Miércoles, 29 de Mayo de 2024 Nubes 11.0 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 11.0 °C nubes
 
Dólar BNA: $935
Dólar Blue: $1210
Mundo

Murió Michael Collins, el tercer integrante de la misión Apollo 11

Si uno piensa en llegar a la luna, hay una frase y un nombre que resuenan en la memoria colectiva de la humanidad: "Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad" dijo Neil Armstrong antes de pisar la luna por primera vez. Luego de cumplir este objetivo milenario, llegó Buzz Aldrin, su acompañante. Pero había otro, menos recordado pero no menos valioso para que la misión llegase a buen puerto. Michael Collins, el tercer integrante de la misión Apollo 11, murió hoy a los 90 años.

Su rol en el viaje a la luna

Michael Collins se quedó orbitando la luna en el módulo de comando "Columbia", a casi 100 kilómetros de distancia del suelo lunar, mientras sus compañeros realizaban la primera caminata por la superficie del satélite. Él era el encargado de mantener la nave en funcionamiento para asegurar, todo lo posible, la vuelta a casa de los tres héroes. En determinado momento, su nave viajó al otro lado de la luna, y se quedó completamente incomunicado de cualquier otro ser humano, al mismo tiempo que rompía el récord a la mayor distancia del mundo alcanzada por una persona.

El módulo de comando Columbia, del que Collins estaba encargado

Antes de que sus compañeros salieran a realizar su histórica caminata lunar, les dijo: "Cuídense, gatos". Ya había repasado, en su cabeza, lo que iba a hacer si Armstrong y Aldrin morían en la luna y él se veía obligado a regresar solo a la tierra. No se iba a suicidar, aunque lo consideró. Por suerte, y posiblemente gracias a su obsesiva preocupación, todo salió bien, y pudieron volver sanos y salvos.

La vida de Collins después de la NASA

Luego del glorioso regreso, decidió nunca más volver al espacio. Ya había cumplido su rol histórico, en su opinión. Pasó a trabajar para diversos museos y universidades, realizando divulgación científica y militando lo que él llamaba STEEM (por sus siglas en inglés, ciencia, tecnología, ingeniería, lenguaje y matemática). Creía necesario educar a los ingenieros en el uso del lenguaje. "Si un ingeniero arruina una presentación porque no sabe hablar bien, es un grave problema" supo decirle a la revista Time.

El astronauta falleció hoy, luego de una valiente batalla contra el cáncer y acompañado de su familia.

Está pasando