Miércoles, 24 de Julio de 2024 Algo de nubes 18.0 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 18.0 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $967
Dólar Blue: $1448
Columnistas

Dieta a los 50 ¿verdadero o falso?

Por Daniela Rago

Si hay algo que odian las mujeres es la palabra dieta. Nos referimos a las dietas para adelgazar, porque en realidad puede hablarse de distintos tipos de dietas: para subir de peso, para manejar la masa muscular, para una determinada enfermedad, para la intolerancia a la lactosa, a las harinas y así podríamos seguir el listado… Pero a las Mujeres 5.0, siempre las martirizaron con las dietas para adelgazar. Así que la propuesta para este nuevo artículo es romper con la misma y los paradigmas impuestos por la sociedad, para lograr una vida más activa.

Cuando leen cualquier revista para mujeres, basta con avanzar algunas páginas para encontrarse de frente con las dietas magistrales y milagrosas. Solo cabe recordar la dieta de la luna, como un claro ejemplo de lo alunadas que las hicieron vivir para estar a la moda, la cultura de la delgadez, la sociedad y su mito de la juventud efímera y de bajo peso permanente con formas ideales al estilo de las muñecas Barbie.

Las han torturado hasta el cansancio con el discurso del peso ideal durante muchos años, pero la pregunta es:  ¿el peso ideal para quién? Por suerte todo está cambiando, y ya se empieza a tener en cuenta la individualidad, la edad y los nuevos patrones de belleza, siempre integrados con una vida saludable.

Las han torturado hasta el cansancio con el discurso del peso ideal durante muchos años, pero la pregunta es:  ¿el peso ideal para quién?

Para que se queden tranquilas, para que disfruten a pleno este artículo, para que se lo coman entero y sin culpas, les afirmamos que no hablaremos de dietas. Nos enfocaremos en comer rico, sano y de forma placentera sin olvidarnos que cada una necesita algo diferente y sabe qué le hace bien y qué no… y sino ¡consulten, por favor, a su médico!

En línea general, cuando las M5.0 acudían a un especialista en nutrición, les aclaraban desde el principio que a los cincuenta años y con la menopausia, había que tener mucho cuidado con esos 4, 5 o 6 kg. de más que iban a aparecer en este nuevo ciclo. Y uno pensaba: ¡Qué alentador, eh! Encima de sentir la menopausia como una época de declive, también nos imponen la dieta como castigo.

Como Mujeres 5.0 quizás, lo más sano, sería empezar a decir basta de dietas para adelgazar esos kilos de más. Para empezar, si el cuerpo los suma, por algo de la naturaleza será. La idea sería proponer que la moda cambie y comiencen a manejarse talles para M50. En artículos anteriores sobre “Ser sexy a los cincuenta” hemos hablado de cómo la publicidad y el marketing suelen utilizar cuerpos y rostros jóvenes y lozanos para vender sus productos, pero ojo que ya las están mirando como un nuevo nicho y ya las tienen en cuenta. Entonces, cambiar paradigmas, dejar de sufrir con las dietas para llegar a un peso ideal (estamos hablando siempre desde la salud, atención con el metabolismo de cada una, qué le está pasando con los cambios, qué necesita en general) y que la moda cambie para que esos kilos de más marquen tendencia y no sean un problema.

Dejar de sufrir con las dietas para llegar a un peso ideal  y que la moda cambie para que esos kilos de más marquen tendencia y no sean un problema.

Ustedes piensen… si realizan el ejercicio que más les gusta, comen realmente variado y lo que necesita su cuerpo, se dan todos los gustos con moderación, entonces la balanza reflejará ese bienestar continuo y por puro placer. Hagan la actividad que hagan, sólo deberían manejarse por el placer que les da realizarla, sino es un abandono continuo y una frustración permanente, un saltar de dieta en dieta sumando frustraciones.

La invitación a comer rico, sano y ejercitarse con actividades que las haga sentirse plenas, lindas y alegres.

A tal punto la sociedad está cambiando la forma de vernos, que se ha establecido que todos los 6 de mayo sea El Día Internacional Sin Dietas. Una celebración mundial de la aceptación del cuerpo humano y de la diversidad de sus formas. También se celebra para poner el foco en los peligros de algunos regímenes dietéticos exagerados que terminan por perjudicar la salud y para recalcar la importancia de consultar a un especialista a la hora de realizar una dieta equilibrada y segura para el cuerpo.

La presidenta de la Sociedad Argentina de Nutrición, Mónica Katz, remarcó en una nota publicada en el diario Crónica la importancia de esta fecha ya que las dietas no funcionan. Allí expresaba que estamos cada vez peor: "Entre todos construimos un ideal de belleza solo por el hecho de ser flacos. Hoy si sos lindo sos flaco, y esa es una construcción mortífera que la aceptamos sin chistar. Nosotros somos de los países campeones en tener trastornos alimentarios (bulimia, anorexia, etcétera). Si mirás las modelos o actrices en la década del 50 o 60 eran bellas desde el sentido clásico de la belleza. Ahora no sé si son lindas, pero sí son flacas. Es muy difícil zafar de esta obsesión".

A tal punto la sociedad está cambiando la forma de vernos, que se ha establecido que todos los 6 de mayo sea El Día Internacional Sin Dietas

Además remarcó la importancia de la imagen en las redes sociales: "Hoy se habla de una infelicidad corporal, miles de influencers en las redes te muestran su físico y se transforman en un modelo a seguir que no es natural, no son modelos saludables, ellos también tienen un trastorno con su propio cuerpo, porque sino no tendrían abdominales a los 30 años después de parir", expresó.

Finalmente enfatizó una frase que es importante rescatar: "La única manera de ser más que un cuerpo es saber qué más sos y que más hacés".

En síntesis, no se trata de adoptar cambios culturales insanos, impuestos por la sociedad en general sino de tener en cuenta la salud de cada una, y en especial en esta etapa 5.0  de la vida en particular.

Digámosle NO a las dietas que nos martirizan, digámole SI al proceso de un bienestar saludable, duradero y de pura satisfacción.

Está pasando