Domingo, 19 de Mayo de 2024 Cielo claro 12.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 12.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $928
Dólar Blue: $1120
Cultura & Espectáculos

En terapia detox

Por Andrea Ruggieri

Con una impredecible Dra. Masha, Nicole Kidman protagoniza Nine Perfect Strangers, un thriller psicológico de ocho episodios inundado de psicodelia. La trama de esta serie de Amazon Prime, basada en el libro de Liane Moriarty, alumbra los demonios que atormentan a los visitantes que llegan a Tranquillum en busca de una reconocida terapia. Nueve visitantes que no se conocen entre sí, pero que parecen estar unidos por algo que solo esta cautivante neogurú puede percibir.

Kidman vuelve a asociarse con David E. Kelley, como en las exitosas Big Lttle Lies y The Undoing, para traer a la pantalla un producto que genera el mismo nivel de adicción en el espectador que las anteriores. Nine Perfect Strangers se rodó en la residencia privada Lune de Sang y en SOMA, un centro de bienestar y yoga real en Byron Bay, Australia. 

“Tienes un extraño efecto en mí y me gusta” dice una voz en la intro, pareciendo anunciar lo que les va a pasar a los protagonistas de esta historia. Desesperados pero atravesados por la prudencia necesaria como para que no se les note tanto, los personajes, con distintas y particulares historias, llegan a este paradisíaco alojamiento para llevar a cabo una especie de plan detox emocional que los renovará por completo.

Nine Perfect Strangers se sitúa algunos años después de que Masha haya experimentado un rotundo cambio de personalidad a partir de una situación extrema que le tocó vivir. Con ese conocimiento, y junto a sus dos solemnes y leales ayudantes (hay dos más pero se encargan de tareas secundarias, por decirlo de algún modo), les ofrece a quienes llegan allí una nueva vida. 

El “protocolo” al que deben someterse los pacientes es mucho más complejo de lo que esperaban.

Pero el “protocolo” al que deben someterse es mucho más complejo de lo que esperaban. Sin dejar de recorrer ciertos lugares comunes del negocio de la espiritualidad y la alimentación consciente, la trama pasa de las observaciones frívolas a las reflexiones más profundas en torno a la redención, los vínculos, las adicciones, los tormentos del pasado y el poder del inconsciente.

El elenco está poblado de caras conocidas: a Frances, la escritora que está pasando por una crisis intelectual, la interpreta una versátil Melissa McCarthy que se pasea sutilmente entre la comedia y el drama. Conocido por su papel en la serie de época El Alienista, Luke Evans se pone en la piel de Lars, un periodista de investigación gay hipernarcisista. A Napoleón, el maestro de secundaria que llega con su esposa Heather (Asher Keddie) y su joven hija Zoe (Grace Van Patten), lo hace Michael Shannon. Otro personaje que parece tener todo bajo control, sin embargo camina al borde de una cornisa de emociones.

También está el exjugador de fútbol americano, dependiente de la medicación para el dolor, Tony, hecho por Bobby Cannavale; Regina Hall es Carmel, una madre con problemas de ira. La pareja fashion de Ben y Jessica, aparentemente superficiales, la encarnan Melvin Gregg y Samara Weaving, quienes llegan a Tranquillum en un Lamborghini con una relación quebrada.

“De alguna manera indaga en algunas de las preguntas existenciales más grandes”, explicó Kidman sobre la serie. “¿Qué es la realidad? ¿En qué lugar eliges existir? ¿Podemos alterar eso? ¿Existe otra realidad a la que podemos acceder que quizá es una realidad más deseada?”, agregó. Nine Perfect Strangers se mete de lleno en el universo de la manipulación y las zonas oscuras del ser humano.