Jueves, 30 de Mayo de 2024 Nubes 13.1 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 13.1 °C nubes
 
Dólar BNA: $935
Dólar Blue: $1230
Mundo

China admitió oficialmente que la efectividad de sus vacunas "no es muy alta" y estudia la posibilidad de combinar su aplicación con otras

Sinopharm

La máxima autoridad de la agencia china de control de enfermedades, el director Gao Fu, brindó una conferencia en que aseguró que las vacunas producidas por ese país, Sinopharm y Sinovac,  "no tienen tasas de protección muy altas". 

Desde la ciudad suroccidental de Chengdu, el doctor Fu aseguró que el gobierno chino está considerando combinar su uso con otras vacunas. “Ahora se considera oficialmente si deberíamos utilizar diferentes vacunas de distintas líneas técnicas para el proceso de inmunización’', agregó Gao.

Ahora se considera oficialmente si deberíamos utilizar diferentes vacunas de distintas líneas técnicas para el proceso de inmunización"

Si bien no dio detalles de posibles cambios en la estrategia, sí mencionó el mRNA, una tecnología antes experimental utilizada por fabricantes occidentales de vacunas, mientras que las farmacéuticas chinas emplearon técnicas asentadas. “Todo el mundo debe considerar los beneficios que pueden traer a la humanidad las vacunas de mRNA”, afirmó y tras ello añadió: “Debemos seguirlo con cuidado y no ignorarlo sólo porque ya tengamos varios tipos de vacunas”.

China es uno de los principales productores de vacunas y ya distribuyó cientos de millones de dosis a otras naciones. En Argentina se pagó por adelantado la adquisición de 3 millones de vacunas Sinopharm y se cerró un acuerdo para adquirir 7 millones de dosis. Hasta ahora, llegó sólo un millón y fueron inoculadas por el sistema de salud público.

Otra de las drogas fabricadas en China es la Sinovac, que se implementa en Chile y que de acuerdo a una investigación realizada en Brasil cuenta con una tasa de efectividad para evitar casos sintomáticos de apenas un 50,4%. En comparación, la vacuna de Pfizer tiene una efectividad del 97%. Sin embargo en el país asiático aún no se aprobó ninguna vacuna extranjera.

Para el 2 de abril, unos 34 millones de personas habían recibido las dos dosis de las vacunas chinas, que se exportaron a 22 países, mientras que unos 65 millones de personas se habían puesto ya una dosis, indicó Gao.

En este contexto los expertos señalan que mezclar vacunas, proceso identificado como inmunización secuencial, puede impulsar las tasas de efectividad. Varios ensayos en distintas partes del mundo estudian el efecto de mezclar las vacunas o administrar una dosis de recordatorio tras un largo periodo de tiempo.