Martes, 18 de Junio de 2024 Nubes 15.1 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 15.1 °C nubes
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1280
Mundo

Estados Unidos tomó represalias contra el Estado Islámico en una tensa y frenética retirada de Afganistán

Los vuelos de evacuación de Afganistán se reanudaron hoy en medio de temores a nuevos atentados y poco antes de que Estados Unidos atacara con un drone a un presunto miembro del Estado Islámico (EI), la milicia responsable del doble atentado de esta semana en el que murieron más de 100 personas, incluyendo 13 soldados estadounidenses.

Tras el doble atentado del miércoles pasado, el presidente Joe Biden había prometido que "cazaría" y "haría pagar" "donde sea" a los responsables de los ataques que ensangrentaron una masiva y frenética retirada militar, que ya venía marcada por el caos, la improvisación y las críticas a la decisión del Gobierno estadounidense.

Hoy, 48 horas después, Biden cumplió su amenaza y lanzó una represalia al este de Kabul, la capital del país, en la provincia de Nangahar, contra lo que el Pentágono describió en un comunicado como "un organizador" de la rama afgana del EI (Estado Islámico-Khorasan).

Según el texto, el presunto miliciano fue la única víctima del ataque, informó la cadena de noticias CNN.

Horas antes de esta represalia, Estados Unidos había vuelto a advertir que aún había "amenazas específicas y creíbles" de más ataques como el de ayer en el aeropuerto de Kabul antes del próximo martes, fecha fijada por Biden para completar la retirada de las tropas de su país de Afganistán tras su derrota con los talibanes en los 20 años de su guerra más larga.

Mientras los llamados a las plegarias del viernes resonaban desde las mezquitas de Kabul y se mezclaban con el rugido de los aviones que partían desde el aeropuerto, la ansiosa multitud agolpada en las afueras era tan grande como en los últimos días desde la caída de Kabul en manos de los talibanes, el 15 de agosto.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos dijo hoy que aún había 5.400 personas dentro del aeropuerto y que continuará sus evacuaciones por aire "hasta el último momento", al tiempo que aclaró que ayer hubo solo un atacante suicida -y una sola explosión- en una entrada del aeropuerto, y no dos como había dicho inicialmente.

Y a última hora de la tarde, la Casa Blanca informó que los evacuados en las últimas 12 horas superaron los 4.200.

Decenas de combatientes talibanes, con armas pesadas, patrullaban una zona a unos 500 metros de la estación aérea para impedir que la gente pudiera pasar más allá.

Se espera que muchos otros afganos salgan del país por sus fronteras terrestres, y el organismo de la ONU para los refugiados (Acnur) dijo que este año podría haber medio millón más de refugiados afganos "en el peor escenario".

La cifra de víctimas por los ataques se elevó hoy a al menos 97 afganos muertos y 160 heridos, informó la cadena de noticias árabe Al Jazeera, que citó a su corresponsal en Kabul.

El canal de noticias estadounidense CBS News cifró los muertos en 170 y en 200 los heridos, citando a una fuente del Ministerio de Salud del depuesto Gobierno afgano.

Estados Unidos dijo ayer que 13 de sus soldados también murieron y 18 resultaron heridos en el atentado, la mayor pérdida militar estadounidense en Afganistán desde agosto de 2011.

El Reino Unido informó hoy que entre los muertos hubo dos británicos y el hijo de un ciudadano británico.

Los ataques fueron reivindicados por la rama local del EI, el grupo yihadista nacido en Siria e Irak que en Afganistán se ha nutrido de extalibanes con una visión más extremista del islam que la milicia afgana.

Autoridades militares de Estados Unidos, que esperan que los ataques del EI "continúen", había dicho ayer que los atentados en el aeropuerto fueron perpetrados por dos atacantes suicidas del EI y por otros que abrieron fuego con fusiles, pero hoy se corrigieron y dijeron que hubo un solo atacante suicida y una sola explosión.

Los talibanes, a través de su vocero, Zabihullah Mujahid, condenaron "firmemente" el ataque.