Domingo, 03 de Marzo de 2024 Cielo claro 24.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 24.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $889
Dólar Blue: $1050
Sociedad

Qué vacunas contra el Covid llegaron a la Argentina

Con las nuevas dosis de las vacunas de Sinopharm, Covishield y Sputnik V, Argentina suma un poco más de 4 millones de dosis para aplicar a la población prioritaria. A pesar de que cada una tiene sus propias características y diversos porcentajes de efectividad a la hora de prevenir el Covid, todas ellas muestran un altísimo porcentaje de eficacia contra casos graves y un 100% a la hora de evitar muertes por la enfermedad.

La Sputnik V, la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya, en Rusia, fue la primera en llegar a nuestro país. Para su funcionamiento, la vacuna usa vectores virales, con adenovirus modificados, que tienen como objetivo la generación de respuesta de las células T. La Sputnik V es una de las tantas que precisa de dos dosis para llegar a su máxima eficacia (91,1%) y deben ser administradas con una distancia temporal no menor a los 21 días. Además, los estudios muestran que previene el 100% de los casos severos de Covid.

El inmunizante ruso viene en dos versiones que requieren de una conservación totalmente diferente: la vacuna en estado líquido demanda de un almacenamiento de 18 grados bajo cero, mientras que su forma liofilizada (deshidratada) se puede guardar a una temperatura de entre 2 y 8 grados. Si bien todavía está siendo probada, el laboratorio ruso está desarrollando una “Sputnik light” que sería una versión de una sola dosis.

Demoras en la provisión de la vacuna de AstraZeneca

Por otro lado, Argentina también tiene aprobada la vacuna de AstraZeneca y Oxford. El inmunizante llamado ChAdOx1 se desarrolla en nuestro país y en México para la provisión de dosis para Latinoamérica. Sin embargo, las demoras hicieron que el Gobierno deba acudir al Serum Institute de India, que también las fabrica, para que arriben más de medio millón de vacunas. El mecanismo de funcionamiento también es a través de un adenovirus, pero particularmente se utilizó el del resfriado común en chimpancés.

La vacuna de Johnson & Johnson es la única hasta ahora que necesita de una sola aplicación para conseguir un 72% de eficacia contra contagios.

La vacuna tiene un porcentaje de efectividad contra el contagio del coronavirus menor (70,4%), pero también previene la totalidad de los casos graves y las muertes por la enfermedad. Al igual que la Sputnik V, requiere de dos dosis para alcanzar su potencial, con no menos de 28 días entre la aplicación de ambas. La temperatura de conservación no tiene mayores complicaciones, puesto que se puede mantener a una temperatura de entre 2 y 8 grados.

En cuanto a la vacuna de Sinopharm, de origen chino, la tecnología de funcionamiento es totalmente distinta. En lugar de utilizar adenovirus, en esta ocasión se usaron virus del Covid inactivados químicamente. A su vez, necesita de dos dosis, aplicadas con 21 días de diferencia como mínimo, para su máxima eficacia. Los resultados de la fase 3 provisorios afirman que estaría por encima del 80% y se deben almacenar a la misma temperatura que la de AstraZeneca.

Otras vacunas que podrían arribar al país

Las vacunas provenientes de Estados Unidos, de los laboratorios de Moderna, Johnson & Johnson y Pfizer/BioNTech son otras que podrían llegar, eventualmente, a reforzar las provisiones del Ministerio de Salud en su campaña de vacunación. De hecho, esta última ya cuenta con la aprobación de emergencia por parte de Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) desde fines de diciembre pasado.

VacunasComo mecanismo de funcionamiento, la vacuna de Pfizer utiliza ARNm específico para la generación de las proteínas spike de la membrana del SARS-CoV-2. El sistema inmunológico reconoce este antígeno y desarrolla la respuesta para futuros virus. Su eficacia es bastante más alta, 94.6%, aunque disminuye para los casos más extremos (88.9%). De todas maneras, el cardiólogo estadounidense Eric Topol publicó un estudio donde afirma que el inmunizante previene el 100% de los decesos.

La gran desventaja de esta vacuna es la complejidad de su conservación: debe permanecer entre los 60 y los 80 grados bajo 0 para que mantenga sus propiedades. Además, también requiere de dos dosis para llegar a su máxima eficacia. En ese sentido, la vacuna de Moderna no necesita de una temperatura tan baja de almacenamiento –entre 15 y 25 grados bajo cero– y tiene una efectividad muy similar.

La diferencia la hace la vacuna de Johnson & Johnson: esta es la única hasta el momento que necesita de una sola aplicación para conseguir un 72% de eficacia contra contagios, un 85% contra los casos más severos y un 100% contra la muerte y las hospitalizaciones, según lo mencionado también por Topol.