Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 14.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Columnistas

She Taxi: el fin del “amiga, llegué”

“Avisá cuando llegues”, “mandá ubicación”, “¿me avisás?” son algunas de las frases que repiten adolescentes, jóvenes y adultas cuando se despiden de sus amigas en una salida y vuelven a sus casas. Esta fue la situación que veía María Eva Juncos una y otra vez en Rosario: chicas con miedo caminando de noche o asustadas viajando en taxis, inseguras y desconfiadas del chofer.

Del otro lado del volante, también sentía algo similar entre sus compañeras conductoras. Así fue que en 2016 creó She Taxi, una aplicación gratuita que permite a quien la utilice viajar con conductoras mujeres y ver la ubicación y los datos de la persona al volante.

A diferencia de otras apps de transporte, Juncos no cobra comisión por las descargas de esta plataforma ni por los viajes concretados, a pesar de que debió endeudarse para lanzar el proyecto. Además, al principio, instalar la aplicación a nivel social tampoco fue tarea sencilla.

“Cuando She Taxi salió a resolver la problemática de faltantes de conductoras a la noche, inicialmente no dijeron nada, pero luego empezaron a hostigarnos y perseguirnos de cierto modo”, cuenta a Diario Con Vos Estela, conductora y asesora en She Taxi.

“Avisa cuando llegues”, “mandá ubicación”, “¿me avisás?”.Esta fue la situación que veía María Eva Juncos una y otra vez en Rosario y por la que decidió crear She Taxi, una aplicación gratuita que permite a quien la utilice viajar con conductoras mujeres.

Los compañeros insultaban a las compañeras, hubo un inconveniente en la terminal de ómnibus donde teníamos que acompañar de a 4 autos a la conductora que tenía que buscar a las pasajeras a la terminal porque nuestros colegas taxistas no nos dejaban ingresar”, recuerda.

Sumado a esto, los primeros meses después del lanzamiento la app no tuvo mucha popularidad entre las conductoras por distintos motivos, entre ellos, dudas en relación a su gratuidad y desconfianza a lo desconocido. Ya en 2017 comenzó a expandirse.

Estela conduce desde hace 20 años. Al comienzo de su trabajo como taxista, la situación era compleja: no había celulares y las poquísimas conductoras que trabajaban en el rubro estaban muy expuestas cuando se subían conductores al coche.

Éramos solamente 4 o 5 en Rosario. Hoy somos aproximadamente 260 conduciendo en She Taxi”, relata y agrega: “Estamos pidiendo que la municipalidad de Rosario entregue licencias porque no damos abasto. En el mes de julio tuvimos 85.000 servicios, de los cuales 35 mil quedaron sin poder ser efectivos porque no dan los números”.

Éramos solamente 4 o 5 en Rosario. Hoy somos aproximadamente 260 conduciendo en She Taxi", señala Estela, una conductora de la aplicación. 

Más allá de las dificultades, la aplicación fue una novedad y tuvo éxito debido a que llegó para dar respuesta a una problemática extendida entre mujeres de todas las edades.

"Ni bien conocí She Taxi, borré las otras apps de viajes que tenía en mi celular. Tengo amigas que han pasado por situaciones violentas a la hora de viajar en remis o taxi. Choferes que se desvían del recorrido sin avisar o que hacen comentarios fuera de lugar respecto de la ropa que llevas puesta o del sitio a donde vas. En varias oportunidades me sentí muy expuesta e intranquila", asegura Camila, usuaria de She Taxi en Rosario.

A partir del boom a nivel local, la app tuvo un desarrollo tal que logró cruzar la frontera rosarina. Actualmente tiene conductoras en Córdoba (300 aproximadamente), San Juan, Santa Fe (260) y más recientemente en Capital Federal, luego de una batalla legal de dos años contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El Tribunal Superior de Justicia porteño falló a favor de la plataforma en un amparo por la inconstitucionalidad de un artículo de la ley de tránsito, que le otorgaba monopolio a una aplicación oficial. Hoy, a María Eva la contactan de México, Colombia y España para desarrollar sus propias versiones. 

Ni bien conocí She Taxi, borré las otras apps de viajes que tenía en mi celular", cuenta Camila, usuaria de la app en Rosario.

Este crecimiento tiene una de sus bases en el poder del voz a voz. Fueron sus primeras usuarias y conductoras las que compartieron el dato con otras mujeres, asegurándoles que la app realmente era confiable.

Además, She Taxi llegó para resolver dos problemáticas dentro del sector: la paridad de género y la falta de puestos de trabajo. Desde la plataforma denuncian que, en la actualidad, el 95 por ciento de los choferes de taxis son hombres, mientras que solo un 5 por ciento son conducidos por mujeres.

Conductora She TaxiHemos golpeado puertas, hemos entregado a cada bloque político informes con estadísticas de los pedidos de servicio, de cómo fue creciendo año a año, y necesitamos que otorguen los permisos a más compañeras para que puedan conducir”, indica Estela.

Te puede interesar: Hay una colectivera cada 624 varones

Durante la pandemia, la plataforma también significó un salvataje económico para las compañeras, muchas jefas de hogar: María Eva armó en 20 días She Delivery, una app que utilizan los comerciantes para contactarse con las conductoras y coordinar entregas a domicilio. 

Para formar parte de la comunidad She Taxi, podés registrarte desde la página web www.shetaxi.com.ar

Está pasando