Domingo, 25 de Septiembre de 2022 Cielo claro 16.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 16.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $152
Dólar Blue: $287
Política

Tati Fernández Martí: “El Gobierno hizo demagogia con Ofelia Fernández”

Tatiana Fernández Martí

Por Delfina Tremouilleres

En octubre pasado, en una de las tomas de tierra más grandes que hubo, en Guernica, provincia de Buenos Aires, las cámaras mostraron la detención de una joven con el pelo de colores que había ido a apoyar el reclamo. Era Tatiana Fernández Martí, militante del Partido Obrero y ahora precandidata a legisladora porteña en la lista del Frente de Izquierda. 

Fernández Martí tiene 20 años y hace política desde los 13. Acaba de llegar a un acuerdo con quienes la denunciaron en la toma de Guernica, que permitirá que archiven la causa contra ella y limpien sus registros.

Sus días duran alrededor de 18 horas y casi no está en su casa. A las 7 de la mañana se levanta para leer las noticias y salir a colegios a hablar con los estudiantes, tarea que también puede tocarle en el turno del mediodía. Durante la tarde tiene diversas actividades como charlas, asambleas, recorridas con candidatos o acompañar reclamos y, a la noche, participa en reuniones del partido. Antes de irse a dormir intenta juntarse con sus amigos: esos también son espacios que milita para bajar la intensidad diaria. 

Hasta octubre de este año, además, Tatiana, o "Tati", es la presidenta del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires, donde está terminando las materias de sexto año, a la vez que cursa en UBA XXI para estudiar Derecho e Historia. “Me ordeno, te juro”, dice entre risas.

-¿Qué análisis hacés de que los jóvenes estén virando hacia la derecha?

–Es un fenómeno entendible a partir de que es muy reciente el fracaso del macrismo, que lo único que le garantizó a los jóvenes fue trabajo precario y profundización de la pobreza a partir de un mayor endeudamiento del país. Hay una frustración por ese lado de muchos jóvenes que veían con expectativas al gobierno de Alberto Fernández como para poner a la Argentina de pie y en función de ver su vida mejor, y hoy estamos peor, objetivamente. 7 de cada 10 pibes no tienen para comer a la noche, el 96% de los pibes entre 18 y 23 años cobra un salario por debajo de los $50.000.

Milei habla mucho sobre la libertad y se perfila como una oposición antisistema cuando en realidad es lo peor del sistema."

-¿Peor que cuando gobernaba Macri?

–Empeoró la situación y Fernández había asumido con un discurso que enamoraba, diciendo que iba a priorizar a la juventud contra el FMI. Bueno, eso no pasó. El Estado priorizó, y ahora está pensando después de las elecciones cómo va a llevar un arreglo con el FMI, y nosotros estamos en una situación en la cual nos robaron el futuro. Entonces es entendible que crezca este fenómeno a partir de que Milei habla mucho sobre la libertad y se perfila como una oposición antisistema cuando en realidad es lo peor del sistema.

"De hecho –continúa– es mentira que no hayan gobernado, sino que ellos se respaldan en todo un modelo como fue el de Menem y el de Cavallo que profundizó una política privatista. Ellos hablan contra los impuestos pero acuerdan con el rumbo económico del Gobierno de seguir pagando con el fondo. Es muy peligroso porque sus listas están integradas por personas que niegan el terrorismo de Estado y que defienden la dictadura militar, como Victoria Villarruel. Nuestro rol como izquierda es desenmascararlos. Sin duda hay un descontento con el Estado, pero la rebeldía solo puede ser por izquierda.

-Hay un discurso de los libertarios que atrae jóvenes y puede que Fernández haya decepcionado a algunos, pero históricamente los jóvenes fueron más hacia la izquierda. ¿Hay una reflexión o un mea culpa de qué pudo haber fallado en la izquierda para que se vayan los jóvenes?

–A partir de las crisis siempre aparecen estas reacciones. No estoy tan de acuerdo con que la juventud siempre fue de izquierda. Hay matices, pero a partir de las crisis donde la gente la está pasando peor, hay giros derechistas. Lo interesante es que se está rompiendo la polarización que había respecto a la política tradicional, ahora se están empezando a buscar otras alternativas. Creo que ahí tenemos un desafío histórico que es darle la batalla y pelear para conquistar un futuro mejor, porque hoy en Argentina no podemos visualizar una salida.

Sin duda hay un descontento con el Estado, pero la rebeldía solo puede ser por izquierda."

-Entonces no sentís que hay una falencia por parte de la izquierda.

