Martes, 21 de Mayo de 2024 Cielo claro 11.7 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.7 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $929
Dólar Blue: $1180
Economía

Hidrovía: la concesión pública más grande en los últimos 25 años

El próximo 30 de abril vence la concesión del Sistema de Navegación Troncal por la Hidrovía Paraná- Paraguay, obra clave para la producción, las exportaciones y el ingreso de dólares al país. Es el fin de un contrato que inició en 1995 con la administración de Carlos Saúl Menem.

El ministro de Transporte, Mario Meoni, confirmó que se llamará a una nueva licitación internacional, ya que ni el Estado ni las empresas argentinas tienen la capacidad técnica para afrontar los gastos de mantenimiento de este acceso fluvial.

En medio de esta puja podría redefinirse la incidencia del Estado sobre el Río Paraná, ya que el 80% de las exportaciones se embarca por puertos privados. Se estima que por la Hidrovía circulan 70.000 millones de dólares por año, en 6.000 barcos. Sus 3.442 kilómetros conectan también a Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Hidrovía Paraná-Paraguay¿Quiénes están a cargo de la hidrovía?

Actualmente, la concesión de la vía navegable está en manos de Hidrovía SA., consorcio conformado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Empresa Metalúrgica Patricias Argentinas (Emepa), a cargo de Benjamín Gabriel Romero.

El gigante europeo fue capaz de dragar unos 700 millones de metros cúbicos. Esto posiciona a la obra de dragado como una de las más grandes del mundo, junto a las de Dubai. A pesar de estos datos, los hermanos Peter y Dirk De Nul protagonizaron algunos escándalos en el mundo empresarial. Fueron condenados en su país natal por pagar coimas a funcionarios locales en el 2002. La empresa también estuvo involucrada en un intento de fraude en Ucrania que le costó su concesión en el puerto de Yuzhny, frente al Mar Negro.

Los hermanos belgas Peter y Dirk De Nul fueron condenados en su país natal por pagar coimas a funcionarios locales en 2002.

Por su parte, el empresario Romero cobró fama en 2018 al presentarse como “arrepentido” en la causa de los  cuadernos de Centeno. Declaró ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli que había pagado 600 mil dólares por el decreto 113/2010, firmado por Cristina Kirchner, que extendió la concesión por 10 años más.

A Romero se lo conoce por su amistad con el ex presidente Raúl Alfonsín. De hecho, fue el anfitrión de los inicios del Pacto de Olivos: ofreció su departamento como punto de encuentro para estas negociaciones entre radicales y peronistas. En paralelo, se llevó a cabo la privatización de la vía fluvial (por el decreto 253/1995).

Los países interesados

El futuro de la hidrovía despertó el interés de diversas empresas, incluyendo a Máxima Zorreguieta, reina de los Países Bajos. Además de Bélgica, se suman Holanda y China a la carrera por los próximos 15 años de administración de la hidrovía.

Jan de Nul continúa como candidata y lo más probable es que se desligue de Hidrovías S.A. y los escándalos del empresario Romero. Representando a Bélgica, se suma también la firma Dredging International, que participó del proyecto de expansión de las Islas Maldivas sobre el nivel del mar.

La reina Máxima se encuentra moviendo fichas para posicionar a la compañía holandesa RBW. Para eso, retomó el contacto con Macri.

Communications Construction Company (CCCC), a través de su filial Shangai Dredging Company, es la empresa proveniente del gigante asiático. Esta compañía es fuertemente criticada por el sector gremial. Incluso Estados Unidos acusa a CCCC y sus subsidiarias de estar involucradas en casos de corrupción, financiamiento predatorio y destrucción medioambiental. Además, recientemente incumplió con su contrato de dragado en el puerto de Barranquilla, Colombia.

En cuanto a Holanda, Royal Boskalis Westminster regresa al ruedo. La firma ya había intentado hacerse con la concesión en 1995. Actualmente, Máxima se encuentra moviendo fichas en el tablero para posicionar a la compañía. Ha retomado conversaciones con Mauricio Macri y al menos dos de los más importantes legisladores dentro de su espacio político se interesaron en la suerte de la empresa holandesa en la licitación que viene, según el diario LPO.

Hidrovía Paraná-ParaguayFaltan definiciones sobre la transición

El Gobierno aún debe definir cómo será el periodo de transición. El ministro de Transporte evalúa distintas alternativas para mantener el dragado y la señalización de manera provisoria hasta la llegada del nuevo concesionario. El principal interesado en acelerar este proceso de decisión es el Sindicato de Dragado y Balizamiento, que lidera Juan Carlos Schmidt, con el objetivo de tener mayor previsibilidad sobre el futuro de los trabajadores de la zona.

La primera opción, probablemente la menos engorrosa, es que se prorrogue el contrato actual con Hidrovía S.A. La segunda contempla mantener solamente en forma temporaria las obras de dragado con Jan de Nul y desligar a Gabriel Romero y a Emepa del medio para que sus tareas sean realizadas por la Administración General de Puertos (AGP).

La última alternativa es la más compleja. Prevé prescindir totalmente de la actual concesionaria y contratar en forma directa el dragado y el balizamiento con otras empresas privadas. Esta última opción sería, de acuerdo con la visión del equipo de Meoni, la más compleja y costosa de implementar.

Sin embargo, frente a este escenario de incertidumbre, se llegó a un acuerdo. Tras el paro de los 800 afiliados del sindicato el pasado 26 de febrero, los ministerios de Transporte y Trabajo se comprometieron a preparar un acta que obligue a los adjudicatarios de la licitación de la Hidrovía a incorporar a la totalidad de los trabajadores.

Está pasando