Sábado, 28 de Mayo de 2022 Cielo claro 11.5 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.5 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $124.81
Dólar Blue: $206.5
Cultura & Espectáculos

El James Bond de Sean Connery era un “violador”, según el nuevo director de la saga

Cary Fukunaga, el director de la última película No Time to Die, se refirió a una secuencia en la que el Agente 007 "básicamente viola a una mujer" y otra en la que le ofrece sexo a cambio de silencio. El cineasta aseguró que hoy sería imposible hacer ese tipo de escenas.

El director de la última película de la saga del Agente 007, Cary Fukunaga, consideró que el personaje que interpretó  Sean Connery "básicamente, fuerza a una mujer" a tener relaciones sexuales y puntualizó: "era un violador".

El realizador de la última entrega de la histórica película fundamentó su afirmación en una escena de Thunderball (Operación Trueno, 1965), en la que el Bond que interpretó Connery conoce a una enfermera  y la besa forzosamente a pesar que que ella lo rechaza. También a otra posterior, cuando el agente sugiere que no revelará información sobre ella que podría costarle su trabajo si se acuesta con él.

"Una escena como esa no funcionaría hoy", afirmó Fukunaga.

"Una escena como esa no funcionaría hoy", afirmó el director. En la charla también estaba la productora Barbara Broccoli, que ha trabajado en todas las películas de Bond desde 1995, incluida la última de Fukunaga y entró en el debate: "Creo que la gente está empezando a dar patadas y gritos para que se asuma que esas cosas ya no son aceptables. Gracias a Dios. Bond es un personaje que fue escrito en 1952, y la primera película (Dr. No) salió en 1962"

Más leídas
Política

Fanático y vehemente, cree que Máximo Kirchner hace "troskokirchnerismo" y disputa con el "catastrofismo" de los dirigentes más cercanos a Cristina. Por qué la Embajada de los Estados Unidos lo quiere "en cana". Y su amistad con el dirigente al que le pegó una piña en el Obelisco.

Columnistas

El drama es cuando te das cuenta de que esa expresión puede explicar toda la experiencia de Alberto Fernández en la Casa Rosada.