–También crece la izquierda. Hoy tenemos el desafío de hacer una buena elección. Así como hay un giro derechista, también cae mejor el planteo de que efectivamente los que gobernaron ya no tienen nada más para ofrecernos. Hay muchos jóvenes que hoy están muy empobrecidos y sin embargo no aceptan eso, sino que se están organizando en la calle con el movimiento piquetero. Lo que pasa es que hay una traba del sindicalismo: se están vulnerando todos los derechos laborales y no hay una movilización contundente de los trabajadores, fundamentalmente porque hay una burocracia sindical que entrega con el gobierno.

Tati Fernández Martí en Diario Con Vos
Tati Fernández Martí en Diario Con Vos.

-¿Creés que van a entrar al Congreso, a la Legislatura porteña?

–Creo que nos puede ir muy bien y que el desafío es meter una diputada de la Ciudad, que es algo que no habíamos podido conquistar, que es Myriam Bregman. Respecto a mí, hay que ver. A partir de la elección que hagamos también se va a discutir el tema de la rotación de bancas, que nosotros tenemos ese esquema. Hay que ver, no creo pero puede ser. Y si pasa, a full.

Hay una traba del sindicalismo: se están vulnerando todos los derechos laborales y no hay una movilización contundente de los trabajadores."

-Tantas actividades todos los días y por ahí no entrás…

–Mi objetivo final es ser vocera de una generación y de un movimiento y una juventud que hoy quiere hacerle frente a la resignación y que se quiere organizar, y quiero ser la portavoz de eso. Tener una banca te puede facilitar un montón de cosas, pero no tenerla tampoco niega todo lo que venimos construyendo.

-¿Esto de ser la portavoz de una generación no lo tiene Ofelia Fernández? ¿Hasta dónde logró llevar los reclamos de la juventud?

–El fenómeno Ofelia, que nació desde un movimiento muy importante como fue la ola verde... ella se consolidó como una voz importante de esa generación pero el Gobierno la utilizó demagógicamente para decirle a muchos de esos jóvenes que tenían esa expectativa de transformación, que con la entrada de ella a la Legislatura se iba a avanzar para mejorar la vida de la juventud, y eso no pasó. Se la usó a ella para maquillar sus políticas de ajuste.

–Varios partidos apuestan a figuras jóvenes, como vos y Delfina Ezeiza.

–Me parece falso que si ponen más figuritas jóvenes eso va a garantizar que entre la voz de la juventud. Todo depende no sólo de las propuestas sino de qué lado de la mecha estamos. Ahí tenemos una diferencia importante en la percepción de la militancia: yo creo que la militancia la construimos en la calle, a través de la organización.

-¿Y Ofelia se corrió de la calle?

–Sí. No está hoy, no se pronuncia absolutamente por ninguna de las cosas que están pasando.

Me parece falso que si los partidos ponen más figuritas jóvenes eso va a garantizar que entre la voz de la juventud."

-Cuando fue la ola verde estuvo muy latente la idea de la separación de la Iglesia y el Estado, pero se planchó.

–Se planchó porque el Gobierno quiso estatizar la lucha del movimiento de Géneros y Diversidades, esa fue su estrategia. Pero la política de los ministerios fracasó y no se pudo avanzar en mejoras para las mujeres sino lo contrario. También fue una forma de maquillar que el Estado sigue teniendo lazos muy importantes con las iglesias. Por eso solo el FIT puede hablar en estas elecciones y pronunciarse abiertamente por la separación de la Iglesia y el Estado, y es una lucha  fundamental para poder despegarnos de esas instituciones que hoy tienen mucho poder y que son enemigos de los derechos de las Mujeres y las Diversidades. 

Mi objetivo final es ser vocera de una generación."

-¿Imaginás un escenario en el que pueda reactivarse esa demanda, desde el FIT lo van a proponer?

–Es parte de procesos. Hoy es cierto que con el crecimiento de la pobreza, el Estado usa mucho a la Iglesia para poder contener el empobrecimiento que hay para que justamente no se organicen y luchen contra quienes hoy les garantizan este futuro de miseria. Hay que ver cómo se procesan los debates, yo creo que sin duda es una batalla pendiente y que hay que rediscutir desde qué ángulo podemos despertar de nuevo esa conciencia colectiva para atacar estas instituciones.

A partir de la elección que hagamos también se va a discutir el tema de la rotación de bancas, que nosotros tenemos ese esquema.

La precandidata del Frente de Izquierda, cuarta en la lista de legisladores y legisladoras, tiene cuatro propuestas principales que quisiera llevar a la Legislatura: la real implementación de la ESI; frenar con la avanzada de la venta de terrenos públicos en la Ciudad de Buenos Aires; trabajar en torno a la Salud Mental y pelear por un salario mínimo de $100.000.

-Se la tildó de bizarra a Manuela Castañeira cuando habló del salario de $100.000.

