que se parecían a Pachu Peña o Julián Weich".

En ese sentido, Maxi destaca que si él no pintaba a Maradona, su trabajo "no hubiese llegado a todo el mundo. Pero, si no lo hacía con el detalle con el que yo laburo, tampoco hubiera llegado". "De Diego me llevo la esperanza. Eso de poder salir de un potrero y llegar a lo más alto. Siempre digo, ¿quién no quisiera ser el Maradona en lo suyo?".

El pasado de Maxi Bagnasco dibujando para Megadeth

El artista de los murales tiene un pasado, que va más allá de su relación con el fútbol. Antes de saltar a la masividad, encontró en la música -su verdadera pasión- la primera oportunidad de su carrera. "Uno de mis primeros trabajos fue a los 17 años: hice una remera para el grupo internacional Megadeth. No me olvido más, fui un 5 de octubre al al hotel donde se alojaban ellos y le di el dibujo a un botones. Pasó un rato y de repente aparece una camioneta, todos los fans se abalanzaron, se abre la puerta, sale un patova y pregunta de quién era el dibujo".

"Entré y charlé con (Dave) Mustaine, el cantante. Me llamaron de la compañía discográfica, me dijeron que querían un dibujo parecido para cerrar su gira en Japón, porque querían una remera", recordó Maxi, quien recibió al día siguiente toda la discografía de la banda.

Maxi Bagnasco Megadeth
Maxi Bagnasco haciendo caricaturas para la banda de metal Megadeth.

El artista con llegada mundial nunca se imaginó que iba a trabajar de sus obras, sino que "esas cosas se dan, uno va haciendo y de repente te están pagando por hacerlo". "La única vez que me planteé, de chico, trabajar de esto, fue cuando fui con mi carpeta a un lugar donde estaban buscando ilustradores: había una cola de una cuadra y quedé", recordó.

Cómo paga las cuentas un artista

Sobre el "caché" de un artista por sus obras, Maxi aseguró que fue en un momento de crisis de su familia cuando dijo "che, tengo que ayudar con la casa". "Con unos pesos que me dio mi viejo me compré un atril y me fui con mi lápices a una plaza", contó en su estudio de Palermo.

Gracias al boca en boca, llegó al evento de un licor para realizar caricaturas de los concurrentes. "Empecé a trabajar muy bien después de eso y me empezaron a pedir caricaturas de perritos, de las parejas y todo lo que te puedas imaginar. En 2013 empiezan a bajar los eventos y decido dar clases. Venía diciendo que no, pero en ese momento me dije a mí mismo que tenía que probar".

Hacer 'street art' es llevarle el museo a la gente en las calles".

Así fue como decidió abrir el "Espacio Maxi Bagnasco", porque ya no podía albergar tantos alumnos en su departamento. Desde el 2013 su economía fue creciendo y gracias a eso le empezó a decir que no a determinados trabajos.

Por otro lado, también se refirió a las excentricidades que le requirieron: "Una señora me pidió que le pinte una escultura de tamaño real de su marido que había fallecido. Yo ya no me meto en eso, porque si no tengo que cobrarte carísimo".

Su experiencia como muralista

"Hoy en día, la gente me reconoce más como muralista. No sé si es porque hoy el 'street art' está creciendo. Es como una galería de arte constante, llegás más directo a la gente, porque le llevás el museo a las calles", confesó Bagnasco sobre sus trabajos al aire libre.

Te puede interesar: Fernando Signorini, el PF del Diez: “Maradona era insoportable; Diego tenía una ternura envidiable”

¿Cuál fue el último gran trabajo del especialista en realismo? Hoy lo que la gente le menciona con más frecuencia es su trabajo en las paredes de "Clutch", un predio donde se juega al básquet en Palermo.

"Ese mural dicen que es la diva de ese lugar. En el caso de Clutch seleccioné las imágenes, porque yo sé qué imagen puede impactar más cuando la reproduzca", detalló sobre su obra, que fue destacada en decenas de sitios especializados en este deporte.

Está pasando