Lunes, 24 de Junio de 2024 Cielo claro 8.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 8.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Columnistas

Alimentación y mitos

Alimentos

Por Jesica Lavia

El otro día pregunté en mis historias de Instagram (si aún no me seguís, me encontrás en @JesiNutriOk) cuáles eran los mitos alimentarios que conocían. Y para mi sorpresa recibí muchas respuestas. Así que me di cuenta que es importante empezar a desterrar algunas ideas erróneas que rondan la alimentación y por eso elegí los 5 mitos que más fueron mencionados.

  • Arrancamos con uno de mis favoritos: SI HACES DIETA BANANA NO, TURRON SI.

En los ´90 se pusieron de moda los productos ¨light¨. Así, en las dietas se recomendaba consumir por ejemplo turrones de colación y se prohibía consumir banana. ¿La justificación? Es de las frutas que más calorías y azúcares tienen. Veamos: 100 gramos de banana tienen 89 calorías y 21 gramos de carbohidratos mientras que 100 gramos de turrón 394 calorías y 74 gramos de carbohidratos. ¿Interesante no? Ni hablar de que la banana es un alimento natural, lo que llamamos hoy en día ´comida real´ que además nos aporta otros nutrientes como por ejemplo fibra y potasio, mientras que el turrón es una golosina y por ende un ultra procesado (el consumo de UP es de lo menos saludable según la última evidencia científica) que de aporte de nutrientes saludables no tiene nada.

  • En segundo lugar, uno nuevito nuevito: CONSUMIR EDULCORANTES LIBREMENTE ES SALUDABLE.

Acá les tengo una mala noticia (Perdón, no culpen a la mensajera) todos los edulcorantes son perjudiciales para la microbiota intestinal y además alteran el umbral de sabor dulce. Hoy sabemos que para tener una alimentación saludable es importante disminuir el umbral dulce (al igual que el umbral salado). Además, se está estudiando su efecto sobre la glucemia y la insulina. Así que ya sabes, anda bajando el consumo hasta que te acostumbres a dejar de consumirlos o puedas consumirlos esporádicamente.

  • En tercer lugar, NO HAY QUE COMER FRUTA DESPUÉS DE LAS 18 HS (Este debería llamarse: ¿Qué te hizo la pobre fruta para que la difames así?)

Esta idea es totalmente errónea, porque nuestro cuerpo tiene en consideración la cantidad de nutrientes que ingerimos a lo largo del día y no en el momento que se consumen. Además, el consumo de fruta en todo momento es un consumo de un alimentos saludable y  natural (comida real) que nos aporta muchísimos nutrientes beneficiosos para nuestra salud como fibra, vitaminas y minerales. Es verdad que la fruta contiene azúcar simple (la fructosa) que es el tipo de azúcar natural presente en las frutas, pero nada tiene que ver con el azúcar industrial refinado que hoy sabemos que su consumo en exceso es perjudicial para la salud. Es un azúcar intrínseco propio de la fruta y en ningún momento es un azúcar añadido, ni exógeno como sería en el caso de las golosinas o los productos ultra procesados. Entonces, es bueno realizar un consumo de frutas en forma diaria sin preocuparnos por el momento en que las ingerimos, lo importante es que generemos el hábito de consumirlas diariamente.

  • En cuarto lugar, compitiendo cabeza a cabeza con la banana engorda llega: LA PAPA ENGORDA.

Levante la mano a quién le dieron una dieta fotocopiada que decía: Vegetales menos papa, batata y choclo. Ah pero milanesas de soja transgénica dale que va. En fin, más de lo mismo. Con la papa hablamos de comida real, natural. Que nos hayan metido en la cabeza estas ideas no es más que bajadas de línea erróneas y oxidadas sobre la alimentación que tienen mucha relación con la cultura de las dietas y el peso centrismo alrededor de la salud. Eso ocurre cuando se asocia la salud a estar flacos y no a tener hábitos saludables. Como si no fuera posible tener un cuerpo flaco y tener colesterol alto o hipertensión.

  • El último y no por eso menos importante: EL ALCOHOL FIJA LAS GRASAS.

El alcohol aporta casi tantas calorías como las grasas (7 calorías por gramo contra 9 de las grasas). Al ser un tóxico, el organismo intenta desprenderse de él lo más rápido posible. El hígado lo metaboliza rápidamente utilizando su energía para las necesidades del momento, en lugar de utilizar las grasas y los hidratos de carbono destinados para tal fin. De esta manera, las grasas no son utilizadas como fuente de energía por lo que se depositan como reserva. Cuando el fenómeno se vuelve crónico, el hígado comienza a degenerarse y a perder la capacidad de liberar lípidos (grasas) al plasma, volviéndose un hígado graso (esteatosis hepática). Entonces no es que el alcohol tenga alguna propiedad química o un súper poder para fijar las grasas. No es que llega tipo fijador de pelo, lo esparcimos sobre las grasas y se fijan - cuac- sino que al no dejar que se metabolicen y utilicen como fuente de energía, el organismo las almacena. En resumen, el alcohol dificulta la pérdida de grasa y favorece su almacenamiento pero es un mito que es quien las fija en el cuerpo.

Bueno y así pasaron los 5 mitos alimentarios. Espero que les haya sido útil la información. Recordemos que estamos viviendo un hermoso cambio de paradigmas en la salud y parte de ese cambio es desterrar ideas viejas y equivocadas sobre qué es y que no es saludable. Hasta la próxima.

Está pasando