Sábado, 22 de Junio de 2024 Nubes 14.3 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.3 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Sociedad

Javier Martín, corresponsal de guerra: "Entre tanta tragedia, reconforta saber que hay más personas buenas que malas"

Javier Martin, corresponsal de guerra, conversó con Mejor País Del Mundo sobre sus experiencias en diversos conflictos. Hoy, Martín cubre la crisis migratoria entre África y Europa: "Es un drama. Es la muerte en su forma más cruda".

La economía corsaria

"Aquí hay algo que llamamos la economía corsaria" declaró el periodista. Luego, definió el término: "Es un sistema basado en las mafias y el contrabando de drogas, ropa, comida y personas. Es la forma de vida de la mayor parte de la gente que vive en estas zonas, y mueve más de 10.000 millones de euros al año".

Martín contó cómo es la travesía que hacen quienes intentan migrar a Europa: "Pierden la vida en dos fases. Primero, muchos mueren cruzando el desierto durante el invierno. Después, mueren intentando cruzar el mar, en barcos diseñados para hundirse". El delegado de EFE en África del norte comentó: "Esa gente termina en el fondo del mar, sin derecho a una sepultura. A una tierra sagrada donde los puedan recordar sus seres queridos".

Sus experiencias en la guerra

"Cubrí nueves conflictos bélicos -expresó Martín- es una responsabilidad del periodista. Porque lo que los periodistas no contamos, no existe". El periodista agregó: "Si yo no cuento lo que está pasando en Libia, los oyentes no se enteran. Si bien me da miedo y ansiedad, es una responsabilidad contar lo que ocurre, para que exista".

El autor de "No hay tierra sagrada para los vencidos" contó la vez que lo secuestraron en Irak: "Fue un error de novato, me expuse donde no debía. Escuché como discutían si nos vendían, nos mataban o nos soltaban, porque entiendo árabe. Al final, por suerte, nos soltaron".

Además, comentó su experiencia más emocionante: "Siempre tengo en la cabeza a una mujer que entrevisté en Libia. A ella le pasó de todo, violaciones, matrimonios forzados. Pero, cuando estábamos llegando a Europa, se puso a bailar con una felicidad incontrolable. Me demostró que los humanos podemos superarlo todo, y seguir teniendo esperanza".

Finalmente, concluyó: "Al final, a uno le reconforta saber que son más las personas buenas y solidarias que las malas. El problema es que las malas suelen tener armas".