–Hoy con $70.000 podés comer y adquirir los productos básicos. Nosotros queremos que la juventud pueda laburar, estudiar, disfrutar. Lo bizarro es que trabajes 8 horas para cobrar un salario por debajo de los $50.000.

En cuanto a la Salud Mental, Fernández considera que es algo fundamental y que atañe particularmente a los jóvenes. Entre las iniciativas que baraja se encuentra implementar jornadas sobre esta temática en los colegios y pensar políticas que permitan la inserción laboral de las personas con problemas de salud mental.

El Gobierno quiso estatizar la lucha del movimiento de Géneros y Diversidades."

-Hay muchas cosas que considerás que están mal del Gobierno, ¿pero en algún momento te había esperanzado?

–No, jamás. Siempre fue mentira. No es posible construir la vida que queremos con el FMI. El Gobierno dijo que iba a venir a desendeudar el país y hoy avanzó y se profundizó la deuda pública de la Argentina, entonces con esos compromisos no iba a ser posible todo lo que prometieron. Me llamaba la atención que hablaban de que iban a garantizar un proyecto económico sustentable. No tenía sustento y ahora se comprueba: quieren seguir avanzando con el acuerdo porcino con China, seguir profundizando las políticas de fracking. 

-Te lo pregunto al revés entonces, ¿te decepcionó más de lo que esperabas?

–Sí, porque es muy burdo este Gobierno. Ya es como bizarro, o impune, creo que genera mucha bronca el hecho de que en plena cuarentena, cuando estábamos todos encerrados, el Gobierno estaba teniendo una fiesta clandestina en Olivos. Esto muestra un régimen de privilegios que ellos no quisieron tocar, cuando estábamos todos encerrados nos señalaban con el dedo a la juventud y encima se estaba desarrollando una política en el país en la que un mes antes habían desaparecido a Facundo Castro, que apareció muerto y fue la Policía Bonaerense. Y después aparece la foto esa. Creo que nunca van a poder parar de sorprenderme y decepcionarme. No esperaba nada pero siempre pueden desilusionarme más. Me decepcionaron más, sí, re.

-¿Qué opinas de las frases de Tolosa Paz sobre garchar y la astrología?

–Tolosa Paz está desesperada por tener el voto joven y no sabe qué hacer. Garchar es lo más normal del mundo y jactarse de eso no te hace más piola, cuando los jóvenes verdaderamente tenemos otras preocupaciones más importantes: cómo conseguir trabajo, cómo tener vivienda, cómo poder salir de la pobreza. Y además no le creo a Tolosa Paz, porque se hace muy la progresista y su gobierno hoy no garantiza que se implemente la ESI y ella votó a favor de la venta de terrenos hacia la Iglesia en La Plata. Es caretaje para ver cómo le cae mejor a los jóvenes porque está viendo que hoy la juventud no los quiere votar.

Por otra parte, la crisis de la Argentina no tiene que ver con los astros ni con la ubicación de las estrellas, sino que venimos atravesando un proceso de endeudamiento que hoy está siendo exponenciado por el Gobierno. Pasaron de ser el Gobierno de científicos a ser el Gobierno de astrólogos. Todo bien con la astrología, pero no. Cuando la gente cree que por el destino las cosas pasan, creo que es un atraso de la conciencia. Es mejor identificar las cosas que te pasan y hacer algo para cambiarlas. 

Tolosa Paz está desesperada por tener el voto joven y no sabe qué hacer."

-Hubo varias estrategias millenials o centennials y spots bizarros...

–Esta campaña fue la más bizarra. Algunos me dieron mucho cringe, porque trataron de incorporarse a un mundo del cual no son parte. Pero después creo que hay muchas cosas ingeniosas para poder hacer llegar los planteos de una forma más genuina e interactiva.

Pasaron de ser el Gobierno de científicos a ser el Gobierno de astrólogos."

-¿Ves posible que algún día realmente suceda, que la izquierda logre gobernar más allá del Congreso o la Legislatura? 

–Nosotros vamos a las elecciones porque creemos que tiene que estar presente esta alternativa, pero sin dudas la lucha por el socialismo la damos todos los días. Hay un mundo que nos está dejando afuera, entonces para entrar hay que pelear para cambiar las cosas. Yo creo que sí, puede pasar, pero no por creencia sino por construcción.

Por joven, por la tintura de su pelo, porque apoyó la causa de Britney Spears, Fernández Martí está acostumbrada a que la critiquen por cuestiones que podrían parecer superficiales pero que para ella son luchas. “Todas vienen a cuestionar un sistema que no tiene nada más para ofrecernos que explotación, precarización, empobrecimiento. Entonces creo que la presencia en todas las luchas implica que tenemos que ir a transformar y a ganar el mundo que necesitamos y que hoy no puede ser otro que el socialismo".