Viernes, 24 de Mayo de 2024 Nubes dispersas 10.8 °C nubes dispersas
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes dispersas 10.8 °C nubes dispersas
 
Dólar BNA: $932
Dólar Blue: $1265
Mundo

El “perrobot” que se incorporó a la policía de Nueva York

El martes 23 de febrero pasado, dos hombres fueron tomados de rehenes en un departamento del Bronx, en Nueva York. Uno logró escapar y llamó a la policía. 

Un grupo de agentes acudió al lugar, pero no querían entrar a ciegas al departamento. No sabían si los criminales seguían allí, qué tipo de armas tenían o si seguían teniendo al otro rehén. Así que llevaron a la escena al flamante integrante de la policía neoyorquina: Digidog, el perro robótico. Equipado con una multitud de cámaras y capaz de subir escaleras y abrir puertas, el bicho resulta perfecto para recabar información sin arriesgar a ningún agente (de esos que respiran y sale sangre si reciben un tiro, claro). 

El robot fue adquirido por el departamento de policía de Nueva York (NYPD) en diciembre del año pasado, y ya había sido utilizado dos veces en situaciones similares, siempre con buenos resultados. Fue desarrollado por la empresa Boston Dynamics, que también es responsable de robots como Atlas, un humanoide capaz de saltar y bailar, y Handle, pensado para disminuir radicalmente la necesidad de trabajo humano en almacenes. 

El “perrobot” policía es el primer modelo que esta compañía pone a la venta: otro artefacto ya había sido comprado por las fuerzas de seguridad del estado de Massachussets. Si bien la NYPD decidió llamarlo DigiDog, el nombre que le dio la empresa de tecnología es Spot.

Boston Dynamics intenta dar un paso particularmente complejo para las máquinas, que es la creación de herramientas capaces de interactuar con un ambiente cambiante e irregular, para actuar en el terreno. Las tareas que a las máquinas les resultan más sencillas se suelen dar en ambientes artificiales, con una cantidad de estímulos relativamente pequeña y, preferiblemente, con reglas y parámetros bien definidos. Por eso ha sido tan importante la aplicación de tecnología a las cadenas de producción como la que muestra Chaplin en Tiempos Modernos. Este tipo de trabajos son más sencillos para las máquinas, ya que se realizan en ambientes controlados y suelen incorporar pocos movimientos repetitivos. 

Otro tipo de actividades, como caminar por una calle irregular sin caerse, resultan mucho más complejas. La máquina tiene que ser capaz de leer el terreno, percibir las cosas que suceden alrededor suyo y reaccionar a todo eso en tiempo real. Esto ha logrado Boston Dynamics con Spot, además de abrir puertas y subir escaleras.

 

La aplicación de esta tecnología a las tareas de policía generó polémica en los Estados Unidos. La congresista Alexandria Ocasio Cortez, elegida por el distrito electoral en que se encuentra el Bronx, tuiteó: “un saludo a todos los que lucharon contra los defensores de la comunidad que exigían que estos recursos se destinaran a inversiones como asesoramiento escolar. Ahora se están desplegando drones terrestres de vigilancia robótica en las comunidades de color de bajos ingresos con escuelas de escasos recursos”. También reclamó: “¿cuándo fue la última vez que viste que la tecnología de última generación y de clase mundial para la educación y la vivienda se priorizara consistentemente para las comunidades desatendidas como esta?”.

Este reclamo toma sentido en el contexto de los largos meses de protestas contra la policía, desatadas el año pasado a partir del asesinato de George Floyd. Durante este tiempo, las principales consignas de los manifestantes giraban entre abolir y desfinanciar a la policía. 

La fuerza argumenta que este tipo de tecnologías permite la resolución de conflictos con un riesgo muchísimo menor para su personal.

La fuerza argumenta que este tipo de tecnologías permite la resolución de conflictos con un riesgo muchísimo menor para su personal. 

Si el lector desea adquirir un Spot, o DigiDog, puede hacerlo a través de la página oficial de Boston Dynamics al módico precio de 75.000 dólares.

Está pasando