Jueves, 06 de Octubre de 2022 Algo de nubes 20.0 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 20.0 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $156
Dólar Blue: $277
Sociedad

Alberto se contagio ya vacunado: ¿Qué significa entonces la eficacia de las vacunas?

Vacunas

El contagio del presidente Alberto Fernández, vacunado con la Sputnik V en enero, relanzó el debate en torno a la eficacia de las vacunas para combatir la enfermedad. Por ello, el mandatario fue enfático en resaltar la importancia del proceso de vacunación: "La vacuna funciona. Hay que aplicársela. Si no me hubiera vacunado como corresponde, ahora la estaría pasando mal", dijo.

El instituto Gamaleya de Rusia, productor de la vacuna que se inoculó el presidente, se apresuró en publicar un mensaje de apoyo al presidente por Twitter en el que aclara cuál es su ámbito de acción.

El instituto ruso escribió que “Sputnik V tiene un 91,6% de eficacia contra infecciones y un 100% de eficacia contra casos graves. Si la infección se confirma y se produce, la vacunación garantiza una recuperación rápida sin síntomas graves”.

Desde el entorno presidencial, también aclararon que “la eficacia de la vacuna es principalmente contra la gravedad de la enfermedad, bajando la mortalidad. No son un escudo para no contagiarse, sino que se transita la enfermedad de una manera leve, como ocurre con la gripe”.

La vacuna no falló, sino que hace que el tránsito sea leve o moderado y que la mortalidad se mantenga en niveles de bajos a nulos

La información fue corroborada por el infectólogo Eduardo López, quien aseguró que “la vacuna Sputnik V tiene una eficacia global del 91,8%, es decir que hay un 8% de individuos que adquieren la enfermedad, pero evolucionan con cuadros leves. Esa es la evolución que yo creo que va a tener el presidente. No hay ninguna vacuna  con un 100% de eficacia”.

El viceministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, también se pronunció al respecto: “La campaña de vacunación que estamos transitando tiene como objetivo evitar las complicaciones graves, la hospitalización y la mortalidad”.

Todas las vacunas tienen un altísimo porcentaje para prevenir contagios. Eso es muy bueno y nos deja muy tranquilos. Sin embargo, tenemos que reforzar los cuidados”, dijo Kreplak.

Aun vacunados nos podemos contagiar, pero no vamos tener un cuadro grave ni requerir internación

En el mismo sentido, la doctora María Elisa Calle Purón de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid sugirió a las personas ya vacunadas mantener las medidas de seguridad sanitaria para contener la pandemia. “Ante ese riesgo y por baja que pueda ser la carga vírica de un vacunado que haya tenido contacto con un infectado, puede existir la posibilidad de contagiarse él mismo y contagiar a otros aunque esté protegido frente a la enfermedad”, mencionó.

Eficacia y efectividad de las vacunas

Aunque pueden parecer sinónimos, en lo que respecta a las vacunas contra el coronavirus estos dos términos no lo son. Aunque ambos términos se usan para medir la reducción proporcional de casos entre las personas vacunadas, el término eficacia se usa cuando se refiere a estudios que se llevan a cabo en condiciones ideales, por ejemplo durante un ensayo clínico. El término efectividad es el que se emplea en un estudio que se lleva a cabo bajo las condiciones ambientales típicas, es decir, menos controladas.

Si nos imaginamos a 100 personas infectadas de covid, una eficacia del 90% significa que de haber recibido la vacuna, solo 10 hubieran caído enfermas.

La eficacia de la vacuna es la reducción relativa del riesgo: sea cual sea tu riesgo, se reduce en un 90% si te vacunan.

La efectividad hace alusión a lo mismo, pero en la vida real. Los estudios de Gamaleya indican que esta disminución del riesgo relativo, en el caso de la vacuna Sputnik V , se extiende por 9 meses en niveles estables por más de 200 días.

Sobre este punto, el sitio del Ministerio de Salud aclara en su sección de preguntas frecuentes que “es demasiado pronto para saber cuánto durará la protección conferida por las vacunas, y si será o no a largo plazo”.

Esto dependerá de varios factores (ej. la edad de la persona vacunada, enfermedades subyacentes, estado inmunitario y variabilidad del virus). Sin embargo, los datos disponibles son alentadores ya que sugieren que la mayoría de las personas que se recuperan de la COVID-19 desarrollan una respuesta inmunitaria que ofrece al menos alguna protección contra una nueva infección, si bien aún no se determinó la intensidad ni la duración de esa protección”, dice el sito.